NOTICIA Foto: Ryan Hyde-Flickr

Usted es bogotano si su abuela le aplicó estos 7 remedios caseros

5aeb3a5833eebbf296000008
oferta

33% de descuento en valoración para prótesis dentales

Termina en 4 días

Hay unos más populares que otros, para cualquier cosa, aunque no sean médicamente comprobados, pero de que funcionan, funcionan. Puede ser un efecto placebo, mezclado con la fuerza de las creencias populares y son incluso algo místicos.

Así como existen enfermedades típicas, como el frío del muerto y el ‘descuajamiento’, también hay remedios ancestrales heredados de generación en generación.

Consultando con abuelas y madres expertas, aunque no investigadores, encontramos los siguientes remedios para todos los males. El guayabo es un capitulo aparte, tiene su propia y loca guía para combatirlo.

¿Le duele la muela?

Foto: jarmoluk-Pixabay

Foto: jarmoluk-Pixabay

En barrios populares es muy frecuente que lleguen los pacientes al consultorio odontológico con las muelas pintadas de esmalte. Dicen ellos, que el esmalte, sin importar el color, o si es Maslgo o Glenn, les alivia el dolor.

Para la tos, prepárese un vaso con leche y menta. Porque “eso es bendito”. O puede probar, medio vaso con limón, diez estrellas de anís y lo deja durante toda la noche en la cocina. En la mañana le agrega un pocillo tintero de miel de abejas, lo mezcla y tiene su jarabe para la tos. Se toma cucharillas cuando quiera, eso le limpia las vías respiratoria, o eso dicen.

Por otra parte, hay personas que renuncian a la medicina tradicional para tratar sus dolencias y enfermedades con hierbas medicinales. Ellos también tienen unos menjurjes interesantes.

Si le duele un oído existen dos opciones. Primero, coja una semilla de ruda, la envuelve en un tris de algodón y se la pone en el oído. O como segunda opción, aplique unas gotitas de leche materna en el oído adolorido.

Los ajos también son mágicos y tienen dos usos. Si tiene mareo o  quiere “prevenir el mal de ojo” puede coger varios dientes de ajo, los enhebra en hilo para hacer un collar, se lo pone y “santo remedio”.

También dicen que para corregir la forma de las piernas, o evitar que el niño quede cascorbo, le soban las piernas con clara de huevo.

Foto: jd- Wikimedia Commons

Foto: jd- Wikimedia Commons

Nada más incómodo que un orzuelo, el parpado rojo, inflamado, se la montan a uno con que tiene el ojo picho.

Se le tiene el remedio para el orzuelo: deje un cuchillo al sereno, luego con la mano contraria del ojo afectado, se pone la hoja del cuchillo sobre el orzuelo. Entonces si es el ojo derecho, usa la mano izquierda.

El hipo y el bazo tienen remedios campeones

Para evitar ese movimiento involuntario del diafragma, puede asustar a la persona que lo padece. Y si no funciona, dele una cucharadita de azúcar normal o dígale que agarre la lengua con el pulgar y el índice mediante un pañuelo y que tire ligeramente hacia fuera.

O bien puede tomar agua al revés, inclinando su cuerpo, que es el remedio más clásico de todos.

Y para el hipo de los bebés, las abuelas usan un pedacito de papel periódico mojado con saliva y se lo ponen en la frente al infante.

Otra es ‘la del bazo’. La hacía una compañera del colegio y es así: gire el dorso hacia el lado bazo, inclínese  y escupa. Acepto que una vez lo intenté y dejó de doler.

¿Qué otros remedios extraños conocen?, seguro en cada familia hay más de uno además del popularizado ‘échele café’ o que se ponga papa en los morados.

Lea más historias de Bogotá y sus costumbres en CÍVICO

author photo
CÍVICO Bogotá
le cuenta los mejores temas de la ciudad para que la viva mejor. Sorpréndase con todo lo que tiene. Escríbanos a [email protected] y síganos en Twitter como @civicobogota. Descargue nuestra app en: civico.com/bogota/tour
Publicado
diciembre 22, 2017

Otras noticias para mí