NOTICIA Foto: Juan Carlos Pachón - Flickr (CC BY 2.0)

Los drones que apagarían incendios en Bogotá

Cada vez que ocurre un incendio forestal en Bogotá, la atención por parte del cuerpo de Bomberos y otros organismos de control no es suficientemente efectiva.

En febrero, por ejemplo, un incendio en los cerros orientales provocó una emergencia que cubrió casi toda la ciudad con una capa de humo.

Con el fin de atender oportunamente un conato de incendio, estudiantes de ingeniería de la Universidad Nacional con sede en Medellín han desarrollado unos drones, que equipados con cámaras y sensores controlarían rápidamente este tipo de incidentes.

¿Cómo funciona?

Los drones se ubicarían en bosques y reservas naturales de la ciudad. Estos se encargarían de sobrevolar las zonas y con sus sensores térmicos detectarían el fuego en una etapa temprana.

Una vez se confirme la existencia del incendio forestal, se emite una alarma para dar aviso a las autoridades y ordenar que despliegue el dron de supresión.

Este otro aparato tiene una pistola liviana de aire comprimido —similar a la que se usa en un juego de paintball— que dispara balas de CO2 sólido, también conocido como “hielo seco”.

Según Andrés González, integrante de la facultad de Minas, “al disparar el hielo seco al fuego, parte del calor pierde energía tratando de derretir el hielo”.

El estudiante explicó además, que al derretirse el CO2 y quedar en estado gaseoso este forma una capa entre la madera y las hojas que se están quemando, y así se desplaza el oxígeno del aire hacia afuera.

Dron que detectaría el conato de incendio - Foto: Universidad Nacional

Foto del dron que detectaría el conato de incendio

El dron tiene equipado una cámara de video, ubicada en el mismo eje del cañón de la pistola, para que el controlador vea con claridad donde debe impactar las balas de CO2.

“Tiene 400 balas de CO2, lo que dará una efectividad para extinguir un incendio de cinco metros cuadrados, con hasta 50 centímetros de altura”, explicó González.

El estudiante indicó que de no extinguirse el incendio por completo, se le da un tiempo de respuesta valioso a las autoridades para que acaben con el incendio y así reducir los costos ambientales.

¿Qué se necesita para implementarse?

Todo el proyecto tiene un costo de 1.400 millones de pesos, que incluye la compra de los drones, los sensores, las cámaras, las antenas y la construcción de los puntos de control.

La estrategia sería puesta en marcha en el Valle de Aburrá (Antioquia) y los estudiantes esperan que esta innovación mitigue los incendios que se presentan en el país,  sobre todo en la época de intensa sequía conocida como el Fenómeno de El Niño.

¿Será esta la solución para evitar incendios en los cerros orientales de Bogotá?

estudiantes drones - Universidad Nacional 1

Además de Andrés González, quien estudia Ingeniería de Sistemas, en el proyecto participaron Andrés Felipe Peñaloza de Ingeniería Industrial; Manuela Londoño y Simón Tabares de Ingeniería Administrativa; Sebastián Chaparro, Tania Arteta y George Montes de Ingeniería de Petróleos; y Lucas Díaz de Ingeniería Mecánica.

*Imágenes: cortesía Universidad Nacional

Las ideas que mejorarían la calidad de vida de los bogotanos están en el app de CÍVICO.

Lea más noticias de ‘Bogotá inteligente’

author photo
Gabriel Pabón
Soy periodista digital y llevo un año gozando lo que ofrece Bogotá gracias a Cívico. Como enamorado de la ciudad quiero mantenerle informado siempre, recomendarle planes y compartirle mis experiencias. Eso sí, no soy ningún experto, pero le pongo siempre el alma a lo que hago. Le invito a que me escriba en Twitter (@Gabrielpab) los planes o temas que le interesen.
Publicado
mayo 19, 2016

Otras noticias para mí