NOTICIA Pasarela y tubo de baile - Foto: CÍVICO

Nos tomamos unas 'polas' y terminamos viendo 'colas' en el centro de Bogotá

“Vamos a tomarnos unas polas y ya”, esa es la frase célebre de todos los hombres que van a los burdeles y prostíbulos de la capital, pero que después de haber bebido un par de botellas la decisión puede cambiar, más aún cuando las mujeres empiezan a bailar, seducir y dominar las decisiones masculinas.

Lo invitamos a que lea esta historia, que a falta de carácter, quisimos explorar dos burdeles ‘underground’ de Bogotá para que usted mismo encuentre las diferencias.

Muñeca Hentai en el coche rojo - Foto Sebastian Acosta

Muñeca Hentai en el ‘coche rojo’ – Foto: Cívico

Marcaban las 7:00 p.m. de un miércoles en el reloj del centro de Bogotá, los comerciantes de la avenida Ciudad Lima, bien conocida como la calle 19, seguían vendiendo mercancía en el suelo de las carreras quinta y séptima. Algunos con rostros agresivos y otros azarosos por las ventas al ‘segundazo’. Allí se camuflaba el típico sonido “chi, chi, chicas chicas”.

Volante

Volante clásico de “Chichas show” en el centro – Foto: Cívico

Ese fue el corredor que nos recibió. Iba caminando junto a un colega periodista, cuidándonos de los ‘amigos de lo ajeno’, pero no sentimos temor sobre la calle 19 hasta que volteamos por la carrera octava, donde nos topamos con un estrecho burdel llamado ‘Casa Show Pasarela Internacional‘.

En las horas de la tarde, esta zona de la octava es conocida como la ‘esquina de los borrachitos’ pues el licor resulta muy barato para quienes terminan brindando en el andén y durmiendo en el suelo hasta la madrugada. Justo en esa cama de humanos alcoholizados, entramos al burdel con el objetivo de comparar las diferencias económicas, musicales y el trato hacia los clientes.

Tomada de Google Street

Foto: Captura de Google maps

En medio de la fría noche, se sentía caliente el ambiente. Por ello apuramos el paso, apretamos las nalgas e intercambiamos miradas con el repartidor de volantes, quien nos permitió la subida a las estrechas escaleras teñidas de rojo por un potente reflector.

En la mera entrada de los clubes, se sentía el olor a Clorox y el sonido a ‘guayando’. Atravesamos la puerta y allí estaban ellas… las protagonistas de la noche. Todas con su mirada retadora, aquella que insinúa: “cuida tu mirada débil macho”.

Foto: Colaborador anónimo

Foto: Colaborador anónimo de CÍVICO

Nos sentamos, llegó el mesero y pedimos cerveza poker. Costó $3.000 y ahí empezaron caminar las ‘chiquillas’ frente a nosotros. De inmediato, nuestra mirada se volvió mecánica, pues nuestros ojos eran un scanner láser, solo evaluábamos qué tan atractivas eran las piernas que se cruzaban o las tetas que se balanceaban.

Foto colaborador anónimo - CÍVICO

Foto: colaborador anónimo de CÍVICO

Pasaban varias de izquierda a derecha sobre el baldosín ajedrezado, algunas se podían ver mejor en el reflejo de múltiples espejos que bordeaban el burdel. Incluso, en dichos reflejos se podían ver televisores plasma con porno ‘hardcore’, pesado, violento y degradante de la mujer, en estos era reproducido el canal Venus, con el fin de excitar a los dudosos.

Fotos Colaborador CÍVICO

Foto: colaborador anónimo de CÍVICO

Bebimos la primera, luego la segunda y en la tercera cerveza empezamos a detectar las mujeres más ‘fértiles’… entre ellas Zharick y Mary Luz, mujeres que decidimos entrevistar y preguntarle sobre sus vidas en el gremio.

Ahí entramos en confianza, rompimos el hielo comprando una media de ‘guaro’ y les pedimos que les enviaran un audio a nuestros lectores: “un saludo a mis amiguitos de CÍVICO, besos para todos”.

