NOTICIA Foto: Wikimedia Commons.

Conoce la trágica historia de la Isla de las Muñecas en Xochimilco

Corría la década de los 70 en la Ciudad de México cuando la muerte de una joven enturbió la tranquilidad de los canales de Xochimilco. El cuerpo emergió de las aguas frente a la casa de Don Julián Santa Ana Barrera, el único habitante de la chinampa que hoy conocemos como la Isla de las Muñecas.

Desde la muerte de la joven, Don Julián comenzó a escuchar ruidos extraños, llantos y lamentos lo despertaban en la noche y no le permitían dormir. Después de varios días en vela decidió salir y enfrentar lo que él definió como los espíritus.

Salió entre la penumbra, el viento golpeaba el follaje de los árboles y los pies temblorosos de Don Julián pisaban ramas y hojas secas. Se acercó a la orilla del canal y mientras intentaba detectar de dónde provenían los ruidos, un pequeño objeto golpeó sus pies y, asustado, descubrió que era una muñeca.

Foto: Esparta Palma / Flckr (CC BY 2.0).

Foto: Esparta Palma / Flckr (CC BY 2.0).

Indeciso, la tomó entre sus dedos fríos, volteó alrededor para saber si alguien estaba cerca y una vez que nadie respondió a sus gritos, se quedó con el juguete y lo llevó a su casa.  Al siguiente día lo colgó en su casa y comenzó a hablarle para paliar su soledad.

Con el paso de los días se dio cuenta que también funcionaba como espantapájaros, pues ahuyentaba a las aves, pero lo que más le sorprendió es que los lamentos nocturnos se acabaron y más muñecas aparecieron en la orilla del canal.

Actualmente suman dos mil muñecas con las cuencas de los ojos vacías, brazos mutilados, cabezas rotas y cabello enmarañado. Todas juntas, vigilaron y resguardaron la casa de Don Julián, quien estaba convencido de que una sirena iría por él y lo hundiría en el canal.

Foto: Wikimedia Commons.

Foto: Wikimedia Commons.

Esta historia se la contaba a su sobrino Anastasio cada que iban a pescar y ya entrado en sus 80 años, esta idea lo tenía muy inquieto, hasta que un día, un infarto lo dejó sin vida a la orilla del canal, en el mismo sitio donde décadas atrás encontró el cuerpo de la joven ahogada.

Si quieres conocer la Isla de las Muñecas, aventúrate desde el Embarcadero de Nativitas y después de dos horas y media de trayecto, podrás escuchar el llanto entre las muñecas desmembradas que vigilan día y noche la chinampa.

Y en esos mismos canales de Xochimilco, podrías encontrarte con estos seres monstruosos.

author photo
Armando Mora
Me gusta mucho la literatura, tomar fotos de la Luna y ser de los primeros en ver películas en el cine. Soy un adicto al café y a escuchar y contar historias. Me encanta nadar.
Publicado
agosto 18, 2017