NOTICIA Foto: PYLmom- Flickr

¿Canes agresivos? No más 'estereoperros' ni discriminación de razas

Tal vez sería mejor que le dieramos bozal a ‘los animales de dos patas’ que realmente son peligrosos para la sociedad, ¿pero estigmatizar a un perro por su raza?, ¿de verdad hay que discriminar a los denominados ‘perros potencialmente peligrosos’? (El único Pitbull desagradable es un tal ‘cantante’).

Es cierto, han existido ataques de perros a humanos, de perros a perros, pero también de humanos a perros, gatos, caballos, toros, y muchos animales. Pero satanizar y marcar a estas razas es algo ilógico. Queremos romper los estereotipos de los perros, los ‘estereoperros’.

Los french puddle también muerden, pero como parecen un copito de algodón entonces no pasa nada. Pero los american staffordshire terrier, bullmastiff, dóberman, dogo argentino, dogo de Burdeos, fila brasileiro, mastín napolitano, pitbull terrier, american pitbull terrier, ‘de presa canario’, rottweiler, staffordshire terrier, tosa japonés (con cruces), quedaron por siempre señalados ‘gracias’ a la ley 746 de 2002.

“Es el humano es el que le desarrolla esos comportamientos. Esa denominación de perros potencialmente peligrosos, está muy mal hecha, debería ser la de ‘dueños potencialmente peligrosos'”, dice Diana Vergara, feliz compañera de ‘Açai’ una perrita pitbull.

Recomienda que antes de cualquier cosa “deben observar bien quiénes son los dueños en vez de juzgar al perro. Así como tu educas a un niño así mismo educas a un perro, el problema no es la raza ni mucho menos el perro, el problema es el idiota que tiene el perro“. Por eso se aplaude la firma de la política pública Distrital De Protección y bienestar animal.

Camilo Antivar, de AnimaNaturalis, dijo que no tienen una cifra exacta de agresiones, “sin embargo, según la Defensoría del Pueblo hay una cifra de 10.2000 denuncias por ataques de perros a humanos en un periodo de 15 meses”.

Pero en cuanto a los dueños no es mucho lo que se dice. “Actualmente las sanciones impuestas a maltratadores no son coherentes con los niveles de daños causados a un animal (que pueden llegar a ser sacrificados)”, agregó Antivar.

Foto: starsandspirals- Flickr

Foto: starsandspirals- Flickr

¿Nace o se hace?

La misma ley dice que los menores de edad “no pueden ser propietarios de los ejemplares caninos señalados”, lo cual es bien irónico porque expertos han recomendado a los pitbull precisamente para el cuidado de niños, pues también se les conocía como ‘el perro niñera’.

Es como la discusión eterna de si alguien nace malo, o se vuelve malo. Sencillamente no hay razas peligrosas por genética. Por ahí dicen que es una cuestión de sentido común (pero ese es el menos común de los sentidos), y también lo dicen los que saben.

Un estudio de la Universidad Nacional concluyó que “no hay razas caninas peligrosas, pues la agresividad es una reacción natural en todas las especies, que les permite competir por los recursos”.

Dice también que “cualquier raza presenta un instinto agresivo, pero este se puede modificar mediante la educación. Enseñarle a un can a ser agresivo o completamente pacífico es posible, a través de diferentes técnicas de entrenamiento”, entonces de quién vendría siendo la culpa, sí, del dueño.

En un estudio liderado por el profesor Enrique Zerda, del Departamento de Biología de la Universidad Nacional, se presentó el caso de un golden agresivo, porque se trataba de un animal que no tuvo socialización, permanecía encerrado y amarrado en un patio pequeño, lo que lo convirtió en un perro furioso que atacaba por miedo.

Pero el golden no está en  las razas potencialmente peligrosas de la mencionada ley.

Son fortachones

Su apariencia es intimidante para muchas personas, y claramente tienen mucha fuerza. Por eso el consejo es educación tanto para los perros como para las personas. Que los niños  jueguen con respeto y cuidado hacia el animal, porque a veces ellos no controlan la fuerza con la que interactúan. Si el niño le jala la cola o las orejas, puede generar una reacción de defensa en la mascota.

