NOTICIA Foto: Daniela Hernández - CÍVICO

¡Ir es gratis! Visitamos el museo donde el erotismo es cosa seria

“Desprovisto de las connotaciones culturales, el erotismo es la manera perfectamente racional, pero irracional en la escogencia de su objeto, que tienen los humanos para transmitir y sentir atracciones, para gozar de su sensualidad y de su sexualidad”.

Álvaro Chaves Mendoza – tomado del libro ‘El Espíritu Erótico’.

El Museo de Arte Erótico Americano – MaReA (ver dirección) no es propiamente un museo, se trata de un espacio en un conjunto residencial del barrio Niza Córdoba, donde Fernando Guinard, un coleccionista, tiene expuestas piezas de varios artistas de reconocimiento nacional e internacional.

Las exposiciones no son aptas para mojigatos, en estas  el erotismo se muestra sin ningún tapujo, sin quitarle pelos a nada y sin escatimar en las posturas más intimas de la humanidad.

“Aquí queremos ‘desembrutecer’ a la gente, sensibilizarlos sobre el erotismo: algo que es inherente al ser humano”, explicó Guinard.

museo erótico - civico

Para entrar al museo no hay que pagar nada pero si debe ser de “mente abierta” como dicen por ahí. No vaya a resultar traumatizado por el exceso de falos que adornan la sala principal, ni por los cuadros de mujeres con sus partes íntimas expuestas de forma explícita.

Se trata de más de 250 piezas entre esculturas, pinturas y fotografías que adornan toda la casa, desde la habitación y oficina de estudio de Guinard, hasta el baño, donde una mujer vista desde una mirada subjetiva de seguro le interrumpirá sus necesidades más básicas.

Una de las curiosidades que podrá encontrar es la “sala del porno”, como le dice Guinard a una habitación en el segundo piso. Allí todo es más explícito: hay fotografías de sexo real y cuadros muy sugerentes con diversas posiciones sexuales.

En la sala, una esquina tiene a Ken, el novio de barbie, atado de manos en un tronco de madera. En frente, en una posición similar, aparece Freddie Mercury como en su canción I want to break free.

Para los que omiten la cultura pop, la casa les ofrece arte de artistas colombianos como Obregón, Alfredo Araujo, Mauricio Zequeda o Augusto Rendón; e internacionales como Emilia Castañeda, Marléne Bissón, Pablo Maire o Jim Amaral.

Obra de arte que más allá de retratar la figura humana y el sexo, hacen analogías con la guerra, la cultura, la música y otras temáticas, con el fin de dejar un mensaje y así diferenciarse de la pornografía.

museo arte erótico pintura civico

El primer museo de arte erótico de Latinoamérica nació en el año 2000 producto de la rebeldía de Fernando Guinard, quien como si fue la reencarnación del famoso pintor Paul Gauguin, dejó su vida en el sector financiero para dedicarse al arte y deconstruir prejuicios contra lo más natural de los seres humanos.

El Museo del sexo, como algunos lo conocen, tiene entrada libre y está abierto de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Guinard, quien vive con su mujer Emilce Rivera, prefieren que los invitados pidan una cita previa llamando o escribiendo al Whatsapp de los teléfonos  319 2930843 o 318 3269478.

“Aquí vienen muchos estudiantes, artistas, periodistas y amigos, quienes pueden comprar o aportar piezas a la colección”, señaló Guinard.

*Fotos: Daniela Hernández – CÍVICO

Lea más curiosidades de Bogotá

author photo
Gabriel Pabón
Periodista digital. En Twitter encuéntreme como @Gabrielpab y @gabopabon25 en Instagram
Publicado
junio 09, 2017

Comentarios

Otras noticias para mí