Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Foto- Alexa Delprado-Civico

Miguel Pla, el cerebro detrás de la ciencia del esmalte

Por Nathalia Monroy y Alexandra Delprado

Son las oportunidades, de esas cosas bellas que ofrece Bogotá. Todos los días, la ciudad se convierte en una posibilidad para el ‘rebusque’, desde los oficinistas hasta aquellos que puerta a puerta buscan su sustento…

Esta es la historia de Miguel Pla, presidente de Masglo, un bogotano que encontró en la industria cosmética de uñas una oportunidad para el éxito.

Miguel Pla - Gerente de Masglo/Foto: Alexa Delprado - Cívico

Miguel Pla – Presidente de Masglo/Foto: Alexa Delprado – Cívico

Una historia para contar

Durante los años 80, Miguel Pla caminaba la ciudad. ¿Haciendo qué? Pues golpeando la puerta de las oportunidades y regalando a diestra y siniestra pruebas gratis de Masglo, ese esmalte que para ese entonces nadie conocía.

Con la idea de llamar la atención de sus clientas, las manicuristas, él decidió hacer de sus manos un catálogo de uñas, pintándoselas con los colores que quería promocionar.

“Siempre que llegaba a un salón llamaba mucho la atención porque en ese momento tenía el pelo largo y era raro ver a un hombre vendiendo productos de belleza”, dijo Miguel.

En realidad, nunca se imaginó que su estrategia llegara a ser tan exitosa, tanto que hoy en día Masglo cuenta con 540 trabajadores.

Así comenzó Masglo, aunque el éxito fue mayor con las capacitaciones que les daban a las manicuristas, en donde se trataban temas como claves para mantener su negocio y salud, decoraciones, entre otros.

Para el presidente de una de las empresas cosméticas de uñas más reconocidas en el país, las claves del éxito definitivamente fueron, tener contacto con la gente, educarla y generar confianza.

¿Es Bogotá una ciudad de oportunidades?

Precisamente, para abrir las puertas de este negocio, Pla decidió viajar a ferias internacionales de cosméticos con el fin de aprender las tendencias que se manejaban en cada uno de estos países y traerlas a la ciudad.

Sin embargo, las bogotanas de ese entonces eran tradicionales, siempre optaron por el francés y el color sangre toro, pero ahora lo cosa es a otro precio. Poco a poco, las mujeres fueron sumándose a los colores  y las tendencias de moda en países como Estados Unidos, Francia o Italia.

Los controvertidos nombres

La polémica que generaron los nombres asignados a los esmaltes es tardía. Desde hace muchos años, la empresa viene utilizando diferente adjetivos para nombrar los esmaltes.

Foto: Alexa Delprado - Civico

Primero esmaltes de Maglo/Foto: Alexa Delprado – Cívico

El ‘rockera’ no fue solo una cuestión publicitaria. Todo comenzó por una necesidad de recordación del color que pedían las manicuristas, pues en muchas ocasiones olvidaban el número de la referencia o este se borraba. Por eso fue que tomaron la decisión de asignar diferentes adjetivos a los más de 140 colores que producen.

Lo cierto es que no importa que tan ”muérgana, ‘adorable’, ‘efusiva’ o ‘maléfica’ se sienta. Hay algo identitario en el encanto de estos nombres. Quizás sea el echo de que los esmaltes sean un producto pensado solo para las mujeres.

*¿Quiere saber qué pasa en Bogotá? Lleve la app de CÍVICO en su celular para estar bien informado.

author photo
Alexandra Delprado
soy bogotana de mente abierta. Tengo dos pasiones: el cine y la escritura. Creo que leer a las personas es la mejor manera de conocerlas. Cívico, una oportunidad. Busco historias para contar, ahora que lo saben, no duden en escribirme a @didelpradoa.
Publicado
diciembre 13, 2016