NOTICIA Foto: CÍVICO

La Rebeca: la primera dama desnuda de Bogotá que sigue firme

Lo último que supimos sobre La Rebeca era que había sido vandalizada vulgarmente por hinchas de fútbol, quienes no tuvieron problema en rayarla con marcadores, seguramente, sin tener idea de lo que esa estatua representa para la ciudad.

Verla en ese estado daban ganas de llorar. Además, no es el único monumento que ha sufrido por la ignorancia y falta de apropiación, el vandalismo es una de las principales causas del deterioro de los monumentos en Bogotá (junto a hongos y heces de palomas).

La Rebeca restaurada, de nuevo

El 23 de diciembre de 2015 , el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) entregó, una vez más, el monumento restaurado. Ya no tiene esos horrorosos rayones, pero tampoco conserva su blancura original.

A lo largo de sus 89 años La Rebeca ha sufrido de diferentes maneras, primero vivió el rechazo de una sociedad puritana, le llegaron a lanzar tomates, ha sido apedreada, trasteada, grafiteada, ha sido tomada como baño público y olvidada.

María Alejandra Malagón, coordinadora de monumentos en el espacio público del IDPC, comentó que La Rebeca apareció en el documental “Agarrando pueblo” de Luis Ospina, y que en una de las escenas muestran como habitantes de la calle la estaban dañando. También menciona la historia de un futbolista que cuando perdía, tenía como ritual irse a bañar a La Rebeca.

15 datos históricos para conocer a La Rebeca

En CÍVICO le contamos 15 datos para que conozca un poco más sobre la importancia, los ires y venires de esta dama desnuda que clama para no sucumbir en las calles de Bogotá.

1- La obra fue hecha en 1926 por la Marmolería Tito Richi y (en ese entonces costó 500 pesos) y está compuesta por dos piezas: la mujer y la fuente de Neptuno. La estatua viajó de París a Bogotá.

2- Se convirtió en el primer desnudo en el espacio público de carácter religioso en Bogotá. Por un lado es una alusión al dios griego Poseidón y por el otro, en la biblia es la esposa de Isaac. Imagínese el escándalo en la década del veinte, una mujer con los senos descubiertos ¡un demonio! y una tentación de los hombres. Para los religiosos era una vergüenza que no se podía ver.

3- Estuvo en el Parque Centenario (hoy, el de la Independencia), el primer parque que tuvo Bogotá. Estuvo en la parte que se eliminó para darle paso a la construcción de la calle 26 (hoy tratan de reconstruir parte de ello con el Parque Bicentenario).

Foto: Gustavo Prieto Gordilo ‎Fotos Anttiguas Bogotá-Facebook

Foto: Gustavo Prieto Gordilo ‎Fotos Anttiguas Bogotá-Facebook

4- El 19 de julio de 1926, la Rebeca fue emplazada en la fuente central del Parque del Centenario en un evento nocturno al que asistieron el presidente Pedro Nel Ospina y el ministro de Obras Públicas, Laureano Gómez.

5-Por error, un periodista de El Espectador le atribuyó la obra a Roberto Henao Buriticá. Dato que pasó de una publicación a otra por casi 50 años. En 2012 el mismo periódico contó la verdad sobre La Rebeca, gracias a la investigación de la periodista Juanita Monsalve.

6-  En total, se ha trasladado tres veces, la última fue en 1999.

7- Según la historia oficial de la escultura, proporcionada por el IDPC,  La Rebeca “pierde su nariz debido al balazo de un ebrio o al constante vandalismo ocasionado por parte de los habitantes de la calle, o al parecer por parte de un joven enamorado que en un acto de celos arremetió contra ella al ver que otros habitantes de la calle también la frecuentaban e intimidaban con ella”.

Foto: Ramiro Bernal‎. Fotos Antiguas de Bogotá (FAB)- Facebook

Foto: Ramiro Bernal‎. Fotos Antiguas de Bogotá (FAB)- Facebook

8- Existe una copia. “La otra Rebeca” fue donada en 2002 al Museo Nacional por Beatriz Kopp Dávila a nombre de su antepasado Leopoldo Kopp (el mismo de la cervecería Bavaria, los masones y al que le susurran en el cementerio central).

9- Es una de las esculturas más intervenidas de Bogotá, lleva 15 en toda su historia y dos desde que el IDPC está a cargo de ella. La última intervención costó 30 millones de pesos. Sin embargo, no es el monumento con mayor número de intervenciones, hay otro que “le gana”.

10- A su delicada nariz “siempre se le ponía en resina. Nosotros la mandamos a tallar en mármol por el experto Teófilo Hernández, con más de 40 años de experiencia”, aseguró Malagón.

11- Por un tiempo la pileta estuvo vacía pero vieron que se necesitaba el agua para protegerla. “Le volvimos a poner agua, porque así la gente casi no se mete a tocarla”, comentó Malagón.

Foto: CÍVICO

Foto: CÍVICO

12- Sin embargo, según la directora del IDPC, María Eugenia Martínez, “es insólito que el Acueducto quiera cobrar 50 millones de pesos anuales por las fuentes de cada monumento”.

13-En 2015 fue rayada por hinchas de Millonarios y según la directora del IDPC, “fue un trabajo riguroso, aunque no pudimos quitarle algunos rayones del equipo Millonarios del brazo“.

14-La escultura está elaborada en mármol (de carrara) puro es completamente blanco, según los datos históricos. Pero si se da una vuelta por la calle 26 con carrera décima, podrá ver que ella no yo reluce su blanco mármol, a causa del deterioro y los intentos de protegerla.

15-Desde hace cuatro su potestad quedó a cargo  del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, pues antes era del IDU.

Foto: CÍVICO

Foto: CÍVICO

Si desea ver fotos antiguas de La Rebeca, consulte el catálogo en línea de Gumersindo Cuellar, uno de fotógrafos más prolíferos de la historia de Bogotá.

El IDPC está realizando una rigurosa tarea, no solo con La Rebeca, sino con todos las más de 550 obras del inventario de monumentos de Bogotá.

Sin embargo, desde el IDPC, recomiendan que se traslade  a un espacio cerrado y que se coloque una réplica en el futuro, así como recibir mantenimiento cada dos años, aunque también quieren que ” los bogotanos se reapropien de la obra” y la cuiden.

“La Rebeca hace parte de una metodología que dejamos para la intervención de los monumentos. Ojalá la próxima alcaldía lo continúe”, concluyó la directora del IDPC.

*Reportería: Gabriel Pabón

Lea más historias de Bogotá

author photo
Sandra Defelipe
Rola con toda, y parte de CÍVICO hasta el 2015, ahora es colaboradora desde la distancia. Ha pasado por EnterCO y Hangouts de Periodismo. Actualmente recuerda a Bogotá desde Salvador de Bahía, Brasil: ''Paticortica' pero de muchos pasos, me encanta caminar por Bogotá, mejor si está gris y con pinta de llover, rolo que se respete no le gusta el calor.
Publicado
diciembre 29, 2015

Otras noticias para mí