NOTA RECOMENDADA Foto: Andrés Elasmar - CÍVICO.

El tour de la fruta le saca el jugo a Paloquemao

El tour de la fruta es un plan recomendado por CÍVICO para conectarse con las raíces, aprender sobre consumo responsable, apoyar los productos nacionales y comer deliciosos platos típicos y exóticas frutas colombianas en medio de un recorrido lleno de enseñanzas. 

Como sucede con otros emblemas del comercio popular bogotano, desde San Andresito hasta el Siete de Agosto, la plaza de mercado de Paloquemao tiene su propio metabolismo.

Quien llega a través de sus calles alborotadas, y recorre el aromático y colorido laberinto de corredores de la plaza, o baila al pulso frenético que le tocan, o literal, “el que piensa, pierde”.

Por esa razón, muchas de las personas que hacen mercado un día normal en Paloquemao no pueden detenerse a contemplar que ese enorme lugar que caminan con afán es un tesoro y la despensa con la mayor diversidad de frutas del mundo, reflejo del suelo del país agrícola que surte sin descanso sus vitrinas.

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0389Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0342


Con permiso que llegó El tour de la fruta

Liderado por María José Caro, Majo, guía y traductora de la agencia 321 Colombia, El tour de la fruta es una invitación a ver la plaza de Paloquemao con otros ojos y descubrir lo que normalmente no apreciamos de nuestros productos frutales.

La propuesta es un recorrido guiado para aprender lo que la variedad de frutas a la venta en el mercado, desde el banano, hasta el mangostino, el anón-chirimoyo, la gulupa, o la guayaba-manzana, dice sobre el crisol de nuestra cultura, su identidad, riqueza y realidades.

Aunque en el tour tendrá oportunidad de ver, tocar, oler y comer otras delicias de la cocina bogotana (al tiempo que conocerá experimentos como una pericada sobre un tamal, con caldo de costilla de entrada) las frutas serán su compañía principal durante este plan para locales y extranjeros, que dura unas tres horas y sale a buen precio con esta oferta CÍVICO.

Alístese porque durante El tour de la fruta no parará de moverse y de asimilar los orígenes de los sabores, los injertos, la mejor forma de cortar las cáscaras, cómo ‘imaginarse un corazón’ en la pepa de un durazno, y claro, cómo consumir las mejores frutas del mundo, sus beneficios para la salud y varios temas que rodean su cultivo y comercialización.

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0397Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0367

La famosa pericada con tamal. Foto: Andrés Elasmar - CÍVICO.

La famosa pericada con tamal. Foto: Andrés Elasmar – CÍVICO.


Primera parada: Calentando motores con avena y hoja de coca

El tour de la fruta comienza donde termina: por el estomago. Se abre el apetito en un local que lleva décadas vendiendo deliciosa avena fría, acompañada de almojabanas, pandebonos y pandeyucas calientes, que Majo rastrea su origen a los primeros inmigrantes árabes que llegaron a Colombia.

Luego, si alguien se antoja, ahí mismo le venden un delicioso arroz con leche a dos mil pesos el vaso, pero el recorrido apenas inicia y será necesario hacer espacio adicional en el ‘buche’ para todo lo que falta.

Al entrar en materia, se coge rápidamente el ritmo de la plaza, fácil de trastornar si uno se queda mucho tiempo “haciendo bulto” en el mismo sitio.

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0346IMG_0352

La circulación de personas que trabajan allí a diario, miles, con cajas, carretillas, bolsas y todo tipo de cosas que llevan de un lado a otro para proveer de frutas, pescados, harinas, flores o lo que sea a los cientos de almacenes, tiendas y locales de la plaza, es incesante y alucinante.

Pero uno va encontrando su lugar en este organismo frenético siguiendo a Majo, a la que el viernes 21 de diciembre todos saludaron en medio del ajetreo navideño.

Mientras esquivaba cajas y canastas, nos señalaba el mejor local para comprar esencias florales (de las de conseguir amor eterno hay varias), explicaba el uso tradicional de la hoja de coca (que todos intentamos pulverizar para mambear sin experiencia ni tabaco en la boca), y nos indicó la segunda parada del tour: un galpón lleno de plátanos y bananos que nos envolvió con el aroma agridulce de la historia colombiana.

IMG_0370

En ese galpón aprenderá a no negar la masacre de las bananeras, entenderá sobre el privilegio de que tanto plátanos como bananos se den un solo suelo, el nuestro, y seguirá su camino por un enorme ‘túnel’ de papas de todo tipo, uno de los productos más exitosos de nuestra civilización, pero que, explica Majo, solo comemos dos o tres variedades en Bogotá.

“Si quieres un mundo diverso, haz que tu plato sea diverso”, dice. “Lo que quieras ver afuera, que también sea lo que comas adentro”.  

Luego, se abrirá camino por una de las arterias principales de la plaza, un corredor de dos metros de ancho en el que varios turistas extranjeros planean la marcha y algunos comerciantes bromean.

El grupo dejará ese corredor girando a la derecha, para encontrarse finalmente con la inmensa zona de frutas, en el costado norte de la Plaza.

Tercera parada: ¿Eso cuánto vale vecina? 