Juan Carlos Quevedo, entrenador de perros, coincide en que todo depende de la forma en que se eduque el perro. Si es cierto que son perros más grandes y “por ser más musculosos tienen tendencia a ser más activos, pero tienen que canalizar su potencial positivamente”. Si un perro está encerrado todo el día, pues se llena, se llena hasta que estalla, como mordiendo los muebles.

Póngase en las patas del perro, ellos no tiene Whastapp o Facebook: “el perro no se distrae con esas cosas, hay que sacarlo a socializar. Pedirle a un perro que se quede quieto o calmado, cuando ha estado encerrado todo el día, es ilógico. Además, la agresividad es un condicionamiento a raíz de las experiencias”.

Por eso llene a su perro de buenas vivencias y seguro no tendrá problemas. En conclusión, dedíquele tiempo. Sáquelo a hacer ejercicio, que haga amigos tanto caninos como humanos.

A veces los humanos pecan por que son “muy egocéntricos y no quiere dedicarle tiempo a otros. A uno como entrenador le duele que no atiendan al perro como es”, dice Quevedo.

No estigmatice, no maltrate

Foto: Heather Katsoulis- Flickr

Foto: Heather Katsoulis- Flickr

Es que un animal se puede volver agresivo, no solo por un entrenamiento puntual, sino por olvido. A un perro hay que consentirlo, quererlo, jugar con él, cuidarlo en todos los sentidos, dedicarle tiempo, estar pendiente de él, porque ellos también se estresan, y al final pueden generar conductas agresivas. Pero de nuevo, por culpa del dueño.

El maltrato no es solamente físico, según la Asociación defensora de animales y medio ambiente (ADA), estos son algunos ejemplos de maltrato cotidiano:

  • Animales amarrados en patios, en terrazas o dejados en la calle, siendo víctimas de los cambios de clima.
  • Mascotas castigadas en forma inadecuada causándoles heridas profundas o la muerte.
  • Mascotas usadas como juguetes por niños que los maltratan sin que este comportamiento sea corregido por adultos.
  • Animales a los que se expone al corte de cola u orejas que les causa dificultades para expresarse, puesto que estos son sus medios de comunicación.
  • Maltrato realizado por parte de paseadores y entrenadores o en guarderías.
  • Acoso a mascotas en propiedad horizontal que incluso son víctimas de envenenamientos.
  • Abandono de animales que al ser inexpertos en la calle sufren atropellos de toda clase y que además sufren la decepción de no tener el calor de un hogar y la compañía a la que estaban acostumbrados.
  • Explotación en crianza, por la cual las hembras están expuestas a tener embarazos y partos sucesivos como máquinas de producción y sus cachorros son separados de ellas sin cumplir el mínimo de edad adecuada para su desarrollo físico y emocional.
  • Venta de animales en vías públicas, a los que se les tintura el pelo, se les droga y se les mantiene sin comida y agua
  • Animales callejeros que son víctimas de diversos actos de violencia provocada por personas intolerantes: golpes, quemaduras, envenenamiento, cortes, mutilaciones, etc.
  • Hembras que son víctimas de violación por parte de desadaptados.
  • Animales usados por diversas sectas religiosas y/o malignas en ritos, en los cuales son desollados o desangrados vivos.
  • Perros de razas peligrosas entrenados o animales callejeros maltratados de forma despiadada por pandillas para amedrentar a los ciudadanos.

Hay cientos de personas que diariamente hacen de todo para protegerlos, conozca a los que se ponen ‘la 10’ en protección animal.

“Estamos absolutamente seguros que es una clasificación errónea y que no hace de ninguna justicia a la verdadera naturaleza de algunas razas caninas. El comportamiento del perro se determina desde la crianza, y si esta se hace desde la violencia potenciando comportamientos agresivos, el único responsable sera su tenedor.”, concluyó Camilo Antivar.

Lea más noticias de Bogotá y encuentre todo lo que necesita para su amigo de cuatro patas descargando el app de CÍVICO.

author photo
Sandra Defelipe
Rola con toda, y parte de CÍVICO hasta el 2015, ahora es colaboradora desde la distancia. Ha pasado por EnterCO y Hangouts de Periodismo. Actualmente recuerda a Bogotá desde Salvador de Bahía, Brasil: ''Paticortica' pero de muchos pasos, me encanta caminar por Bogotá, mejor si está gris y con pinta de llover, rolo que se respete no le gusta el calor.
Publicado
julio 08, 2015