NOTICIA Foto: cortesía Paul Hurtado.

Un neoyorquino arregló el parque La Herrería en La Calleja

Paul Hurtado encarna lo mejor de ser un Buen Ciudadano. Así, con mayúsculas.

Hace cinco años, por voluntad propia, inició la recuperación de La Herrería, un parque público de bolsillo situado al borde del Country Club, en la calle 128b, al frente del edificio donde vive con su familia.

Olvidado y en mal estado, Paul pensó en convertirlo en un espacio adecuado para sus hijos y la comunidad. Le tomó tiempo, esfuerzo y mucha “pala y tierra”, pero lo logró madrugando todos los fines de semana.

En la siguiente imagen se ve cómo lucía el parque en el año 2012.

Parque la herrería en La Calleja

Foto: Google. Datos del mapa: Google, 2012.

Hoy, gracias a este ingeniero de 49 años, en los parches grises del piso, donde antes había pasto pelado, o a punto de morir, plantas con flores de todos los colores levantan sus troncos y tallos, y las copas de los árboles han vuelto a tener forma.

Incluso, los juegos para los niños brillan ahora con un tono de pintura amarilla, en vez del naranja viscoso del óxido que les robaba su atractivo.

Otros elementos naturales y del mobiliario del parque, asimismo, lucen ordenados y ‘en su sitio‘. 

Como se puede ver en las siguientes fotos, hasta la reja y el muro de ladrillos que dividen la zona se transformaron gracias a Paul.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

“El estado del parque, las basuras y el popó de los perros me sorprendieron y me quejé con los vecinos. Pero eso no funciona”, explica Paul. “Pensé en hacer algo que fuera un verdadero ejemplo de pertenencia”.

Recuperar esta zona verde del norte de Bogotá para sus hijos, los vecinos y otros visitantes, sin embargo, no fue suficiente para dar ese ejemplo.

“Después de un tiempo, (el parque) me estaba quedando chiquito”, asegura.

Desde la calle cerrada donde vive (128b), hasta la calle 140 en el norte, y al sur llegando a la 100, extendió esta labor de embellecimiento y jardinería por un tramo de cinco kilómetros de ciclorruta sobre la avenida 19.

([Galería] En caso de accidente estos voluntarios socorren a los bogotanos)

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

En ese recorrido de varios kilómetros las ramas de los árboles ya no incomodan a los ciclistas, y los novios rojos (las flores que se ven en las fotos superiores) adornan el camino de los deportistas y personas que van a su trabajo sin contaminar la ciudad.

“Mi meta es hacer esto por toda la 19, de la 100 a la 150”, asegura. Y quiere lograrlo en un año de trabajo.

Y a decir verdad, no tendría por qué hacerlo. Paul no es bogotano. Nació en Nueva York y es de familia caleña y pereirana.

No obstante, como deberíamos hacer todos los que habitamos esta ciudad, sin importar de dónde venimos, él le ha dado a Bogotá lo mejor de la “calidez y el trabajo duro” que le transmitieron en su crianza.

Su anhelo es que otros ciudadanos como él transformen más lugares de la ciudad por voluntad propia.

(Conozca a Cebras por la vida: pintan las calles y protegen a los peatones)

Foto: cortesía Paul Hurtado.

Foto: cortesía Paul Hurtado.

“Bogotá es una ciudad fenomenal”, afirma. “Lo que hago es pequeño, pero se puede multiplicar fácilmente (…).

Para este padre de dos niños, si cada comerciante de la avenida 19 sembrara una mata por su cuenta, la ciclorruta que la recorre “sería la más bonita de Bogotá”.

“Imagínese eso”, dice emocionado, aunque en el fondo sepa que no todo el mundo tiene las mayúsculas que él lleva bien puestas en su título honorario de “Buen Ciudadano”, que no tiene reconocimiento más allá del de su familia y sus vecinos.

A Paul no lo apoyan entes oficiales o distritales. Si a usted le interesa ayudarlo a seguir embelleciendo este sector del norte de Bogotá, contactenos y la ciudad entera se lo agradecerá.

La Herrería, en La Calleja, es solo un ejemplo de todo lo que podrían hacer juntos…

(Lea también: Aprendiendo karate los niños de Bosa le ganan a la adversidad)

logos-civico-cierre

¿Conoce otras historias de buenos ciudadanos? Escríbame 

¿Es usted un vecino que está mejorando su barrio? Postúlese al Buen Ciudadano

Lea más notas sobre otros buenos ciudadanos

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO para el equipo de Buen Ciudadano. Es @hellasmar en Twitter. Contacto: [email protected]
Publicado
abril 26, 2017