NOTICIA Diego Laserna, tercero de derecha a izquierda en un recorrido por Kennedy. Foto: cortesía.

Combo 2.600: con Bogotá en los momentos más difíciles

¿Se acuerdan del ‘funeral’ de los bolardos en las puertas del IDU, las multas ciudadanas en el barrio Pablo Sexto (Teusaquillo), el “Minuto de silencio por el peatón” en la calle 19 y las cebras que aparecían pintadas en los cruces para peatones de la Zona G?

Estas acciones creativas para generar conciencia ciudadana y despertar a los bogotanos son obra de un grupo de personas que, desde 2011, están haciendo esfuerzos para animar a la gente a tomar la iniciativa y recuperar el optimismo por la ciudad.

Cuando comenzamos Bogotá estaba huérfana, nadie creía en ella”, recuerda Diego Laserna, uno de sus fundadores. “Lo importante fue no quedarse hablando, sino hacer cosas en la vida real, ojalá en el espacio público, para que todos las vieran”.

Se llaman Combo 2.600. Son una organización integrada por unas 14 personas de diferentes zonas de Bogotá.

Siempre les ha gustado llamar la atención tomándose puntos estratégicos de la ciudad, pues el verbo ‘criticar’ -en su ‘manual bogotano’- lo reemplazan por ‘hacer’.

“Quejarse siempre es fácil, el reto es encontrar maneras para contribuir a Bogotá”, afirma Diego, quien aún espera un reemplazo eficiente para los bolardos que ‘han muerto’ en la capital.

Esta actitud de ‘manos a la obra’ y preocupación por lo que pasa en la ciudad, es una iniciativa ciudadana.

La responsabilidad de la ciudadanía es exigir, de una manera respetuosa y ojalá creativa“.

Este mes de marzo, por ejemplo, planean una nueva actividad sorpresa que alerte sobre la calidad del aire en Bogotá, que está en niveles preocupantes.

Eventos de ese estilo los han llevado a cabo antes en localidades puntuales como Teusaquillo, Usaquén, Chapinero y Suba, pues ahí viven sus integrantes. Su intención, sin embargo, es conocer la ciudad cada vez más y buscar aliados en otros lugares, apreciar su gente y entender dinámicas en zonas en las que hay mucho trabajo colectivo por hacer.

“Queremos que la gente replique lo nuestro y haga acciones simbólicas en toda la ciudad, como táctica para llamar la atención sobre los problemas”, explica. 

Desde hace siete meses, de hecho, se encuentran cada cierto tiempo con líderes zonales para recorrer las calles de los barrios bogotanos y algunos de sus puntos de interés. En los últimos meses han pasado por Carvajal en Kennedy, el humedal de La Vaca, y un ‘tour europeo’ por Suba: Lisboa, Berlín y Bilbao.

Por medio de redes sociales, además, invitan frecuentemente a charlas sobre temas ciudadanos con invitados, académicos y expertos de instituciones públicas y privadas.

Gratuitas, abiertas y semanales, “sus objetivos son conocer bien Bogotá, saber qué problemas son reales y cómo hacer cosas para superarlos”, dice Diego.

Y para lograrlo son fanáticos del trabajo hombro a hombro con otros grupos de la ciudad. Entre sus aliados están: el Ciclopaseo de los miércoles, La ciudad verde y la Sociedad de mejoras y ornato de Bogotá.

Foto: cortesía Combo 2600

Foto: cortesía Combo 2600

Combo agrandado por Bogotá

Como la capital es el hogar de este ‘parche’ cívico, Diego le ruega a sus habitantes que pierdan el miedo y se conozcan los unos a los otros.

“Hay que reconocer al que vive en otros barrios diferentes al suyo”, y así romper las barreras que no obstaculizan abarcar mentalmente una urbe tan grande, que “carece de identidad en muchas ocasiones”, se lamenta. “Tratamos de vincular gente con compromiso a largo plazo. Nos reunimos una vez al mes para mantener al grupo activo”, recuerda este bogotano que ama la capital y espera que funcione mejor gracias a sus ciudadanos.

Hoy en día, si al Combo 2.600 le hiciéramos una mezcla con el lema que tuvo Bogotá hace unos años, ellos estarían ‘2.600 metros más lejos de la indiferencia‘.

“‘Acompáñenos a lo que hacemos’, le digo a los bogotanos. ‘Únase a nosotros una vez al mes para ir a conocer un lugar de Bogotá que lo necesite. Si no puede, replíquelo por su cuenta, nosotros lo apoyamos’. Si uno no conoce a la ciudad, al otro, no puede apreciarla, respetarla, quererla”.

¿Quiere participar? Escríbales a [email protected].

logos-civico-cierre

¿Conoce historias de buenos ciudadanos? Escríbame 

¿Es usted un vecino que está mejorando su barrio? Postúlese a Buen Ciudadano

Lea más notas sobre buenos ciudadanos

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO para el equipo de Buen Ciudadano. Es @hellasmar en Twitter. Contacto: [email protected]
Publicado
marzo 08, 2017

Otras noticias para mí