NOTICIA Foto: Pxbay

Mascotas y ruido, entre las causas más comunes de las peleas entre vecinos

Las peleas entre los vecinos en Bogotá son tan comunes como las causas que las generan. Vivir en la capital, como en cualquier ciudad del mundo de gran tamaño, es sinónimo de ‘hiperindividualismo’, un término que describió el sociólogo francés Gilles Lipovetsky en su libro‘La cultura Mundo: Respuesta a una Sociedad Desorientada’.

Las relaciones humanas en la modernidad, según ese autor, se construyen gracias a las nuevas tecnologías, herramientas que ahora se convierten en mediadoras de todas las expresiones y sentimientos humanos.

Esto ha dado origen a una nueva forma de relacionarse y ha convertido al mundo en algo más impersonal. ¿Acaso no se ha preguntado por qué los vecinos ya no le llevan un detalle cuando acaba de trastearse a su nuevo apartamento? ¿O por qué ya no golpean en su puerta para pedir “una tacita de azúcar”?.

CÍVICO quiere plantear esta reflexión, y para ello hicimos una recopilación de las causas que más generan conflicto en los edificios, barrios y conjuntos de Bogotá. (Lea también: ‘Bogotá pide a gritos que vuelva la cultura ciudadana’).

Las mascotas: los grandes detonantes de conflictos

7726387980_28d57c2802_o

Foto: Nacho – Flickr

Las mascotas cada vez tienen más enemigos en los barrios, pues hay personajes que no soportan su presencia y han optado por envenenarlos con excusas inaceptables como: “son muy sucios”.

Carlos Coronado, quien ha sido administrador durante quince años de varios conjuntos en la ciudad, nos confirmó que el tema de las mascotas es el que “más problemas de convivencia genera”, pues “muchas personas no son consientes de las normas que tienen que cumplir para la seguridad de los vecinos y la salubridad”.

Entre estas medidas está, por ejemplo, el uso de traílla y bozal en caso de que el perro sea de una raza considerada como potencialmente peligrosa, agregó.

Es una realidad que muchos dueños no recogen los excrementos de sus mascotas, pero no hay ningún derecho legal, humano o divino que justifique matar a un animal.

Coronado también explicó que desde “hace mucho tiempo” las personas han discutido porque algunos propietarios de  mascotas no recogen los excrementos de sus animales, lo cual, ha venido cambiado “gracias al surgimiento de una nueva cultura ciudadana”.

Lo cierto es que los manuales de convivencia de los conjuntos cada día son más enfáticos en el tema de las mascotas. Habrá que hacer un balance para que haya justicia de lado y lado y los animales no sean los perjudicados.

Los fiesteros y los ruidosos

Las personas a los que les gusta la fiesta y no dejan dormir a los vecinos con el fuerte ruido de la música también generan polémica en los conjuntos.

Sobre el tema de los ruidosos Coronado nos dijo que es “muy frecuente que las personas pongan quejas en la administración sobre este tema”.

Incluso algunos prefieren solucionarlo por su propia cuenta y por eso es que se generan las discusiones que por lo general “finalizan en muy malos términos”

El experimentado administrador, quien ha estado a cargo de edificios en los estratos 3, 4 y 5 de la ciudad, recomendó ser prudentes ante estas situaciones pues “muchas veces las personas actúan por impulso y no tienen en cuenta las consecuencias de sus actos”.

Un caso muy recordado que se relaciona con este problema es el de David Manotas Char, quien asesinó en 2013 a un hombre que le reclamó por el supuesto escándalo que estaba haciendo en su apartamento en las horas de la madrugada.

Los chismes y la falta de tolerancia

Foto: Jon Díez Supat - Flickr

Foto: Jon Díez Supat – Flickr

Los comentarios negativos que comparten algunos vecinos con sus ‘compinches’ también generan conflictos. Muchas de estas percepciones se dan por el desconocimiento que tienen las personas sobre la realidad y el contexto de los demás. Por eso, lo mejor es volver a la base: hablar, conocerse y ser comprensivos con las diferencias.

María del Pilar Gómez ha sido administradora de diferentes conjuntos en el barrio Cedritos, norte de Bogotá. Ella nos contó sobre el impacto que tienen los chismes en las relaciones de las personas:

“Alguna vez recibí la queja de que una mujer hacia brujería en su casa y la verdad era que pertenecía a un grupo de oración y realizaba algunos rituales para sanar a las personas, supuestamente”, explicó.

