NOTICIA

10 cosas que a todos los santiaguinos nos ha pasado

Cosas simples y cotidianas que ocurren sólo en la Capital. ¿Quieres saber cuáles son? Hicimos una minuciosa selección de las 10 cosas que, de seguro, te han sucedido:

1- Que se te cruce una paloma “Kamikaze”

Su objetivo es claro: tú o un pedazo de comida. Da lo mismo lo que sea, papas fritas, pan y cabritas vendrían siendo su clásico menú y pareciera ser que nosotros estorbamos en su vuelo porque van directo a atacarnos, como una flecha. Es que están por todos lados, en todas partes y son como ratas con alas; algunas sin dedos, otras electrocutadas, rubias y hasta albinas. Se picotean frente de nosotros, como si se besaran y se montan encima de otras, como perros en celo. Podría decirse que no le temen a nada. Son nuestras queridas palomas capitalinas, unas desvergonzadas con las cuales tenemos que convivir a diario.

¿A quién no le ha pasado? Se te cruzan una cuando vas caminando y hasta sientes que te golpean. Quisimos denominarlas como “Palomas kamikaze”: estas asesinas criaturas hacen lo que quieren. Ten cuidado si vas a Plaza de Armas porque ese es su epicentro. Ya todos los santiaguinos sabemos que viven en comunidad, como una familia, pero al parecer ese recinto es su lugar de escondite, donde planean sus más oscuras fechorías. Prr Prr.

palomas kamikaze

2- Encontrarte con un profesor en la calle

Vas caminando y de repente a lo lejos lo/a  ves. Vuelves a tu infancia o tu época universitaria, ese ramo o esa asignatura de la cual, a veces, no quieres recordar, como ese 2 global, ese torpedo, ese baile de Axé Bahía en la sala de clases o ese típico profe que “Me tiene mala”. Pero ya es tarde para esquivarlo. En ese momento ya no puedes hacer nada más. Aparece ese típico saludo, a veces un poco incómodo y cínico, con el profesor.

–  Cuéntame, ¿qué es de ti?..

– … (Y tú recuerdas toda tu infancia en un segundo o un momento importante, como me eché el ramo por culpa de él, según tú, o recuerdas lo buena onda que fue contigo)

¿A quién no le ha pasado?

 

3- Quedarse dormido en la micro

Con la cabeza hacia el lado del pasillo o golpeándola contra ventana; hacia adelante en posición curva bien abrazado al bolso o mochila como si fuera un cojín o, simplemente, hacia atrás con la cabeza apoyada y la boca abierta. Esas son las formas para dormir en la micro, típico de nosotros.

Se podría asegurar que el bus del Transantiago tiene un efecto adormecedor que, al parecer, sus asientos resbaladizos no vendrían siendo la respuesta más adecuada.

Sin duda un momento incómodo para algunos o para otros algo ya normal. Típico trabajo de santiaguino que tiene que recorrer hasta dos horas en la micro. Momento ideal para dormir, un relajo, una siesta y de repente justo te despiertas donde te tienes que bajar o a veces hasta el chófer es el que despierta. ¡Llegamos, mijo!

 

4- Viajar con una señora velociraptor en el Metro: La competencia por el asiento.

Preparadas, listas, partieron. Corrida a toda velocidad, por un asiento, un cómodo puesto en el Metro que les permita descansar sus cuerpos. Es la técnica que ocupa una “señora velociraptor”, las que ya parecieran ser unas expertas en esta técnica. Da lo mismo el codazo (brazos cortos del velociraptor), la pasada a llevar, botar el helado de un niño y hasta dejar a una embarazada de pie. Ser una señora velociraptor es eso: tener una personalidad avasalladora, correr rápido al borde de la agresividad, con un hambre por sentarse. Cabe destacar que velociraptor significa “ladrón veloz”.

Otras señoras que aún no alcanzan la gran categoría de ser un velociraptor son las que con sus bolsas en mano, negras o de Bellota, no dudan en balancearlas sobre las otras personas. Un clásico del medio de transporte subterráneo. Paciencia, señores, porque están entre nosotros.

viejabellota

5- Pololear en una plaza

La plaza e sun  perfecto lugar para pololear y besarse al frente de todos. Romántico para las parejas, patético para los solteros. Ya, pero ¿quién no ha ido a una plaza a vivir el amor intensamente? Típico paseo por Parque Forestal con un helado, un picnic o un beso con las mochilas de cojín. ¿Quién no lo ha hecho?.

