Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Foto: 2litros > raimundo illanes - Flickr

Movilidad tiene en la mira a las bicicletas eléctricas y de motor

Las normas para regular el uso de las bicicletas eléctricas y motorizadas en el país son muy generales y rigen de la misma forma para una bicicleta tradicional de pedales.

Aunque el Capítulo 1 del Código Nacional de Tránsito dice que una bicicleta es un “Vehículo no motorizado de dos (2) o más ruedas en línea, el cual se desplaza por el esfuerzo de su conductor accionando por medio de pedales”, en el Capítulo V del mismo se imparten “normas generales para bicicletas, triciclos, motocicletas, motociclos y mototriciclos” sin distinguirlos.

En Bogotá, por su parte, la Secretaría de Movilidad tiene interpretaciones diferentes sobre qué clasifica como una bicicleta y qué no. (Lea también: ‘‘Bicis’ eléctricas y motorizadas: ¿Se necesita mejor regulación? Opine aquí‘).

CÍVICO remitió esta y otras dudas en exclusiva a María Constanza García, secretaria de Movilidad, quien consideró “que hay un vacío” en la norma que aparece estipulada en el Código.

“Estamos trabajando con el Ministerio de Transporte para poder reglamentar este aspecto. Es muy importante definir sus características. No se trata de oponernos a que las bicicletas tengan motores asistidos”, explicó.

García aseguró que “muy pronto” van a definir el tema técnico para unificar el criterio de regulación de las bicicletas eléctricas y motorizadas, pues este tipo de vehículos se diferencian incluso entre sí, lo cual hace más difícil la tarea.

La preocupación que tienen muchos ciudadanos es que estos medios de transporte alcanzan una velocidad muy superior a la de las ‘bicis’ tradicionales y, por supuesto, la de los peatones que transitan por las ciclovías y andenes, respectivamente.

La directiva reconoció que esta situación podría generar accidentes y dijo que en Movilidad “son conscientes” de que en un futuro esto podría salirse de las manos.

Pero… ¿son bicicletas o son motos?

García le dijo a CÍVICO que las eléctricas y motorizadas “sí son bicicletas”, lo que ocurre es que tienen un sistema asistido que le permite a las personas recorrer distancias largas y hacer más fácil el trayecto.

“Hay ciudades en el mundo donde estas bicicletas han sido aceptadas, lo cual genera una mayor utilización de este medio de transporte. Hay ciertos grupos, por edades o condición física que pueden ver una oportunidad en la bicicleta de motor asistido”.

Pero a diferencia de García, la directora de Transporte e Infraestructura de la Secretaría de Movilidad, Carmen Rosales, explicó que “una bicicleta es un vehículo que debe ser operado por tracción humana y no debe tener motor”.

“El objetivo de la bicicleta es que la gente pedalee, no que funcionen con diésel o motor porque o sino se convierte en una moto”, argumentó.

Rosales coincidió en que una de las mayores preocupaciones de la Secretaria de Movilidad “es el tema de la seguridad vial”, pues “una bicicleta eléctrica o motorizada puede alcanzar velocidades de hasta 40 kilómetros por hora”. Esto supone un riesgo para las personas.

A pesar de las críticas que pesan sobre este medio de transporte, Rosales considera que la ciudadanía “tiene que aprender a convivir con ellas”, ya que “la tecnología va más adelante que las normas y las instituciones”. (Lea también ‘¡A sacar la bicicleta! Policías acompañarán recorridos en hora pico‘).

“Este tema va por la misma línea de la política pública de incentivar el uso de la ‘bici’ , reducir los viajes en vehículo y contaminar menos. Por eso insistimos en que debe ser una bicicleta con un motor que sea ambientalmente viable y sostenible”, concluyó.

En todo caso, el Parágrafo 2 del artículo 68 del Código Nacional de Tránsito, “prohíbe el tránsito de motocicletas y motociclos por las ciclorrutas o ciclovías”.

¿Cómo le parece este tema? Déjenos su opinión en la sección de comentaros abajo de este artículo.

Lea más noticias de Bogotá

author photo
Daniel Salazar
Periodista de la Universidad Externado. Me interesa la economía, la antropología y los contenidos literarios, desde el universo mágico que soñó Gabo hasta la poesía dramática de Baudelaire. Tengo esencia de cronista, me inspira el estilo de vida de los ''50', el mundo árabe y el indie rock británico. Las mil y un historias de Bogotá las oí de mi abuelo.
Publicado
abril 27, 2015