NOTICIA Foto: cortesía Ciudad Verde.

En Engativá se cambian carros por parques

“¿Que resuma en una frase lo que hacemos?”, pregunta Silvia Ojeda con risa nerviosa al otro lado de la línea. Se compone y responde: “En La ciudad verde estamos pensando y haciendo ciudades más sostenibles”.

Fundada en 2009 en Medellín por Carlos Cadena y Juan Restrepo (fundación Buena Nota), esta corporación es un think-do tank (“centro de pensamiento y acción”) que mueve a los bogotanos en buses hasta los cerros para explicarles la importancia del agua, interviene el espacio público en localidades como Engativá, Suba y Usme, y busca, desde este año, influir en las políticas públicas de Bogotá.

“Me uní a este proyecto porque me encantan las ciudades y las dinámicas urbanas”, cuenta Silvia, una estudiante de derecho, que, con 22 años, es coordinadora de este grupo de buenos ciudadanos en la capital, junto a Santiago Aldana. Me parecía urgente que como sociedad civil habláramos sobre temas de transporte, vivienda, sostenibilidad y muchos otros que nos afectan”.

Como ella, otros 22 integrantes voluntarios hacen parte de este colectivo en Bogotá, desde universitarios e investigadores hasta profesionales que trabajan en el Banco interamericano de Desarrollo y en entidades públicas como la Secretaría de Movilidad.

Se reunen mensualmente para definir nuevos proyectos y conocer las ideas de todos los participantes. Es un ejercicio de construcción colectiva que, hasta ahora, les ha dado frutos.

Intervención en Quirigua

Sin carros en la vía, la gente se mira, se reconoce y comparte. Parklet en Quirigua. Foto: cortesía La ciudad verde.

“Intervenir unos metros de calle, realmente cambia el entorno y la apreciación de lo que es el espacio público para las personas”, llama la atención Silvia sobre el proyecto de un parklet que hicieron el 2 de febrero en el barrio Quirigua, en la localidad de Engativá, es decir un experimento de placemaking en el que convirtieron, con ayuda del Idpac, cuatro parqueaderos sobre la vía en espacio peatonal y recreativo para ver qué dinámicas sucedían entre las personas.

Intervención en Quirigua

“Voy a buscar a mi nieta para que disfrute el sol”. Foto: cortesía La ciudad verde.

“La gente estuvo feliz, sobre todo los niños. Hicimos espacios recreativos donde confluyeron todo tipo de personas. Primero, los usó una pareja de tercera edad, pero la gente de las oficinas cercanas también almorzó ahí. Luego, en la tarde, la gente salía del trabajo y se sentaba a comer helado. Los estudiantes llegaban del colegio y se quedaban. Una niña nos visitaba y luego traía más amigos” (ver video).

Parklet en Quirigua

El poder del espacio para la gente. Barrio Quirigua, Engativá. Foto: cortesía La ciudad verde.

Una golosa pintada en el asfalto, que antes tendría una mancha de aceite, asientos cómodos, y hasta una bicicleta estática, entre otros elementos, llamaron la atención de la comunidad del Quirigua ese día, así como lo hacen las demás actividades de Ciudad Verde, como las que han hecho en el Parque Cantalejo de la localidad de Suba y en Parque República Alemana de Usaquén.

Foto: cortesía Ciudad Verde.

En vez de llantas, piernas que saltan en una golosa para educar peatones. Foto: cortesía La ciudad verde.

Estas acciones están enmarcadas dentro de cuatro proyectos principales del proyecto ‘La ciudad verde’:

  1. Lunes de ciudad: convocatoria cada 15 días a la sociedad civil sobre temas de sostenibilidad para discutir con expertos. Se reanudará en marzo.
  2. Taller de educación sostenible: lo hacen en colegios, buscando educar sobre cómo construir ciudades sostenibles e incluyentes. Dan talleres teórico-prácticos en los que se reflexiona sobre los problemas de la ciudad y luego se hace un proyecto de construcción y accesibilidad para una ciudad más amable.
  3. Ruta de la sostenibilidad: en conjunto con la Maestría en gestión ambiental de la U. de Los Andes, hacen recorridos mensuales con entrada libre. Han subido a los cerros, para hablar de su importancia, y a sitios clave para el agua de la ciudad.
  4. Taller de placemaking: una vez al semestre analizan para intervenir un espacio de la ciudad y diseñan una visión con la comunidad, con criterios de accesibilidad, sostenibilidad y bienestar.

Más ciudad verde para el 2017

Este año, ‘La ciudad verde’ quiere conectarse más con la academia y generar conocimiento en conjunto con un público más especializado. Sin embargo, quieren llevarlo a “los ciudadanos de a pie que no tienen acceso a él”, explica Silvia.

Como pertenecen a la iniciativa Low carbon city, están pensando estrategias como equipo, y con la ciudadanía, en cómo mejorar la calidad del aire de Bogotá, que en esta época de cielos despejados volvió a estar en el ojo del huracán.

Están planeando, asimismo, la agenda con los colegios para continuar la iniciativa ‘Lunes de ciudad’.  Quieren, además, terminar pronto la construcción de una biblioteca el agroparque Los Soches de Usme, junto a la fundaciones ‘Ciudad sostenible’ y ‘Viajes de papel’.

Todos estos planes se resumen en la frase inicial de Silvia sobre ciudades sostenibles. Y por el bien de Bogotá, ojalá se puedan ejecutar tan fácil como fue decirla.

logos-civico-cierre

La ciudad verde se fundó en 2009 en Medellín. Funciona de manera independiente en Bogotá y otras nueve ciudades de Colombia. También opera en México y Ecuador.

Conozca más de La ciudad verde

¿Conoce historias de buenos ciudadanos? Escríbame 

¿Es usted un vecino que está mejorando su barrio? Postúlese a Buen Ciudadano

Lea más notas sobre buenos ciudadanos

author photo
Andrés Elasmar
es periodista y colaborador de CÍVICO para el equipo de Buen Ciudadano. Es @hellasmar en Twitter. Contacto: [email protected]
Publicado
febrero 22, 2017

Otras noticias para mí