NOTICIA Trancón infeliz. Foto: Carlos Felipe Pardo - Flickr

Los mejores pueblos para vivir afuera, pero cerca de Bogotá

Comprar vivienda en Bogotá se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos. No todos tienen una ‘millonada’ bajo el colchón para pagar de una la casa de sus sueños, otros están endeudados y acceder a los créditos hipotecarios puede ser complicado. Ya sea por dinero o por preferencias personales, es usual ver cómo los pueblos de la sabana están en la mira de los bogotanos.

(Le contamos por qué tener casa propia en Bogotá es tan costoso)

La parte económica varía dependiendo de lo que quiera, puede ser una casa o un apartamento, en el centro del pueblo o en una vereda. Lo mejor que puede hacer es prepararse un día para salir de paseo sabanero a buscar la mejor opción, aunque sí hay uno que otro más caro.

Hablamos con Carolina Ariza, funcionaria de avalúos de la Inmobiliaria Cundinamarquesa,quien nos dijo que si quiere hacerse a una,”Tenjo y Tabio están iguales. Así como Chía, Cajicá, Facatativá, Funza y Mosquera tiene precios parecidos”.

También nos contó que en los últimos tres se han venido encareciendo a causa de la demanda, los cambios de POT y las construcciones de conjuntos residenciales.

CÍVICO hizo una selección de los mejores pueblos para vivir afuera de Bogotá. Así que conózcalos, porque puede ser la opción que está buscando para comprar casa.

Chía

Chía se llenó. Foto: Éricka Duarte

Chía se llenó. Foto: Éricka Duarte

Municipios como Chía comenzaron hace años a ser poblados por las personas de Bogotá, hay urbanizaciones en cada esquina, ha crecido tanto que ya está más cerca de la ciudad, es como un barrio lejano, exclusivo y caro al norte. Aunque sigue siendo una opción para los que se quieren alejar pero conservando una vida activa y social, ya que Chía es uno de los municipios más completos por su oferta turística, gastronómica y de rumba.

Es el único municipio cercano a Bogotá con centros comerciales y cines. Entre ellos está Centro Chía, que ha sido remodelado pero sigue conservando su parque con lago para los niños (aunque era más bonito cuando estaban las vacas y uno veía como las ordeñaban), y sobre la Avenida Pradilla está Plaza Mayor.

Si sigue la vía hacia Cajicá verá que se están construyendo uno nuevo y hay varias bahías comerciales con tiendas de reconocidas marcas.

Tienen a Andrés Carne de Res y hacia el lado de Cota está la vereda Riofrío, donde puede encontrar casas en la montaña un poco más alejadas de la actividad del pueblo.

La seguridad es como en cualquier otro lado. Hay zonas más tranquilas y otras con las que es mejor andar con precaución.

Un poco más al norte está Cajicá

Vecino de Chía también le quedarán cerca los centros comerciales. Como atractivo turístico está la estación del tren de la sabana (que pasa por allá). El centro del pueblo es un poco caótico La vía principal que atraviesa el municipio es congestionada por buses (aunque también hay una variante), pero si se ubica en los alrededores encontrará un paisaje realmente bello, ya sea en la montaña o en el terreno plano.

Regresando a la zona del Puente del Común (Universidad de La Sabana) y siguiendo derecho como quien va  hacia Boyacá, tiene un par de opciones: Briceño, que está rodeada por condominios, Sopo y Tocancipá (los que siguen ya son muy lejos). Lo más rico de vivir por allá es la autopista, tres carriles de ida y tres de vuelta, andar por ahí es muy bueno. Sobre todo si uno vive entre trancones de Bogotá, gozar de tres carriles será todo un desahogo.

En este ‘vecindario’ está el Parque Jaime Duque, el Autódromo de Tocancipá y en Sopó se practican muchos deportes extremos. ¡Ah! y también está la sede de Aplina para comer postres.

El lío de todos los anteriores es en el embudo de la entrada y salida de Bogotá, desde la Universidad de La Sabana hasta el Portal del Norte. Es trancón seguro y tenga en cuenta que hay peaje de salida.

Hacia el Occidente

Están Tenjo, Tabio y Cota principalmente (sí, hay más). Los primeros dos están un poco escondidos entre montañas, por un lado el cerro Majui y por el otro Juaica, en el valle están los pueblos que hasta ahora están comenzando a crecer, aunque la vía que comunica no lo demuestra.

