Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Foto: CÍVICO

El Bohemio: salchichas con salsa 'atavaska' que siguen enamorando bogotanos

En el centro de Bogotá aún existen lugares que han marcado la existencia de la capital, así como sus costumbres. Una de ellas es ir a comer salchichas al restaurante El Bohemio, un lugar donde la sazón y la salsa ‘atavaska’ llevan atrayendo clientes desde 1939.

Un sitio de tauromaquia, porque aunque ahora los bogotanos podrán votar si quieren o no a los toros en la Santa María, en la ciudad de antaño era una tradición ir a El Bohemio luego de las corridas.

Sus salchichas son tal vez las más populares del siglo pasado y diariamente El Bohemio es el epicentro de los comensales que gozan de la longaniza clásica, acompañada de otro infaltable: el pan francés.

Entrada por la carrera 9, también puede ingresar por la calle 22.

Entrada por la carrera 9, también puede ingresar por la calle 22.

Un sobreviviente de El Bogotazo

El 9 de abril de 1948 es un antes y un después en nuestra historia, pero El Bohemio sobrevivió.

“En la puerta aún se ven los machetazos de ese día.  Atrás incluso están las tablas de madera que reforzaron el portón”, me contó Jorge Cruz, empleado de la salsamentaría desde hace 35 años.

A pesar de la pintura, aún se ven los arañazos de aquel 9 de abril de 1948.

A pesar de la pintura, aún se ven los arañazos de aquel 9 de abril de 1948.

Y es que El Bohemio, fundado por Pedro Vicente Duarte Rubiano, un aficionado a los toros, fue declarado patrimonio cultural del centro de la capital, donde además de restaurante fue sede del extinto colegio femenino Remington Camargo.

“Empezó en la parte que se ve sobre la carrera novena. Un pequeño cuarto con un cajón grande de madera, una estufa  y salchichas colgadas”, señaló.

Toros por doquier

La entrada de El Bohemio por la carrera novena lo sorprende automáticamente con la cabeza de un toro. Luego,el rabillo del ojo lo llevará por los cuadros que adornan el lugar, donde verá imágenes publicitarias de las corridas de toros de mitad del siglo pasado.

Jorge Cruz lleva 35 años trabajando en El Bohemio.

Jorge Cruz lleva 35 años trabajando en El Bohemio.

Por eso en otros tiempos, relató cruz, “la parada obligada los fines de semana cuando se acababan las corridas era ir a comer salchichas”.

En El Bohemio fue y aún es común ver a los funcionarios del Distrito, sobre todo de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), la Personería, el IDU e incluso de la Procuraduría.

El Bohemio 4

“Personalidades de la talla de Fernando Gonzáles Pacheco, Carlos ‘El mocho’ Sánchez o el exprocurador Jaime Bernal Cuellar, han pasado por acá”, dijo Hilda Acosta, administradora del lugar.

La comida: deliciosa y variada

Si quiere ir por las salchichas clásicas, se las ofrecen con seis unidades por $3.600 y doce por $5.500.

El Bohemio 6

Aunque no todo es salchichas. El sándwich de jamón de pierna ahumada es exquisito y solo vale $5.300.

También hay chorizos, hamburguesas y en la entrada le venden queso de cabeza, longaniza, costillitas de cerdo. Mejor dicho hay de todo para que lo prepare en casa al estilo clásico.

Eso sí, en cada mesa encontrará la salsa ‘atavaska’, que tiene un pequeño picantico preparado a base de ajo, tomate, especias y pimentón.

El Bohemio 5

Un lugar para compartir en familia que cumple con el bueno, bonito y barato, acompañado de una bella arquitectura, más la historia que encierra.

Con el cierre del colegio Remington Camargo, en los años 90, empezó la historia contemporánea de El Bohemio, que salió de su confort en el barrio Las Nieves, para ahora tener 11 sedes por toda la ciudad.

El Bohemio 7

¿Qué espera? Dese una vuelta por el centro histórico y goce con sus seres queridos de unas salchichas con mucha tradición.

Y recuerde que en el app de CÍVICO encuentra todo lo que ofrece la ciudad o siga nuestras publicaciones en Facebook.

Lea más noticias de Bogotá 

author photo
Gabriel Pabón
Soy periodista digital y llevo un año gozando lo que ofrece Bogotá gracias a Cívico. Como enamorado de la ciudad quiero mantenerle informado siempre, recomendarle planes y compartirle mis experiencias. Eso sí, no soy ningún experto, pero le pongo siempre el alma a lo que hago. Le invito a que me escriba en Twitter (@Gabrielpab) los planes o temas que le interesen.
Publicado
agosto 15, 2015

Otras noticias para mí