NOTICIA Foto: cortesía Gonzalo Sánchez

La última casita de Bogotá está en un paraíso

¿Cómo se imagina el paraíso? Hay un lugar en Bogotá donde las aguas fluyen inmaculadas, el aire es puro, la tierra es fértil y se respira una tranquilidad imperturbable.

Sí, el páramo de Sumapaz es el patio trasero de la ‘Casita Feliz’, la última vivienda de Bogotá ubicada a 20 kilómetros de la iglesia fundacional de Usme.

Gonzalo Sánchez es uno de los cofundadores de la vivienda, que está rodeada por espectaculares miradores, cascadas, senderos ancestrales, cementerios muiscas, frailejones y toda una fábrica de agua de la que se sacian el 20% de los capitalinos.

“Los bogotanos no saben lo que tienen —ojalá nunca lo pierdan—.  Este es un edén a pocos minutos de la capital”, expresaba Sánchez mientras comenzaba una emocionante caminata desde la vereda Curubital.

CÍVICO le cuenta todo lo que se puede hacer acá: comer delicias campesinas, ecoturismo y hasta camping con la Vía Láctea de panorámica.

ultima casa de Bogotá páramo de Sumapaz cortesia Gonzalo Sánchez 22

El plan de un día o una noche

El “camino de la felicidad”, como le llama su dueño, le ofrece un montón de opciones para disfrutar de la belleza ‘paramuna’.

La primera, bien temprano, es disfrutar un desayuno campesino, hacer la caminata a los lugares turísticos (cascadas, piedras, miradores), almorzar trucha local y descansar alejado del caos citadino. Este plan cuesta $70.000, también incluye transporte y guía local.

Sí lo suyo es acampar, ver las estrellas  y disfrutar de la panorámica de Bogotá, la noche en la Casita Feliz tiene un costo de $25.000. Debe llevar la carpa y si va en grupo le saldrá más barato.

Mire en estas fotografías todo lo que puede gozar en una velada en el páramo de Sumapaz.

Para reservar alguno de los planes en la Casita Feliz, llame o escriba al Whatsapp del teléfono 310 2095857.

Es inolvidable

Ver la inmensidad del páramo de Sumapaz le hará olvidar todo, lo desconectará de sus problemas y preocupaciones —sobre todo del Whatsapp—. Solo escuchará el sonido de las cascadas, las aves y la vegetación nativa.

Si usted es lector, puede ‘digerirse’ un libro en este increíble lugar.

En las siguientes imágenes puede ver la grata experiencia que le espera en la última casita de Bogotá.


¿Cómo llegar?

Lo pueden recoger en dos puntos. En la iglesia de Usme pueblo (ver ubicación) o en la vereda Curubital.

Para llegar en TransMilenio a la iglesia debe ir hasta el Portal de Usme y de allí subir al alimentador que dice ‘Usme – Centro’.

Si va en carro, siga por la avenida de la iglesia hasta la vereda Curubital (cualquier habitante de la zona lo guía con facilidad).

El sueño

El proyecto de Javier Molano y Gonzalo Sanchéz tiene como fin que la ‘Casita Feliz’ sea un laboratorio donde el Instituto Humbolt, el Jardín Botánico y la CAR estudien y así protejan el páramo más grande del mundo, que pertenece en una gran extensión a los bogotanos.

“Queremos traer colegios, darles a conocer a las personas este privilegio. Para eso, estamos planeando reforestar agua. Como lo oye, plantar un frailejón es aportar a esta fábrica de agua. Se necesitarán muchos voluntarios”, explicó Sánchez.

*Fotos: Gonzalo Sánchez, Gabriel Pabón y Lizzeth Campos

Conozca más lugares para una Vida Activa en Bogotá

author photo
CÍVICO Bogotá
le cuenta los mejores temas de la ciudad para que la viva mejor. Sorpréndase con todo lo que tiene. Escríbanos a [email protected] y síganos en Twitter como @civicobogota. Descargue nuestra app en: civico.com/bogota/tour
Publicado
enero 18, 2018

Otras noticias para mí