NOTICIA Foto: CÍVICO

Develamos el interior de la 'Plaza de La Hoja': hogar de 457 familias

Algunos dicen que es “una cárcel”, otros comentan que se ve feo y los que saben un poco más dicen que es “un proyecto revolucionario”.

Lo cierto es que muy pocos han podido conocer qué está pasando allá adentro con las 457 familias víctimas del conflicto a quienes se les cedió este hogar en el barrio Cundinamarca, sobre la carrera 30 con calle 19.

Se trata de un polémico proyecto de Vivienda de Interés Social del Gobierno Nacional y la Alcaldía Mayor, pues cuenta con una ubicación privilegiada donde el metro cuadrado cuesta aproximadamente tres millones de pesos.

(¿Sabía que el edificio a Los Héroes tiene seis pisos y una terraza?)

La Hoja 1

Desde la carrera 30 se ven dos grandes torres grises con pequeños puntos de colores, que vienen de las cortinas que cada uno de sus habitantes ha puesto para adornar su hogar.

Sin embargo, este complejo habitacional tiene en realidad 12 edificios, que se pueden ver con detalle al caminar los alrededores de la Plaza de La Hoja.

Uno de los aspectos más característicos se halla en la torre sur, donde un muro verde de 317 metros cuadrados pone la edificación a la vanguardia de otras construcciones ‘ecotecnológicas’ de la ciudad.

La Hoja 2

Justo al frente reposa el mural más grande del país, hecho por los artistas españoles Boa Mistura, un colectivo de cinco amigos que han cambiado la imagen de barrios deprimidos en todo el mundo.

Una idea donde colaboró toda la comunidad de La Hoja durante una semana, plasmando un enorme “VIDA” que le dio color a esta gigantesca plaza.

La Hoja 3

Los alrededores están acompañados de hermosas edificaciones, como el Centro Comercial Calima o la parroquia San Gregorio Magno.

Pero también tiene vistas desagradables, como un lote baldío del IDU y una malla que bloquea el acceso, que según me dijeron algunos habitantes de La Hoja, impide la “entrada de delincuentes”.

(¿Sabía que en la Jiménez con séptima hay un subterráneo?)

Al parecer la convivencia en el complejo urbanístico no ha sido fácil. Tanto la administración como los residentes han denunciado el robo de los medidores de gas, los extintores, las perillas y hasta las hachas para casos de emergencia.

“Deberíamos ser más agradecidos”, manifestó Doña Emiluz Carrillo, quien se adjudicó uno de los apartamentos por ser desplazada del conflicto en el municipio de San Juan del Cesar, en La Guajira.

Foto: CÍVICO

La entrada al lugar es por la carrera 32, donde una carpa de la Secretaría de Integración Social atiende a los residentes para ofrecerles servicios de salud, educación y empleo.

Adentro aún se están instalando sillas, adecuando salones que acogerán las asambleas, y hasta un jardín infantil denominado ‘El chavito de La Hoja’, que según el censo que se está llevando a cabo, podría atender hasta 200 niños de la comunidad.

Incluso el letrero se halla en uno de los pisos, justo a lado de un gimnasio ‘biosaludable’.

Foto: CÍVICO

La entrada también es un amplio parqueadero, donde algunos habitantes beneficiados ya han podido comprar vehículo propio como carros y motos.

En los patios, mientras tanto, se pueden ver niños que juegan a las escondidas o uno que otro adulto charlando en las bancas.

Foto: CÍVICO

Ya en el interior de las torres, que tienen entre cinco y 15 pisos, el acabado blanco contrasta con el gris que se ve en el exterior, donde parecen apartamentos de un edificio más costoso.

El acceso a las torres se realiza por medio de unos modernos ascensores, que lamentablemente también han sido averiados en algunas ocasiones, pero esta vez por el mal uso que le dan los niños.

