Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

Baja de peso bailando en la piscina con Aqua Zumba

 

Salsa, merengue, cumbia, reggaetón y samba, literalmente es una fiesta en la piscina la tendencia de este verano: Aqua Zumba. ¿Qué más divertido que bailar, bañarse en la piscina y quemar calorías al mismo tiempo? Es la mejor opción para todos los amantes del fenómeno Zumba. Así que si quieres capear del intenso calor de esta temporada, no dudes en hacer este deporte de verano.

Son ritmos latinos rápidos en el agua que tonifican y modelan el cuerpo con un enfoque de aerobismo/fitness al mismo tiempo que se liberan endorfinas bailando. El objetivo es alcanzar un equilibrio único entre los beneficios cardiovasculares y la tonificación muscular en muslos, glúteos, brazos, abdominales, y hasta el corazón. Las clases duran alrededor de 40 minutos y puedes llegar a quemar 1.200 calorías y como son bajo el agua, ejercitas tres veces más la musculatura. Un ideal ejercicio para niños desde 12 años y para adultos mayores sin problemas cardiacos ni lesiones.

Si eres un participante regular de Zumba, te va a encantar zambullirte bailando. Si vives en Ñuñoa,  La Corporación de Deportes de Ñuñoa, por ejemplo, comenzó con las clases de Aqua Zumba en la piscina del Polideportivo de lunes a viernes de 16:00 a 17:00 horas. Las inscripciones están abiertas. También, puedes encontrar esta disciplina en las municipalidades de Las Condes, La ligua, y Huechuraba, entre algunas y en los gimnasios, Espacio Fitness y Sportlife,  por ejemplo. Te recomendamos preguntar en tu gimnasio local si ofrecen clases de Aqua Zumba o preguntar en tu municipalidad.
La certificación de Aqua Zumba es sólo para profesores de esta disciplina, toma un día acreditarse como instructor.

author photo
Daniela Burgos
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde enero 2016. Me gusta escribir y más aún cuando son historias que atrapan. Muy gatuna, casi al borde de la obsesión. Géminis, es decir, a veces modo 'dulce' o 'tornado'. Quería ser detective, pero me arrepentí. Amo bailar salsa y me creo chef. Aprendí que la felicidad es una actitud, por lo que voy por el aire sin dar tanta explicación. Si no ilumina ni construye, suelto.
Publicado
enero 21, 2016