NOTICIA Foto: Pedro Szekely - Flickr (CC BY 2.0)

10 palabras bogotanas que todos deberíamos volver a usar

La gente anda diciendo que en Bogotá ‘cachacos’ quedan pocos. Otros ni siquiera saben la riqueza que nos heredó el lenguaje muisca.

En un mundo cada vez más homogeneizado por la globalización, los bogotanos han ido perdiendo distinción a la hora de hablar. Es frecuente escuchar palabras como ‘paila’ o ‘chévere’ para nombrar muchas cosas y que terminan por empobrecer el léxico de cada uno.

¿Qué tal si nos apropiamos de nuestro legado para así evitar su agonía?

En CÍVICO juntamos las siguientes 10 palabras bogotanas que todos deberíamos volver a usar para reconocernos, y así mezclar ese vocabulario con el mejor español del mundo, que sí, se habla acá en Bogotá.

¡A practicar se dijo!

Foto: Carlos Felipe Pardo - Flickr (CC BY 2.0)

Cachacos. Foto: Carlos Felipe Pardo – Flickr (CC BY 2.0)

1. Ala: Interjección típicamente bogotana, cada vez menos común. La expresión es tal vez la muletilla y la marca registrada por excelencia del cachaco de antaño. ¡Ala, chinito! Francamente la fiesta está frondia. Véase cachaco, filipichín.

2. Pisco: En tono un tanto despectivo, individuo del común.

3. Chirriado: Elegante. Maravilloso. Óptimo.

4. Chusco: Bien plantado.

5. Cachaco:

  • Bogotano de la más rancia estirpe. Para la población oriunda de la costa caribe, cachaco es todo aquel que provenga del interior.
  • Individuo encantador, de buen vestir, maneras amigable y gentiles, fino humor, sociable, discreto, caballeroso, bien hablado, provisto de agudo ingenio y visitante de cafés y salones de baile.  Aunque hacia los años 60 del siglo XX muchos textos académicos documentaron el desuso de la expresión, en los albores del XXI, ésta se ha mantenido, contra muchos pronósticos desafortunados.

6. Carachas: Expresión de sorpresa. ¡Ah carachas!

7. Carajada:

  • Hecho molesto.
  • Asunto irrelevante.

8. Caray: Expresión de sorpresa.

9. Filipichín: Caballero esmerado en el vestir. Delicado. Afeminado. Tal concepto dio lugar a una entrañable composición de Emma Perea de la Cruz, titulada ‘Los filipichines’.

10. Sumercé: Pronombre personal un tanto servil y en franco proceso de desaparición, empleado para dirigirse con modestia a los superiores.

La selección de estas palabras se hizo con base en el libro ‘Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en Bogotá’‘ de Andrés Ospina, con el cual también encontramos las 20 palabras bogotanas para decirse en pareja.

Lea más curiosidades sobre nuestra cultura en el app de CÍVICO.

author photo
Gabriel Pabón
Soy periodista digital y llevo un año gozando lo que ofrece Bogotá gracias a Cívico. Como enamorado de la ciudad quiero mantenerle informado siempre, recomendarle planes y compartirle mis experiencias. Eso sí, no soy ningún experto, pero le pongo siempre el alma a lo que hago. Le invito a que me escriba en Twitter (@Gabrielpab) los planes o temas que le interesen.
Publicado
diciembre 02, 2016

Otras noticias para mí