NOTICIA

4 taquerías padrísimas, unas a huevo otras bien fresa

5c0ef30b658d1dc5f0000013
oferta

Lleva tus 12 empanadas por solo $20.000

Termina en 3 días

Entre Quinta Camacho, La Zona G y La Macarena se comen tacos de p… madre. ¿Cuáles son los mejores en precio y sabor? 

Aunque el chef Enrique Olvera demostró que es posible llevar el arte de hacer tacos a otro nivel -y ganar muchísimo por ello-, en el México de a pie se piden en la calle, sin tanto misterio.

El maíz, el picante, la acidez, la grasa de la proteína, suelen ser las variables del sabor de ese típico plato callejero, que si bien en Bogotá va más allá de la tradición, tampoco es experimental.

Algunos de los mejores exponentes de ese ‘taco bogotano balanceado’ se encuentran hoy entre Quinta Camacho, La Zona G y La Macarena.

Cuatro sitios y sus chefs representan la chingadera que la delicia de sus tacos y acompañamientos está causando en cada zona. En la competencia por el paladar de la gente, se dan parejo, pero otra cosa sucede en el precio.

Lo cierto es que estos cuatro restaurantes dejan lo mejor de sí en una tortilla de maíz, pero unos lo hacen ‘a huevo’ y otros son más bien ‘fresa’.

Usted decide cuál de los siguientes se acomoda mejor a su plan o presupuesto…

1. El Pantera

El chef del extinto restaurante El Ciervo y el Oso, Camilo Ramírez, es un trabajador incansable. Por eso planeó tener seis meses de reserva de chapulines para atender la demanda de su nuevo sitio, El Pantera, una taquería de barrio que vive a reventar en Quinta Camacho.

Lo que Camilo no sabía -creemos- era el éxito que iba a tener, más aún con los grillos fritos, que se acabaron en apenas tres meses. ¿Quién iba a pensar que los bogotanos querían tanto a los insectos?

Pero para los que poco se inclinan por la fauna invertebrada, el taco de chicharrón del sitio salva la patria (es increíble). Los de camarón, carnitas y berenjena pibil, no se quedan atrás.

La mezcla de ingredientes en cada taco logra el balance perfecto, y lo mejor, cada uno, individual, sale a menos de 7 mil pesos, con opción de 17 mil la tripleta. ¡Gangazo!

En cuanto al ambiente, el lugar es pequeño y cómodo, sobre todo porque tiene terraza, pero es de paso.

Le recomiendo que llegue, pida una tripleta y acompáñela con picante de la casa, cerveza o un margarita (a 13 mil pesos) y luego salga volado, porque le va a dar pesar con la fila de gente que espera por una de las pocas mesas disponibles.

Eso sí, pilas con los horarios. Camilo se da el lujo de abrir a voluntad. Los lunes cierra. Martes, miércoles y jueves tiene dos turnos (de 12 a 3 p.m y de 6 p.m a 11 p.m). Viernes y sábado el voleo es de corrido (12 del día a 11 p.m) y el domingo igual, aunque solo hasta las 5 p.m.

Échele un ojo entonces a El Pantera, la opción más económica de esta lista, pero que da la pelea, sin tantas pretensiones, a las demás taquerías a continuación.

Ver sitio

La imagen puede contener: comida


2. Cantina y punto

El guacamole, impresionante (hecho en molcajete), una barra donde sí dan ganas tomarse un trago cuando no hay mesa disponible, y un abundante menú de 12 tacos, son de lo mejor que uno encuentra, de noche o de día, en Cantina y Punto.

Ubicado en uno de los callejones más atractivos y menos transitados de la Zona G, esta cantina deja atrás en espacio, decoración y estilo a todos los demás. No es que eso importe tanto, pero vale la pena decirlo por si usted quiere ir a comer en plan de cita o celebración con bastante gente, pues estarán cómodos.

¿Y los tacos? Son intensos, grandes, jugosos y picantes. Es una lástima que no se puedan pedir por unidad, por lo que mínimo el golpe con dos sale arriba de $20.800. Un trío le queda entre 29 mil y 37 mil, dependiendo del ingrediente principal. (Ver carta).

