NOTICIA Foto: Iwan Gabovitch- Flickr

¡Uy sopas! Ahora Cusinando nos salva en la cocina

Que lo de cocinar no es para todo el mundo, se puede replantear. Es cierto que muchos no tenemos ni idea de hacer un huevo frito, o  hervir el agua (que se nos seca), pero el plan de reunirse con los amigos o la pareja para cocinar, y tener la ilusión de presentar unas delicias gastronómicas hechas por nuestras manitas, si nos gusta.

No más arroces ahumados, carnes crudas o como un carbón, ni comidas saladas . Ya le podrá echar a la comida “una pisca de sal y una de pimienta”, con la medida exacta, nada de ‘tantear’.

Los poco talentosos en el asunto culinario, tenemos una nueva solución para esto. En Bogotá, dos ingenieros industriales, que tenían el mismo problema, muchas ganas pero poco conocimiento, se inventaron Cusinando.

Daniel y Javier. Foto: Cusinando

Daniel y Javier. Foto: Cusinando

Javier Ríos y Daniel Medina, emprendedores egresados de la Universidad de los Andes, montaron la plataforma web, y próximamente aplicación móvil, en la que un usuario puede entrar y seleccionar entre cinco platos para hacerlos por su cuenta

Ellos le envían a su casa los ingredientes con las porciones exactas y la receta para que prepare un plato gourmet.

Porque esa es la otra, no todos tenemos el recipiente que mide los mililitros, o cómo pesar los 10 gramos de cualquier cosa.

Además, no pierde tiempo, dinero ni alimentos. Por ejemplo, si quiere hace un plato con mariscos, tal vez solo necesite cinco, pero en el supermercado le toca comprar por kilo. Mejor pedirlos por Cusinando.

Esta app ofrece platos gourmet, como ya se mencionó, pues la idea es que la gente experimente con platos que no come habitualmente, y que hagan un verdadero manjar para chuparse los dedos.

Los platos que ofrecen son variados, y así los que se las quieren dar de chefs, puedan elegir. Habrá temporada de comida mediterranea, de mariscos y las que se le vengan a la cabeza.

“Queremos que la gente aprenda a cocinar”, nos contó Javier Ríos. Y este servicio es ideal porque no se desperdician alimentos, es lo que es punto.

Cousinando le ahorra el tiempo que se gastaría en desplazamientos, filas en restaurantes, o listas de compras. En lo que es abundante, es en darle la satisfacción personal que genera un plato servido y delicioso hecho uno mismo.

Foto: Cusinando

Foto: Cusinando

Cómo funciona

Primero entre a la página y curiosee los platos. Cuando ya lo tenga decidido puede programar el envío. Por ejemplo, si habló con sus amigos para hacer plan el sábado, lo contrata y le llega su cajita de Cusinando el sábado a la hora que decida.

Aunque también puede hacer el “hoy mismo”, si quiere. En ese caso se le demora más o menos hora y media.

La zona de cobertura es norte, centro y occidente de Bogotá, pero hay excepciones. “Una vez nos hicieron un pedido desde Soacha, acordamos hacer la entrega en un punto  de encuentro”, agregó Daniel.

Ellos tienen un punto de distribución, donde se arman los paquetes  y cuentan con personal especializado en manipulación de alimentos.

Javier también explicó por qué sus alimentos “son los mejores”. “Solo ofrecemos productos de calidad y frescos. Al ser platos gourmet, los ingredientes no son tan fáciles de encontrar, son más exclusivos”. Si lo que quiere es un arroz con pollo, por acá no es la cosa.

Hay dos precios base de 20 y 25 mil por plato. Los primeros son más sencillos, como pastas, y los segundos tienen más proteína y su preparación es más completa.

Tenga en cuenta que el costo es por plato, entonces si es una cena para dos o cinco personas, multiplique. Los pedidos se hacen de dos platos en adelante y el domicilio siempre vale $3.000, ya sea si son dos o 10 platos.

Como llevan tan solo dos meses en el mercado, aún se están mejorando cosas, y tiene planes a futuro como una carta de postres.

Pero Cusinando no quiere solo vender, sino crear una comunidad, por eso la parte de posventa es vital para ellos. Seguir en contacto con los clientes, que compartan las fotos de sus platos y demás.

Póngase el delantal de Cusinando:

 Lea más noticias de Bogotá

author photo
Sandra Defelipe
Rola con toda, y parte de CÍVICO hasta el 2015, ahora es colaboradora desde la distancia. Ha pasado por EnterCO y Hangouts de Periodismo. Actualmente recuerda a Bogotá desde Salvador de Bahía, Brasil: ''Paticortica' pero de muchos pasos, me encanta caminar por Bogotá, mejor si está gris y con pinta de llover, rolo que se respete no le gusta el calor.
Publicado
agosto 25, 2015

Otras noticias para mí