NOTICIA Cortesía: Wikimedia Commons

Las 5 obras icónicas de O'Gorman en la ciudad

Sus murales fueron hechos con piedras de colores de varias regiones del país

El pintor y arquitecto Juan O’Gorman fue uno de los artistas chilangos más emblemáticos del siglo XX, reconocido por sus más representativas obras, como la Biblioteca Central de la UNAM y la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, pero también por haberse suicidado a los 77 años, el 18 de enero de 1982.

El artista nació en 1905 en el Barrio Santa Catarina en Coyoacán y después de vivir sus primeros ocho años en Guanajuato, regresó a la Ciudad de México en 1913 durante la Revolución Mexicana y vivió junto con sus padres y hermano en San Ángel, donde construyó su primera casa a los 24 años.

Durante los años 20, estudió en la Academia de San Carlos y en la Facultad de Arquitectura de la UNAM y después dedicó su vida a la docencia, dando clases en el Instituto Politécnico Nacional, en donde creó la carrera de ingeniero-arquitecto.

O’Gorman introdujo la arquitectura funcionalista en México y sus obras más destacadas son:

  • Casa O’Gorman

Esta fue la primera construcción del arquitecto, construida en San Ángel, en la que vivió su hermano, el historiador Edmundo O’Gorman, que fue demolida.

El arquitecto diseñó el nuevo edificio de la sede de la institución financiera del Estado mexicano, fundado en 1925, durante la presidencia de Plutarco Elías Calles.

El muralista Diego Rivera quedó maravillado al ver la Casa O’Gorman y le pidió que creara una casa para él y su esposa, Frida Kahlo y O’Gorman decidió crear dos casas idénticas unidas por un puente en la planta alta, que Diego cruzaba por las noche para visitar a Frida.

El también muralista coyoacanense creó los murales de la biblioteca de Ciudad Universitaria, en los que insertó millones de piedras de colores de diferentes regiones del país con cuatro ejes temáticos: el pasado prehispánico, la época de la colonia, el mundo contemporáneo y la Universidad y el México actual.

El edificio icónico de la UNAM fue inaugurado el 5 de abril de 1956 y declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2007.

O’Gorman decidió realizar una trilogía de murales en 1954, titulados Canto a la Patria, Independencia y Progreso y Los Libertadores, hechos en paneles de roca y cemento insertados en mallas metálicas incrustadas en la pared, lo que ha permitido que no sufra fisura alguna ante los terremotos de 1957, 1985 y 2017.

Estos murales fueron su última gran obra, realizados el mismo año en que Frida Kahlo murió, a quien conocía desde su adolescencia y la noticia de su muerte lo hizo entrar en una profunda depresión, que mantuvo hasta el final de sus días.

En una de sus crisis emocionales, O’Gorman se encerró en su casa, que comparó con unas pantuflas: “viejas, cómodas, feas, pero útiles” y mantuvo un ayuno de 39 días, en los que sólo bebió agua destilada y leyó libros del escritor ruso, Tolstoi.

Fue el 18 de enero de 1982, a los 77 años, cuando decidió quitarse la vida sin permitirse otra opción, pues ingirió un pigmento venenoso que mezclaba para preparar colores con los que pintaba, se colgó de la rama de un árbol y se dio un balazo. Sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Y te contamos El legado arquitectónico de Luis Barragán en la Ciudad de México.

Cívico Noticias

author photo
Armando Mora
Me gusta mucho la literatura, tomar fotos de la Luna y ser de los primeros en ver películas en el cine. Soy un adicto al café y a escuchar y contar historias. Me encanta nadar.
Publicado
enero 17, 2018