El taco de chorizo verde al carbón (con aguacate, queso fundido y salsa roja) es el cielo, así como el de carnitas de chancho o el de camarones, que sorprende por la mezcla de sabores de su chile, jalapeños y cebolla ‘bruja’. (Hay un taco vegetariano, de pimientos verdes, también).

Sin duda, para disfrutar de todo esto hay que estar un poco más ‘luquiado’ que en los demás de esta lista, pues acompañar los tacos de Cantina con un trago es indispensable y la cuenta se pone fresa, bien fresa.

Ya entrado en gastos, para terminar le recomiendo pasar el picante con un buen shot de mezcal Alacrán (30 mil), una tecate (10 mil en lata) o una de las 7 margaritas de la cantina.

Más sobre Cantina y Punto

La imagen puede contener: comida


3. Entre cuates

Tan ricos son sus platos, y su aire tan mexicano (es el más ‘mariachi’ del listado), que pasó de tener un local pequeño en Usaquén a ocupar un espacio importante sobre la calle 70, en la Zona G.

En actitud y presentación es quizá el menos arriesgado de la lista, pero su valor está en el respeto a la tradición de la cocina mexicana.

Su carta ofrece 9 tacos. La unidad cuesta 11.700 (casi el doble que El Pantera) y sale más cara que algunos tacos de Cantina y Punto. Pero por ese mismo precio puede comer cualquiera, sin importar sus ingredientes.

Recomendamos el conocido Taco al Pastor (cerdo, piña y ‘jardín’) y el Cevichero (pescado blanco, jalapeños, cebolla roja, sour cream, pico e’ gallo y maíz tierno).

Sin embargo, el sitio es ideal para ir -qué cree-, con los cuates, a compartir tacos y tequila. El plato más chingón para el parche es La Taquiza Entre Cuates, un plato gigante, lleno de cultura mexicana: 3 tacos al pastor, 3 tacos bistec, 3 tacos chapuleros (pollo a la parrilla) y 3 de calamar. ¿12 tacos por 94 mil pesos? ¡Me lleva la chingada!

Pero si solo quiere regalar unos mordiscos, pídase el Tierra, Mar y Aire (que combina tres tacos con igual número de proteínas).

Ver sitio

La imagen puede contener: comida


4. El Agave Azul

Comenzamos con una taquería de barrio y terminamos con el más fresa de todos. Escondido en un edificio de La Macarena, parece más un sitio de cenas clandestinas que un restaurante mexicano. Por eso hay que reservar y prepararse para gastar, en promedio, 75 mil pesos por persona sin bebida. Pero vale la pena.

La gracia es llegar siempre acompañado y comenzar con unas tortillas y el guacamole de rigor (este último es brutal), e ir dejándose sorprender por el menú que haya, que solo lo conoce la chef. Normalmente, es una serie de tres entradas y dos tacos fuertes de carne, cerdo, pescado y langostinos (el mejor) que no tienen comparación, o más bien, que están fuera de competencia.

No solo el hecho de la sorpresa cuando llega la comida, su presentación (sencilla y llena de color), sino el sabor que está detrás de la preparación de cada taco (que los meseros repiten como robots, eso sí), lo que pone al Agave en un nivel de calidad difícil de igualar.

La cosa se complica cuando usted ya está lleno, luego de unas 5 entradas, y quiere seguir para aprovechar su dinero y la calidad del sitio. Parar es inevitable.

Lo mejor en este caso es ‘no hacer pancho’ y agradecer que acaba de comer en quizá el mejor restaurante de tacos de Bogotá.

Pruébelo usted mismo en la Cra. 3A # 26B-52. Reserve al celular: 315 2770329.

logos-civico-cierre simbolo separador

Créditos de fotos: tomadas del Facebook de cada restaurante.

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO. Es @hellasmar en Twitter. Contacto: [email protected]
Publicado
diciembre 13, 2018

Otras noticias para mí