“El chisme es algo muy peligroso”, agregó Gómez, quien aseguró que estos comentarios “dañan la relación entre los miembros de la comunidad, la confianza y el respeto entre las personas”.

Daños en la infraestructura y reparaciones ‘molestas’

Foto: Arkangel - Flickr

Foto: Arkangel – Flickr

Utilizar el taladro un domingo por la mañana o martillar en horas de la noche, son actividades que pueden terminar en reclamos de los vecinos y hasta en peleas.

Los daños que afectan a las viviendas de otras personas también molestan. Un ejemplo de ello es cuando el baño de un apartamento tiene un escape de agua y está generando goteras en el piso de abajo, esto puede convertirse en un problema mayor si no existe diálogo y consenso.

La administradora María del Pilar Gómez dijo que este conflicto se genera por la “falta de solidaridad y sentido común de las personas que no tienen en cuenta que hay gente que descansa y no se aguanta ruidos un domingo”.

Por eso, recomendó que las personas que vayan a ejecutar obras o reparaciones en sus viviendas avisen a su vecinos sobre lo que van a hacer, los horarios en los que estarán trabajando y el tiempo que se demorarán pues así “se evitarán malentendidos”.

Los que se la montan a los arrendatarios

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Una de las actitudes más reprochables y también comunes de los conjuntos es cuando una persona es ‘perseguida’ por sus vecinos por el simple hecho de ser arrendatario.

En muchos casos, según los bogotanos consultados, les toca irse de la propiedad porque las personas de su misma cuadra o apartamento inventan historias sobre ellos a los dueños o les hacen la vida imposible para que se marchen.

Gómez fue quien nos advirtió de este preocupante problema que ha tenido que afrontar en varios de los conjuntos en los que ha estado a cargo.

La administradora señaló que esta persecución se puede dar cuando el dueño del inmueble le sube al arriendo de un momento a otro “de manera indiscriminada sin tener en cuenta los limites establecidos por la ley”.

Otro de los casos, por ejemplo, es cuando una familia que ha tomado en arriendo una vivienda tiene niños o mascotas, “los vecinos consideran que tienen más derecho por ser propietarios, y si les incomoda que hagan ruido, interponen una queja ante el dueño”.

También argumentó que en varias ocasiones ha tenido que mediar en peleas que surgen porque un arrendatario hizo una reunión o fiesta en su apartamento y sus vecinos consideraron que se estaba excediendo; sin embargo, ella misma pudo comprobar que no era así.

Ambos administradores coincidieron en que “la reconciliación entre vecinos es muy complicada” pero “se puede lograr”, por eso instaron a que los Comités de Convivencia trabajen para generar una buena socialización de la normativa y  desarrollen estrategias para reconstruir los lazos perdidos en la comunidad.

Si desea obtener más información con respecto a la normativa que rige a la propiedad horizontal y las normas de convivencia que deben primar en una comunidad visite este link.

¿Cómo solucionar un problema con un vecino?

Si tiene un problema con un vecino, no dude hablar con el administrador de su edificio, pues él tiene la responsabilidad de citar a las partes para dialogar al respecto y llegar a un acuerdo. Si el tema se complica pueden iniciar un proceso con el Comité de Convivencia, ellos decidirán quién tiene la razón.

En caso de que quiera acudir a otras instancias puede dirigirse a las ‘Casas de Justicia’, una entidad con sede en localidades como Ciudad Bolívar, Usme, Suba, Los Mártires, Bosa, Kennedy, entre otros sectores de la ciudad, en la que puede solucionar sus problemas legales y hacer todas las consultas que requiera sobre este tema.

Cuéntenos qué otros problemas de convivencia ha tenido en su barrio y cómo los ha solucionado. Entre todos podemos formar una comunidad más comprensiva e integral.

Lea más noticias sobre Bogotá

author photo
Daniel Salazar
Periodista de la Universidad Externado. Me interesa la economía, la antropología y los contenidos literarios, desde el universo mágico que soñó Gabo hasta la poesía dramática de Baudelaire. Tengo esencia de cronista, me inspira el estilo de vida de los ''50', el mundo árabe y el indie rock británico. Las mil y un historias de Bogotá las oí de mi abuelo.
Publicado
mayo 10, 2015

Otras noticias para mí