NOTICIA Salto del Tequendama, lugar que inspiró el nombre de varios edificios de la capital. Foto Wikimedia Commons.

Cinco edificios que llevan en su nombre la historia indígena de Bogotá

Caminando por la capital es común encontrar edificios con nombres de tradición y origen indígena. Algunos son lugares comerciales, hoteles, centros financieros y hasta juzgados.

“En busca de una identidad, las organizaciones y la industria en general busca un génesis, un punto de partida sobre el verdadero origen de nuestro pueblo, por esta razón, los grandes grupos económicos se apropian de la historia chibcha y resignifican la suya a partir de nombres indígenas”, dijo a CÍVICO, Camilo Bejarano, antropólogo de la Universidad Externado de Colombia.

Entre los edificios que resaltan por estas características, están los siguientes:

Edificio Teusacá

Caminando por la carrera 7 con calle 37, se avista la iguana verde con amarillo de la empresa colombiana Ecopetrol.

El nombre de este edificio, de tradición precolombina y chibcha, viene del vocablo original ‘Thybzacá’, el cual dio origen al barrio y localidad Teusaquillo en la capital.

Inclusive, en esa misma localidad fue conocida por tener las casas de campo de los zipas. Por si no recuerda, ellos eran una de las jerarquías más altas de los muiscas.

Edificio Teusacá, oficinas de Ecopetrol. Foto: Wikimedia Commons

Edificio Teusacá, oficinas de Ecopetrol. Foto: Wikimedia Commons

El hotel y el edificio Tequendama

Son dos los edificios de la capital que portan este importante nombre indígena. El primero es el Crowne Tequendama, uno de los hoteles históricos de Bogotá, hogar de paso de visitantes ilustres, bandas de rock, deportistas y otros.

Es recordado, sin embargo, por haber sido el refugio que Pablo Escobar escogió mientras huía de la justicia, a comienzos de los años 90.

Mejor que  sea recordado por las raíces de su nombre, la historia de nuestras raíces capitalinas con la leyenda de Bochica, la cual explica el origen del Salto del Tequendama.

Hotel Tequendama Foto:Wikimedia Commons

Hotel Tequendama Foto:Wikimedia Commons

Cambiando de acera, el segundo edificio es el Centro Internacional Tequendama, el cual está al lado del Planetario y es donde se realizan grandes negocios financieros y bursátiles de Bogotá. Carrera 7 con calle 26.

Centro Internacional Tequendama. Foto: Wikimedia Commons

Centro Internacional Tequendama. Foto: Wikimedia Commons

Según la leyenda, la Sabana de Bogotá estaba completamente inundada y sus pobladores chibchas no sabían que hacer respecto a las lluvias torrenciales.

Entonces, acudieron a Bochica, un hombre sabio de la naturaleza y la agricultura a quien encomendaron mediante una especie de peregrinación que finalizaría en tragedia.

“Bochica, con su bastón, miró al cielo y tocó con el palo las imponentes rocas. Ante la sorpresa y admiración de unos y la incredulidad de todos, las rocas se abrieron como si fueran de harina. El agua se volcó por las paredes, formando un hermoso salto de abundante espuma, con rugidos bestiales y dando origen a una catarata de más de 150 metros de altura. La sabana, poco a poco, volvió a su estado normal. Y allí quedó el “Salto del Tequendama”. Dicen que Bochica, tiempo después, desapareció silenciosamente como había venido”. (Texto tomado de la Secretaría de Recreación y Deporte).

Edificio Nemqueteba

Siguiendo por la carrera 7 hacia el centro de la ciudad, se puede ver a lo alto el nombre indígena de Nemqueteba. Una palabra difícil de leer para algunos, pero esa misma característica conlleva a cuestionarse: ¿ qué sígnifica?.

Edificio Nemqueteba. Foto: Wikimedia Commons

Edificio Nemqueteba. Foto: Wikimedia Commons

Pues evocando la historia anterior del Tequendama, Nemqueteba es el mismo Bochica; sin embargo, estos no son sus únicos nombres, ya que en la historia también es conocido como NemqueretebaSadigua y Chimizapagua (creador del Salto del Tequendama).

Dorado Plaza

Puede tomar la bicicleta y aprovechar la cicloruta que ofrece la avenida Jorge Eliécer Gaitán, mejor conocida como la calle 26, para pedalear hasta la avenida Ciudad de Cali.

Dorado Plaza Foto: Google Maps

Dorado Plaza Foto: Google Maps

Allí encontrará el centro comercial El Dorado. Es cierto, tiene el mismo nombre del aeropuerto y evoca un viejo reino o ciudad del Virreinato de la Nueva Granada.

Desde luego, su nombre encarna la abundancia de oro en la sabana de Cundinamarca y la laguna de Guatavita.

Edificio Bacatá

Nos trasladamos de nuevo al centro de Bogotá, que antes se llamaba Bacatá. Con este nombre hacía parte de la Confederación Muisca, cuya capital era Funza, liderada por el Zipa de Bacatá hasta que fue dominada en 1541 por la conquista española.

Antes de los españoles, el Zipa que vivía en Funza iba siempre a orar a los cerros orientales, específicamente en el lugar que hoy conocemos como Chorro de Quevedo. Es decir, el mismo lugar donde algunos dicen que Gonzalo Jiménez de Quesada fundó Santafe de Bogotá el 6 de agosto de 1538.

BD Bacatá Foto: Sebastián Acosta

BD Bacatá Foto: Sebastián Acosta

Así las cosas, lo invitamos reconocer y redescubrir la ciudad caminando frente a los edificios que poseen nombres indígenas en la capital.

Lea más noticias de Bogotá

author photo
CÍVICO Bogotá
le cuenta los mejores temas de la ciudad para que la viva mejor. Sorpréndase con todo lo que tiene. Escríbanos a [email protected] y síganos en Twitter como @civicobogota. Descargue nuestra app en: civico.com/bogota/tour
Publicado
enero 28, 2018

Otras noticias para mí