Foto: CÍVICO

La Plaza de La Hoja también cuenta con siete terrazas, que tienen una vista espectacular de cada uno de los puntos cardinales, donde se pueden ver íconos de la ciudad como la iglesia de Monserrate o los mismísimos cerros orientales.

Un espacio recomendadísimo, ubicado en el corazón de Bogotá, para conocer dos restaurantes con una vista increible.

En el costado occidental también ubicaron unas huertas, para que los campesinos que venían acostumbrados a sembrar tengan un espacio para hacerlo

Foto: CÍVICO

Los apartamentos tienen un área de 50 metros cuadrados en obra gris, con una sala-cocina, dos habitaciones y un baño separado de la ducha.

En la Plaza de La Hoja hay de todo. Está por ejemplo el caso de Javier Batista y su familia (foto), quienes llevan tan solo tres meses y así luce su hogar.

Foto: CÍVICO

Otros han logrado hacer bellas remodelaciones, que dejan estos apartamentos muy bien acondicionados para vivir.

Foto: CÍVICO

Palabras de agradecimiento

Las 1.464 personas que habitan La Hoja solo emiten palabras de agradecimiento para aquellos que les concedieron un hogar en medio de las inclemencias del conflicto armado colombiano.

Pero sobre todo le agradecen a Bogotá ser esa ciudad que acoge a propios y extraños, que siempre le tiende la mano al que lo necesita y que por algo es la ciudad más importante de Colombia.

“Yo amo a Bogotá a morir. Prácticamente soy un costeño adoptado por esta ciudad”, afirmó Batista, oriundo de Cartagena.

Foto: CÍVICO

Lo mismo piensa su esposa, Airada Pereira, quien fue sacada de sus tierras en el municipio de Villanueva, Bolívar, y que ahora está “agradecida con dios y Bogotá por haberle dado trabajo para salir adelante”.

Otra habitante de La Hoja, Emiluz Carrillo, también me dijo que le ha ido muy bien y que este proyecto es  “lo máximo” para ella.

Los beneficiados no podrán hacer ningún tipo de negocio con sus nueva propiedad (venta, arriendo, entre otros) en los próximos 10 años.

Los retos de La Plaza de La Hoja

Sin lugar a dudas, el proyecto de La Hoja es un programa piloto que debe superar muchas pruebas, sobre todo la incredulidad de los mismos bogotanos.

Afuera su apariencia sigue sin parecerse a los planos originales, detalle que ha molestado no solo a quienes lo ven por afuera, sino a aquellos que han logrado recibir uno de los apartamentos.

Foto: Alcaldía de Bogotá

Foto: Alcaldía de Bogotá

Adentro de la Plaza de La Hoja también hay problemas. No solo están las denuncias por robos, tampoco ha sido posible organizar a la comunidad y por ahora hay una administración temporal.

La edificación, construida por Metrovivienda, tuvo un costo de 22.000 millones de pesos y es el primer proyecto de vivienda de interés social prioritaria que se realiza en el centro de Bogotá.

La Plaza de La Hoja ha sido una de las cartas de la actual administración distrital para cumplir el Plan de Desarrollo Distrital 2012-2016, donde se busca “reducir las condiciones sociales, económicas y culturales que generan la segregación espacial y cultural de la ciudadanía bogotana”.

Conozca cada rincon de la ciudad en sus manos con el app de CÍVICO o siga nuestros contenidos en Facebook.

Lea más noticias de Bogotá

author photo
Gabriel Pabón
Soy periodista digital y llevo dos años gozando lo que ofrece Bogotá gracias a Cívico. Como enamorado de la ciudad quiero mantenerle informado, recomendarle planes y compartirle mis experiencias. Eso sí, no soy ningún experto, pero le pongo siempre el alma a lo que hago. Me encuentra en redes sociales como Twitter (@Gabrielpab) e Instagram (@gabopabon25).
Publicado
octubre 22, 2015

Otras noticias para mí