Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Fotos: cortesía Biblioseo.

Biblioseo impulsa a futuros empresarios en Ciudad Bolívar

Son 14 proyectos activos de emprendimiento ideados por jóvenes de la vereda El Guabal, en Ciudad Bolívar, los que Andrea Varón e Iván Triana, gestores de la Fundación Biblioseo, han impulsado con la ayuda de la empresa privada desde 2009.

En vez de ofrecer asistencialismo, la organización promueve iniciativas propias de niños de unas 40 familias, gracias a una labor de descubrimiento de capacidades que se traduce en metas y proyectos concretos.

“Todo esto es para educar a niños de escasos recursos para que sean los futuros líderes del país”, explica Iván, un bibliotecólogo de 31 años.

‘Sentido Guabal’ por ejemplo, es un proyecto de cocina y producción de mermelada que planearon dos jovencitas. “Un restaurante de la zona ya vende sus productos”, dice Iván, y destaca que “dos madres de la zona lo administran”, como ejemplo del cambio de mentalidad de que “todo se lo tienen que donar”.  

Otro proyecto, liderado por tres niñas, se llama ‘Mi papel’ y está apoyado por Lenovo, Uniandinos, entre otros. Consiste en un contenedor en el que se recogen residuos reciclables en las empresas, que luego se venden, y el dinero recogido va para el fondo de la comunidad y la reforestación de la vereda.

Su objetivo principal, sin embargo, “será financiar la construcción de viviendas para familias del Guabal”, afirma Iván.

Foto: cortesía Iván Triana.

Iván Triana. Foto: cortesía.

Becas Disney por mil dólares, incluso, les han sido entregadas a tres emprendimientos de Biblioseo, como el de dos niños de 11 y 15 años que recuperaron un basurero y lo convirtieron en “un jardín de flores comunitario al que han ido voluntarios de empresas como Chevrolet y Falabella”. 

Siete de estos proyectos, además, cuentan con el apoyo de la Universidad Ean en una prueba piloto de aceleración de emprendimientos, que le servirá a próximas iniciativas de la comunidad y ciudadanos de otras zonas.

Asimismo, construir la cancha de fútbol de El Guabal, recuperar el salón comunal y cambiar cercas de alambres por “cercas vivas”, son algunas de las acciones adicionales que los niños harán en los próximos meses como parte de Biblioseo, un emprendimiento, a su vez, que comenzó como una biblioteca comunitaria y hoy es un ejemplo de buena ciudadanía.

De Ciudad Bolívar para Ciudad Bolívar

“Dejé mi trabajo para dedicarme de lleno a este proyecto de impacto social”, explica Iván, quien nació hace 31 años en un barrio de esa localidad del suroccidente de Bogotá.

Como pocos de sus amigos de la infancia, logró estudiar y cumplir sus sueños de una profesión y trabajo estable. Sin embargo, al volver a ver a sus compañeros sumidos en la calle, las drogas o la cárcel, decidió hacer algo para cambiar el futuro de los jóvenes del barrio.

La experiencia no era nueva. Prestó servicio como policía y profesor de primaria en El Guabal, y sus antiguos alumnos, unos cinco años después, seguían esos mismos pasos. “Las niñas no tenían 17 años y ya habían tenidos dos hijos”, recuerda.

Para comenzar a superar esas problemáticas, ideó su “Biblioteca para los sueños, el emprendimiento y las oportunidades”, Biblioseo, que hoy puede mostrar con orgullo los resultados de una labor con familias enteras que “han superado la pobreza mental“, gracias, también, a voluntarios locales y extranjeros que colaboran con ellos.

Y la ‘biblioteca’ sigue creciendo.

Foto: cortesía.

Foto: cortesía.

Para este año, Biblioseo está en proceso de comprar un terreno para inaugurar su nueva sede. Los habitantes de El Guabal seguirán aprendiendo allí a perseguir sus sueños, contando con la ayuda de empresas al proponer proyectos productivos, no por asistencialismo.

‘Hacedores de sueños’ es el nombre de toda esta iniciativa de fomento creada por Iván en Biblioseo, que ha llevado, por ejemplo, a varios de esos niños de Ciudad Bolívar a ser conferencistas de Ted, “algo que nunca se imaginaron”, dice Iván. Él cree que el liderazgo “se puede enseñar y cambia la vida de las personas”.

Siete de sus muchachos, por ejemplo, harán este año el Camino de Compostela, en España. Se le medirán a ese famoso recorrido, de unos 700 kilómetros, con recursos recogidos en gran parte por ellos mismos.

“La idea es que los niños se eduquen como hacedores de sus propios sueños”, concluye Iván sobre todo este proceso.

logos-civico-cierre

¿Conoce otras historias de buenos ciudadanos? Escríbame 

¿Es usted un vecino que está mejorando su barrio? Postúlese a Buen Ciudadano

Lea más notas sobre buenos ciudadanos

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO para el equipo de Buen Ciudadano. Es @hellasmar en Twitter. Contacto: [email protected]
Publicado
marzo 23, 2017