NOTICIA El producto estrella de La Moniquireña.

Los 'reyes del bocadillo' son un negocio CÍVICO en Paloquemao

5ced4ee32f41f34f490000c7
oferta

Sellante para pisos de 3.8 litros por $38.000

Hoy y Mañana

Crecer al lado de una fábrica de bocadillo tiene sus ventajas. Por ejemplo, todas las enseñanzas llegan con olor a guayaba y luego sirven para ganarle a la competencia.

Jonathan Pinzón Moreno aprendió del tema y hoy atiende La Moniquireña en la Plaza de Paloquemao, el negocio experto en dulces de su familia, que lleva 36 años vendiendo postres y confites, cuyo producto estrella es, ya adivinaron, el bocadillo.

La Moniquireña en Paloquemao. Foto: Andrés Elasmar.

Aunque en semana santa no es que el consumo de este producto en Colombia se triplique como el del pescado (ya quisiera Jonathan), este local es muy fuerte durante todo el año porque ofrece a sus clientes, en su mayoría comercios minoristas, precios “más competitivos” (más bajos) que el de sus vecinos.

La pelea por atraer a los dulceros es fuerte. “Hay mucha competencia por precios, y es así todo el año, sobre todo en temporadas”, dice Jonathan al medir las ventajas y retos de trabajar en Paloquemao.

“Básicamente nos diferenciamos en calidad del servicio”, explica “(…), nos esforzamos en la atención al cliente”. 

La Moniquireña en Paloquemao. Foto: Andrés Elasmar.

Jonathan atendiendo La Moniquireña en Paloquemao.

Si bien venden hay cajas de bocadillo veleño desde ·5.000 hasta $10.000 (estas con 36 unidades), y lonjas que se venden por peso y tamaño, la lucha no es solo por el ‘veleño’, pues la plaza se presta para todo tipo de clientes.

La Moniquireña, por ejemplo, mueve mucho “la marca Jet, pues como vienen extranjeros siempre, les encanta (…), así como los dulces de café y los masticables de fruta, con sabor a crema de yogur”, explica su propietario. 

En esa frase está tanto la tradición como la innovación de casi tres décadas de conocimiento del mercado, algo que hoy le permite a Jonathan y a su familia ofrecer pagos electrónicos en su tienda, a través de CÍVICO Pay.

Para Jonathan esta es una transformación muy importante a la que tendrán que adaptarse tanto los comercios como los consumidores de la Plaza de Paloquemao, pues todavía hacen la mayoría de sus compras en efectivo.

“CÍVICO es excelente porque nos ofrece una ventana al mundo y en el tema de las tarjetas hace que uno sea más eficiente y esté a los ojos de todos”, dice Jonathan.

Este joven, que respondió a las preguntas corriendo de la caja al mostrador, atendiendo clientes en medio del ajetreo, quiere que todos estos avances lo ayuden a expandirse muy pronto en la plaza, pues ya es tiempo de crecer y de que sus productos lleguen a más personas.

La Moniquireña en Paloquemao. Foto: Andrés Elasmar.

El tradicional Sabajón Apolo.

La Moniquireña en Paloquemao. Foto: Andrés Elasmar.

frontal-la-moniquireña

Por ahora, si le gusta el dulce tanto como a estos moniquireños, pásese por La Moniquireña no solo por el bocadillo, sino para comprar licores, chocolates, paquetes, tortas y otras delicias a buenos precios, pues si la competencia está dura, esta también es dulce para el consumidor.

Gomitas, chocorramos, chocolates Ferrero y muchos otros productos de grandes marcas los encuentra pasándose por La Moniquireña, local 80-308.

logos-civico-cierre simbolo separador

Paga sin billetes

*La Moniquireña es un comercio aliado de CÍVICO para recibir pagos electrónicos en su local de Paloquemao. ¿Quiere ser parte de esta alianza? Conozca de qué se trata.

Fotos: Andrés Elasmar.

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO. Escríbale a [email protected] Es @hellasmar en Twitter.
Publicado
abril 15, 2019

Otras noticias para mí