NOTICIA Foto: Pedro Felipe-Wikimedia Commons

Los palacios de Bogotá que no son de princesas pero sí de uno que otro sapo

Por definición los palacios son lugares suntuosos para ser la morada de reyes, o grandes personajes.

Bogotá no es la excepción para esta arquitectura propia de la época colonial, de la incidencia y costumbres que trajeron consigo los españoles y que hoy siguen erguidos en las calles del centro histórico de nuestra ciudad.

Sus habitantes iniciales fueron personajes como los virreyes españoles, pero actualmente funcionan como oficinas, la Alcaldía, la Presidencia, la Cancillería, entre otros.

La Secretaría de cultura, recreación y deporte, junto al Instituto de turismo tienen toda la información detallada de cada una de estas bellezas de la arquitectura, y les contamos un poco sobre ellas.

Se destaca que la mayoría están en Plaza de Bolívar, o Mayor que fue fundada por el español Sebastián de Belalcázar el 27 de abril de 1539. Así como la relación con la iglesia de la mayoría de estos palacios.

Plaza de Bolívar, años 50. Foto: Fotos Antiguas Bogotá- Facebook

Plaza de Bolívar, años 50. Foto: Fotos Antiguas Bogotá- Facebook

El Palacio de San Carlos

El más antiguo que podemos encontrar es el Palacio de San Carlos, que se construyó a finales del siglo dieciséis, se estima que al rededor de 1580, fue sede de la Presidencia y ahora es la Cancillería.

Esta mansión fue construída con piedras de las canteras de la sabana y vigas traídas de la selva. Inicialmente era una residencia privada, pero el 18 de octubre de 1605  el Arzobispo de Santafé, fray Bartolomé Lobo Guerrero lo compró, y lo convirtió en un seminario de Jesuitas.

Después, el 7 de enero de 1777 se convirtió en la primera sede de la Biblioteca Pública Real de Santafé. En 1783 una parte del edificio se destinó para Cuartel del Batallón Auxiliar y para 1824 Simón Bolívar, lo reinauguró como el Palacio Presidencia. Desde 1908 pasó a ser la sede de la Cancillería ó Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pero en 1954 el General Gustavo Rojas Pinilla, lo puso de nuevo como sede presidencial, hasta que finalmente en 1979 volvió a ser la Cancillería.

Foto: Pedro Felipe- Wikimedia Commons

Foto: Pedro Felipe- Wikimedia Commons

El Palacio de Nariño

No necesita presentación, sin duda es el más conocido, no solo de la ciudad sino del país. Fue construido entre 1806 y 1808  en tierras que le pertenecían a la familia del prócer Antonio Nariño. La casa que había antes era de su padre, y de hecho allí nació Antonio.

Con el paso de los años la casa fue propiedad de varias personas, pero en 1885 el presidente Rafael Núñez la compró y la convirtió en el palacio presidencial.

Se construyó entre 1806 y 1808 y antiguamente fue llamado “el palacio de la Carrera”, según cuenta la historia oficial. Y si quiere puede tomar un recorrido guiado, solo debe inscribirse en la página de la Presidencia.

El Rafael Reyes hizo una remodelación en 1906 al Palacio, le extendió el predio hasta la carrera octava, hizo que le agregaran el segundo piso, así como nuevos salones y la mejora de la fachada

Luego, en 1947 se volvió a remodelar durante el gobierno de Alfonso López Michelsen. Se decidió conservar la fachada original de la casa donde nació Antonio Nariño sobre la Carrera Séptima y su estructura interna. Sin embargo, se rediseñaron otros espacios como los jardines que se unen al Observatorio Astronómico y la plaza de armas.

Dato adicional, el Observatorio Astronómico fue el primero construido en Latinoamérica y actualmente hace parte del conjunto de edificaciones del Palacio de Nariño, luego de casi 180 años de servicio.

Fue construido en 1803 en pleno auge de la Expedición Botánica y fue inaugurado en 1804 por por Francisco José de Caldas. Para quienes no lo conocen, es un declarado Monumento Nacional de Colombia.