Majo nos ubica en medio de tres de sus locales favoritos. Mientras los curiosos miran, recibimos explicaciones espontáneas de una comerciante sobre los duraznos verdes bogotanos”del diablo” por sus cachitos, las chirimoyas y su piel de reptil, así como los precios que siempre marcan el inicio de un regateo cuyo ganador es incierto.

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0376

Después, nuestra guía se pierde por un momento y regresa con una bandeja llena de unas 20 frutas de diferentes colores, tamaños y variedades, que será el centro de nuestra visita durante la siguiente hora.

Quien haga el tour consumirá todo lo que la bandeja ofrece y aprenderá, al mismo tiempo, por qué la plaza de Paloquemao vende unas 400 variedades de frutas, de las mismas o diferentes especies, aunque probarlas todas será imposible.

Sin embargo, uno encuentra la cura contra el cáncer, conoce la gulupa (una especie de maracuyá) entiende la diferencia entre un anón y una guanábana, redescubre su gusto por el tomate de árbol (una de las frutas más codiciadas por fuera de nuestras fronteras, pero despreciada por todos en los comedores de los colegios) y pelará mamoncillos como si fuera un niño en viaje por carretera.

Lo que queda de esta comilona consciente, las pepas, Majo las guarda en una bolsa con destino a un banco de semillas que está construyendo para enviar al Polo Norte y aportar a la seguridad alimentaria de futuras generaciones.

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0381

Majo y la bandeja, antes de que devoráramos todo lo que había en ella.


Cuarta parada: Crema de limón y  jugo de zanahoria

Después de darle a su paladar sabores dulces, ácidos y todas las variedades de texturas que Majo lo hará descubrir, pues corta las frutas a la perfección (aunque la granadilla la abre con la cabeza), el tour hace su última parada en un puesto de jugos en el que varias personas corren de un lado a otro para servir muestras -o shots- de jugos de tres frutas que los integrantes del tour escogen a su gusto.

Zanahoria, crema de limón y zapote fueron mis elecciones. Pero hay unas 20 opciones para decidirse.

Hágalo mientras recuerda que en algunos países se ufanan de tener un ‘buen jugo de naranja’. ¡Aproveche!

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0414

Paloqueamao nunca termina

La parada de los jugos es la oportunidad para descansar, echar ojo alrededor, descubrir sitios donde también venden productos chinos -nada que hacer-, maravillarse con estantes de aguacates gigantes, pasar por carnicerías y pescaderías de olor intenso (con bagres enormes que le dan la vuelta a las neveras), y tocar verduras de todo tipo que cuelgan una sobre otra, en una plaza donde todo está fresco, hasta la arepa de huevo con ají con la que puede terminar el recorrido.

Al finalizar, Majo se despide efusiva del grupo. Luego de tres horas, uno se siente más bogotano que nunca y orgulloso de este país al que vivimos buscándole una identidad, pero no nos damos cuenta de que son las frutas (por lo menos en Paloquemao), las que nos demuestran que no existe una sola y que la que sea sabe a coco, a mangostino, a uchuva, así el 70 por ciento de los colombianos no coman una sola fruta al día.

En El tour de la fruta, sin embargo, usted comerá unas 30 de ellas y saldrá listo para llenar su plato de nuevos colores, pues lo que hay en el supermercado de la esquina de su casa es apenas una pequeña muestra, muchas veces extranjera, de todo lo que nuestros productos frutales pueden aportar a su vida, a la diversidad y al desarrollo del país.

El plan termina aquí pero Paloquemao es infinito.

Ahora que está lleno, feliz y contento continúe ese día o cualquier otro el tour por su cuenta, a su ritmo, haga mercado con más conocimiento sobre lo que compra y siga descubriendo porque esta es la plaza de mercado más importante de Bogotá.

¡Nos vemos en Paloquemao!

Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0396-(1) Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0393 Tour-de-la-fruta-paloquemao-civico0386

logos-civico-cierre simbolo separador

El tour de la fruta 

Organizado por 321 Colombia, el tour empieza desde la puerta del hotel, hostal o lugar de hospedaje, donde lo recogerán en un transporte privado.

Luego, lo llevan a la Plaza de Paloquemao para hacer un recorrido en el que podrá probar:

  • Alrededor de 15 frutas exóticas
  • Un shot de diferentes jugos, además escoger el que más te gusto y tomar uno completo.
  • Probar diferentes tipos de snacks colombianos.
  • Compañía de un traductor.
  • Un intermediador en tus compras.
  • Al final del tour te llevaremos de vuelta al mismo punto donde te recogimos

Duración del recorrido: 2 a 3 horas.
Valor: $150.000 y pagando con MasterPass $140.000. Incluye Seguro.

Recomendaciones:

  • Llevar ropa cómoda
  • Grupo mínimo 2 personas y máximo 6 personas.
  • Pagar con tarjeta de crédito MasterCard, Visa, American Express, Diners a través de Masterpass.

Conocer más y comprar la oferta

*Fotos: Andrés Elasmar – CÍVICO. 

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO. Escríbale a [email protected] Es @hellasmar en Twitter.
Publicado
diciembre 23, 2018

Otras noticias para mí