NOTICIA Foto: Pontificia Universidad Javeriana _ Facebook

Personajes que se convirtieron en íconos de las universidades bogotanas

Cada universidad tiene un personaje que se convierte en ícono sin necesidad de ser estudiante o profesor, bien sea por el servicio que presta, su personalidad, o porque simplemente ha estado muchos años conviviendo con la comunidad.

CÍVICO hizo un listado de los personajes populares y recordados por los estudiantes bogotanos, aquellos que siempre se nombran en las reuniones de egresados así pasen los años.

La Javeriana recuerda al ‘Calidoso’

Foto: Memoria Calidoso - Facebook

Foto: Memoria Calidoso – Facebook

El ‘Calidoso’ , un hombre humilde y marchito que se la pasaba recorriendo las calles capitalinas con su perrita, es extrañado por los estudiantes de la Universidad Javeriana y muchos ciudadanos que se toparon con él.

Marco Tulio Sevillano, un afrocolombiano de unos 50 años de edad, vivía en la calle y solía caminar por la inmediaciones de esa universidad hasta que fue quemado vivo en la madrugada del 4 de marzo de 2014.

Este hombre era muy estimado por los jóvenes, ya que en muchas ocasiones les colaboró de la forma en la que podía, bien sea cuidándolos cuando salían muy tarde a tomar un taxi o con las bolsas muy pesadas y llenas de trabajos.

La Jorge Tadeo Lozano tiene su perro guardián

Foto: Universidad Jorge Tadeo Lozano - página web

Foto: Universidad Jorge Tadeo Lozano – página web

Los estudiantes de la Universidad Jorge Tadeo Lozano le guardan un cariño muy especial a ‘Cabo’, un perrito criollo que, según el relato de los jóvenes, salvó a un directivo muy importante de esta institución.

El perro, que vivía en la calle,  encontró al hombre en muy mal estado en un parqueadero de la universidad, y su reacción fue ir a buscar a los celadores desesperadamente para que lo atendieran.

A partir de ese momento  ‘Cabo’ se ganó el reconocimiento de la comunidad y el derecho a circular por todo el campus universitario como ‘Pedro por su casa’. El animal cumplió 12 años en 2014 y se encontraba en un delicado estado de salud en ese momento.

La Universidad Externado y dos mujeres muy queridas

Foto: Hilu Papers - Facebook. Hilda Lusigniani

Foto: Hilu Papers – Facebook. Hilda Lucigniani (izquierda) junto al equipo de Hilu papers

La Universidad Externado de Colombia tiene varios personajes queridos por lo estudiantes, desde las señoras que trabajan en las secretarias, en el aseo y por su puesto muchos maestros.

Una persona que no trabaja en la universidad sino en Hilu papers, una papelería situada en los alrededores del campus, es una de las más apreciadas por los jóvenes.

Se trata de Hilda Lucigniani, la dueña del local, quien llegó al sector exactamente hace diez años para fundar un negocio que ayudara a financiar la educación universitaria de sus hijas. (Lea también: ‘¿Dónde estudiar? Top 10 de las mejores universidades de Bogotá’)

Lucigniani contó que la primera vez que llegó al local en el que iba a fundar su papelería vio que “estaba muy oscuro” y “sin espíritu”, pero gracias a los arreglos que le hicieron quedó “muy bonito”.

Hilu papers es “un negocio familiar en el que el servicio y la atención al cliente es lo primero”, apuntó Lucigniani, y agregó que “es muy lindo” que los estudiantes la recuerden con cariño.

Por último manifestó que, a pesar de que el negocio de las fotocopias está un poco caído porque “ahora todo es en internet”, quiere seguir ayudando a los muchachos de la universidad con nuevos productos y servicios porque constantemente se están “reinventando”.

La ‘Mona’

La ‘Mona’ es una mujer que día a día trabaja en los alrededores de la Universidad Externado coordinando el flujo de los taxis y ayudando a las personas a conseguir uno.

Esta mujer, que en realidad no es rubia, es una de las personas que más recuerdan los estudiantes, pues ella, así ‘llueva, truene o relampaguee’ está trabajando al servicio de las personas.