Foto: Juanjo70000- Wikimedia Commons

Foto: Juanjo70000- Wikimedia Commons

El Palacio Cardenalicio

Está a la diestra de la Catedral Primada y se construyó en 1953. Sirvió como residencia, sede de la Aduana Real, prisión y despacho en la época de la reconquista, del “Pacificador” Pablo Morillo y del Virrey Juan Sámano.

En ese lugar se firmaron las sentencias de muerte contra numerosos patriotas y frente a sus ventanas se fusilaron a muchos de ellos, como a Policarpa Salavarrieta y su novio Alejo Sabaraín, Manuel Rodríguez Torres, Antonio Baraya y el conde Felipe de Valencia.

Foto: Racso (Oscar Fernando Gómez) - Wikimedia Commons

Foto: Racso (Oscar Fernando Gómez) – Wikimedia Commons

El Palacio de San Francisco

Está ubicado en la avenida Jiménez con Alberto Lleras Camargo ( o sea la séptima, por si no conoce los otros nombres de las calles bogotanas).

La construcción del palacio inició en  1917 y terminó en 1933, para convertirse en las oficinas de la Gobernación de Cundinamarca. Este palacio reemplazó a un convento que se deterioró después de un temblor en 1917.

Para entender el nombre, hay que recordar que Bogotá se dividía según la orden religiosa de la zona. Desde el siglo dieciséis, la orden de San Francisco se localizó en el cruce de la Calle Real y el Río San Francisco, de ahí el nombre.

Durante el Bogotazo, ese 9 de abril de 1948, que estalló a solo media cuadra, dicen que la fachada del Palacio San Francisco, quedó intacta a pesar del incendio que hubo dentro.

Foto: Martinduquea- Wikimedia Commons

Foto: Martinduquea- Wikimedia Commons

El Palacio de Justicia

Es el símbolo del poder judicial de Colombia y allí se encuentran todas las oficinas  esta rama. Aunque bien podría ser también el palacio de la injusticia.

La sede de la rama judicial ha pasado por diferentes edificios, primero estuvo en la calle 11 con carrera sexta, pero fue destruido en el Bogotazo. Luego se ubicó en la Plaza de Bolívar, donde fue destruido en la toma y retoma del palacio de 1985.

Por eso, los magistrados trabajaron en las instalaciones del Banco de la República, luego en el edificio del Banco de Crédito  y luego en un edificio del norte, hasta que se inauguró el nuevo Palacio de Justicia.

Foto: Kamilokardona- Wikimedia Commons

Foto: Kamilokardona- Wikimedia Commons

El Palacio Liévano

En el costado occidental de la Plaza de Bolívar, es la sede de la Alcaldía Mayor de Bogotá. En esa misma zona hubo otras instituciones de gobierno como el Cabildo Mayor de Santafé, el Archivo de los Regidores y el Despacho y Palacio Virreinal.

Pero el terremoto de 1827 destruyó la gran mayoría. Se dio paso al nuevo edificio conocido como Galerías Arrubla, que sirvió para establecimientos comerciales, aunque en 1900 fueron consumidos por un incendio.

Se optó por construir la actual edificación del Palacio Liévano, de estilo francés y fue inaugurado en 1905.

Foto: Pedro Felipe- Wikimedia Commons

Foto: Pedro Felipe- Wikimedia Commons

El Palacio Echeverry

El terreno pertenecía al Convento de Santa Clara y lleva este nombre porque el promotor fue Gabriel Echeverry, que encargó este complejo de cuatro casas para que ellas vivieran sus hijos. Y así fue inicialmente.

El diseño fue del francés Gastón Lelarge y se construyó, al estilo del renacimiento, entre 1900 y 1914. Es actualmente la casa del Ministerio de Cultura.

Foto: Martinduquea- Wikipedia

Foto: Martinduquea- Wikipedia

Lea más noticias de Bogotá y descubra los mejores lugares de la ciudad descargando el app de CÍVICO.

author photo
CÍVICO Bogotá
le cuenta los mejores temas de la ciudad para que la viva mejor. Sorpréndase con todo lo que tiene. Escríbanos a [email protected] y síganos en Twitter como @civicobogota. Descargue nuestra app en: civico.com/bogota/tour
Publicado
enero 31, 2018

Otras noticias para mí