La media costó $50.000 e incluía show privado. Cada una se cambiaba de ropa y se disfrazaban de policías, hawaianas o diablas. Entre chiste y chanza empezaron a pedir música “señor DJ, póngame la que sabemos que estoy que me bailo”. Desde luego, estábamos esperando algo bailable pero sonó a todo vatio una canción de rap.

“Me gusta acariciarte. Para que estés pura y ver el brillo en tus cabellos púrpura. Ya quiero envolverte en la sábana blanca y encender esa chispa que tiene tu alma. He hecho imitaciones pero no pueden contigo, tu sabor me tiene loca la cabeza y tus hermanas tienen locos al resto de mis amigos. No he tratado de alejarme (y no quiero) y sé que si lo hubiera intentado no hubiera podido.”

Fotos colaborador - CÍVICO

Foto: colaborador anónimo de CÍVICO

Desde luego, no es la canción de la reina de Diomedez, era la Reina de Cejaz Negraz.  Cuando el DJ le dio play a la rola, la sensualidad de esa mujer empezó hablar de sí misma en esa tarima de 15 metros de largo.

Pasarela- Foto Sebastián Acosta

Pasarela- Foto: CÍVICO

Es más, el tubo que iba del techo al suelo fue capaz de soportar el tornado de vueltas que daban las esbeltas mujeres aficionadas por el rap. En plena charla después de bailar, no dejaba de cantar la letra de ‘Mi vida’ de la agrupación Fondo Blanco.

“Abre la puerta cuando quieras salirte vive hasta cuando quiera morirte siente como vive la gente del barrio si es puta, ladrón, bicho o quizás sicario, así también viven los trabajadores con ganas de matar con presión a sus patrones.”

Después de haber hablado de sus vidas personales, les preguntamos cuanto costaría ‘el ratico’ con ellas y ambas pidieron $50.000. Sin embargo, si usted es un buen negociante le pueden bajar hasta $30.000, que es barato a diferencia de otros lugares.

Tomada de Google Street

Foto: Captura de Google Street

Después de saber sus gustos musicales, decidimos salir en medio de la noche y visitar otro lugar, esta vez, mas denso en la carrera décima con calle 15.

El lugar tiene una estrecha entrada en el costado derecho de la foto, conocido en el bajo mundo de los clubes como “El Coche Rojo“, un lugar excesivamente rojo, desde sus escaleras hasta sus piezas. Es característico por sus muñecas ‘hentai’ y pasarela en forma de cruz.

Hentai- Foto Sebastian acosta

Hentai- Foto Sebastian acosta

Por otro lado, la comodidad a la hora de tener sexo es algo dudoso, pues CÍVICO visitó los dormitorios y los baños, así que juzguen ustedes acerca de la comodidad.

Recién “revolcada”

Habitación recién utilizada, sabanas revolcadas- Foto Sebastián Acosta- CÍVICO

Habitación recién utilizada, sabanas revolcadas- Foto: CÍVICO

 “Limpia”

Habitación limpia en le Coche Rojo- Fotos Sebastián Acosta

Habitación limpia en le Coche Rojo – Foto: CÍVICO

Baños

Baños . Foto: CÍVICO

Después de ver el panorama ‘underground’ del sexo en el centro de la capital, no le dé miedo visitar, conocer y juzgar por sus propios medios los lugares para recibir un buen show erótico en Bogotá.

Recuerde que todos los lugares de Bogotá, entre ellos los bares nocturnos, los puede encontrar en el app de CÍVICO.

Lea más noticias de Bogotá

author photo
Sebastian Acosta
Periodista de la Universidad Externado de Colombia y Candidato a Magister en periodismo digital en la Universidad de la Sabana. Le dicen @Ferrocarrilero y los domingos hace malabares, es apasionado por la fotografía documental, callejera y arriesgada. Actualmente trabaja en la construcción de la Fototeca Digital para el Archivo de Bogotá. Curioso de temas Masónicos.
Publicado
julio 10, 2015