La querida ‘tía Leo’ en la Central

Foto: pantallazo de un artículo publicado en octubre de 2011 por Giselle Natalia Rodríguez - Universidad Central

Foto: pantallazo de un artículo publicado en octubre de 2011 por Giselle Natalia Rodríguez – Universidad Central

Leonor Rojas, de 60 años de edad, atiende un papelería frente a la sede norte de la Universidad Central. Esta mujer es muy reconocida por su trabajo, al que llega desde muy temprano porque es muy estricta con sus labores.

Su amabilidad y sentido maternal es innegable, por más de 15 años le ha colaborado a los estudiantes con sus trabajos y fotocopias.

Incluso, en época de parciales le toca ‘volar’ para que los muchachos lleguen a tiempo con sus tareas.

La ‘tía Leo’, como es conocida esta mujer, considera que los jóvenes y profesores de la Central hacen parte de su familia, por esta y otras razones no dejará su querido puesto de trabajo por mucho tiempo.

‘El Mono’ de los Andes y su historia de progreso

Foto: Asociación de egresados de la Universidad de Los Andes - página web

Foto: Asociación de egresados de la Universidad de Los Andes – página web

Abelardo Londoño pasó de vendedor ambulante a prospero comerciante en un período de seis años gracias a su carisma, esfuerzo y buena voluntad con los estudiantes.

Este hombre llegó a Bogotá hace más de 10 años de su natal Pijao (Quindío) con el sueño de progresar y hacer una vida en la capital.

‘El Mono’ , como es conocido este comerciante, empezó vendiendo dulces en el barrio ‘Las Aguas’ y ahora es dueño de una gran tienda en la que comercializa de todo junto a Los Andes.

Es difícil describir su negocio, pues en un mismo sitio tiene una papelería, café internet, ferretería e incluso arregla celulares. Tampoco pueden faltar los dulces, uno de los productos que le hacen recordar su origen.

Londoño se ganó su apodo porque desde un comienzo llamaba a los jóvenes como ’monos’ y ‘monas’ sin importar si eran rubios o morenos, y al final fue él quien terminó siendo conocido así.

Los estudiantes de la universidad lo estiman porque en sus tiempos de vendedor ambulante se las ingeniaba para ayudarlos.

En varias facultades lo recuerdan porque empezó a alquilar batas de laboratorio cuando los muchachos le contaron que se les había olvidado y no los dejaban entrar a clase.

El ‘Mono’ solucionaba los problemas de todos con astucia y por eso se quedó en el corazón de muchos. Londoño, a pesar de que ya no trabaja en la calle y de que participa en conferencias sobre emprendimiento, conserva la misma esencia y sigue siendo un ‘buena onda’.

La Uniminuto también tiene sus emprendedores

Foto: Sanduchitos de la U - Facebook

Foto: Sanduchitos de la U – Facebook

Jorge Gonzáles y Duvián Jerez son dos estudiantes de la carrera de administración de empresas de noveno semestre en la Uniminuto. Hace tres años empezaron vendiendo sánduches en la calle y ahora tienen un local en la sede universitaria.

Este emprendimiento tuvo tanto éxito en la calle que incluso generó molestia en la cafetería de la Uniminuto y en el gremio de vendedores del sector. Por eso tuvieron que enfrentar algunas difíciles barreras para poder continuar.

Estos problemas les generó perdidas hasta de un 30 y 40 por ciento, pero gracias a la universidad lograron continuar su proyecto y formalizarlo con el nombre de ‘Sanduchitos de la u’. Ahora tienen un local en la cafetería de la Uniminuto y pronto abrirán más sedes en el sector.

Su historia y todo lo que han logrado con su proyecto empresarial convierte a estos dos jóvenes en personajes reconocidos de este universidad.

Lea más noticias sobre universidades y Bogotá

author photo
CÍVICO Bogotá
le cuenta los mejores temas de la ciudad para que la viva mejor. Sorpréndase con todo lo que tiene. Escríbanos a [email protected] y síganos en Twitter como @civicobogota. Descargue nuestra app en: civico.com/bogota/tour
Publicado
enero 02, 2018

Otras noticias para mí