Otros sitios románticos son los miradores, el cerro Santa Lucía, el cerro San Cristóbal y el Cerro Primo de Rivera. ¿A qué lugar has ido tú?

 

6- Que te caiga agua de aire acondicionado mientras caminas

Vas caminando por el centro y la clásica gotita en tu rostro. Puaj. Típico y muy molesto. Es el agua del aire acondicionado que nos perturba cuando andamos más apurados, haciendo un trámite o vamos tarde a algún lugar. Es como si justo en ese preciso momento que más andamos irritables, cae “ese rocío” en nuestro rostro.

Hoy  se pierde mucha agua de este sistema de ventilación. CÍVICO quiere recomendarte que utilices el agua que se pierde para regar las plantas, limpiar tu parabrisas, la casa, para planchar o reutilizar.

 

7- Hacerle cariño a perro quiltro

Te observan con esa cara tierna y es inevitable, para algunos, acariciarlos. Son vagabundos, viven cerca de alguien que les haga cariño o donde puedan acceder a comida. En invierno les hacen casitas en las calles y hasta les ponen ese clásico polar de la moda del 2000. Son nuestros queridos perros vagos, tiernos que buscan hogar. ¿Quién no se ha encariñado con uno?

perro micro

8- Viajar en la micro con un perro.

Sigamos con los perros.

Se suben a la micro y cuando llegan a su destino simplemente se bajan y hasta nos imaginamos que agradecen su recorrido.  Típico can que está sentado, bien cómodo alrededor de todos en Hora Punta. Una buena compañía.

Queremos destacar también al quiltro que espera la luz verde para cruzar. Al parecer, ellos saben respetar las señales del tránsito mejor que nosotros mismos. Sé como un can, sé respetuoso.

 

9- Ver al compadre Moncho en la calle, puede estar en varios lugares a la vez.

¿Se ha topado con Andriano Castillo en las calles de la capital? Si su respuesta es afirmativa, queremos contarle que nosotros también. ¿Quién no ha visto a Compadre Moncho caminando muy tranquilo por las calles de la capital?

Fue hace tres años que Adriano Castillo no ha dejado de presentarse. En 2013 estalló Twitter con especulaciones sobre sus constantes apariciones, que, según algunos,  se tratarían de un doble o más. Hasta han dicho que se teletransporta, ya que aparece en dos lugares a la vez.

El Compadre Moncho del ex programa “Los Venegas” una vez se refirió a esto diciendo: “Aparezco en un lugar y luego me pueden ver en otro”. ¡Buena Compadre!

compadre moncho

 

10- Evadir el Transantiago

Cómo olvidar el clásico: “¿Me lleva por cien?” Qué tiempos aquellos donde la micro iba veloz a tu hogar y se podía dar millones de vueltas, pero sólo una te servía para llegar hasta la puerta de tu casa. Fueron las clásicas micros amarillas que hoy viven en nuestra retina del recuerdo.

Hoy ya acostumbrados, pero con muchas quejas vivimos transportándonos en un medio que es complicado cancelar. $740 en Hora Punta. Uf.

Tanta fue la evasión que hace algunos años el Gobierno sacó la campaña: “No meta la mano ahí”, la cual incluso llevaba canción. Sin embargo, la gente siguió evadiendo y hasta el día de hoy lo hace. A veces, sin querer, pero a quién no le han dado ganas de decir: ¿Me lleva por saldo insuficiente?

 

Y a ti, ¿cuál de estas cosas te ha pasado?, ¿tienes otra para agregarnos?

author photo
Daniela Burgos
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde enero 2016. Me gusta escribir y más aún cuando son historias que atrapan. Muy gatuna, casi al borde de la obsesión. Géminis, es decir, a veces modo 'dulce' o 'tornado'. Quería ser detective, pero me arrepentí. Amo bailar salsa y me creo chef. Aprendí que la felicidad es una actitud, por lo que voy por el aire sin dar tanta explicación. Si no ilumina ni construye, suelto.
Publicado
julio 25, 2016

Otras noticias para mí