Tenjo desde la vía de la Valvanera- Foto: CÍVICO

Tenjo desde la vía de la Valvanera- Foto: CÍVICO

La carretera es de un solo carril y llena de huecos, actualmente está en obra y no tiene peaje, pero el precio del pasaje es de los más caros de los alrededores. Si quiere economía, piénselo. Solo a Tenjo el pasaje vale $3.900, si va y vuelve tiene que gastar en TransMilenio mas o menos $11.400 diarios. (A Tabio y Cajicá vale más).

El casco urbano de Tenjo es pequeño y pintoresco, las casas son antiguas, con techo de paja, un templo colonial y el mercado dominical de artesanías. Eso sí, es un municipio sin desempleo, y que tiene muchos programas educativos, deportivos y culturales gratuitos. Y comparte con Tabio el cerro de Juaica, muy famoso por el avistamiento de OVNIS.

Aunque si le gusta la vida social y la actividad, Tenjo no es la opción, allá se “acuestan a dormir con las gallinas”, muy temprano. A las 10 de la noche ya no encuentra un negocio abierto.

Para buscar casa, es mejor que lo haga en las veredas que ofrecen paisajes para todos los gustos.

Tabio es más cultural, lleno de tiendas de artesanías y muchos ‘hippies’. El centro del pueblo es muy bonito, con calles en piedra y tiendas de postres en casa esquina (son los más ricos, se lo aseguro). También tienen termales, el minimercado D1 (de lo más barato para mercar) y lugares más bohemios como ‘Café y guitarra’ donde se hacen tertulias, escuchando música en vivo y comida típica.

Ermita de Santa Bárbara en Tabio. Foto: Wilmermg- Wikimedia Commons

Ermita de Santa Bárbara en Tabio. Foto: Wilmermg- Wikimedia Commons

Ambos pueblos son muy tranquilos y seguros. Claro, también se presentan robos pero son casos excepcionales. Al ser pueblos pequeños la mayoría de gente se conoce y se ayuda.

Y Cota, como dato curioso, es un pueblo que no tiene plaza cuadrada como todos los demás. Es un octágono y la vía principal atraviesa la plaza. Es un punto de paso para quienes van hacia Chía y tienentres opciones de transporte hacia Bogotá. Entrando por el norte (Cota- Chía- Portal Norte), por Suba (aunque cuando llueve siempre se inunda y cierran la vía), o por la Calle 80. En planes y eso, es como intermedio. No es tan prendido como Chía, pero no tan pasivo como Tenjo.

Por la Calle 13 o por Siberia a la izquierda

Se encuentran Funza, Mosquera, Faca e incluso Madrid. Están cerca el uno del otro y están en crecimiento constante. Tal vez entrar y salir de Bogotá por la Calle 13 es cansón (por el tráfico pesado), pero es una opción muy útil para quienes trabajan por Puente Aranda.

Faca tiene mucho comercio, encuentra de todo y a buenos precios. No es necesario ir a San Andresito en Bogotá.

La zona de la Calle 80 está convirtiéndose en otra Calle 13, llena de tráfico, industria y mucho movimiento en general. Se forman trancones saliendo de Bogotá hacia las seis de la mañana, porque hay muchas rutas de colegios hacia Tenjo, Cota y Chía en horas de la tarde cuando la gente vuelve a la ciudad. Si se va a vivir a uno de esos pueblos usted estaría del otro lado, mientras todos entran usted sale.

Haga cuentas, péguese el paseo y busque la vivienda que quiere y encuentre el pueblo apto para sus gustos. No se preocupe por el viaje diario, al final uno se acostumbra y vale la pena por una buena noche de descanso sin pitos ni sirenas.

Lea más noticias de Bogotá

author photo
Sandra Defelipe
Rola con toda, y parte de CÍVICO hasta el 2015, ahora es colaboradora desde la distancia. Ha pasado por EnterCO y Hangouts de Periodismo. Actualmente recuerda a Bogotá desde Salvador de Bahía, Brasil: ''Paticortica' pero de muchos pasos, me encanta caminar por Bogotá, mejor si está gris y con pinta de llover, rolo que se respete no le gusta el calor.
Publicado
enero 21, 2017