NOTICIA Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Naranjas, públicas y comunitarias: toma tu bicicleta y recorre Santiago

En octubre de 2013 comenzó la revolución naranja en la ciudad, proceso que, tras casi dos años, aún no termina y sigue expandiéndose por nuestra gran capital: se trata de la red de bicicletas públicas, Bike Santiago.

Este es un plan de inversión público-privada de “arriendo” de bicicletas que actualmente está en Lo Barnechea, Providencia, Santiago, Ñuñoa y Vitacura, con más de 13.500 inscritos; 1.200 bicicletas disponibles en 100 estaciones.

Se proyecta que en los próximos meses se unan Recoleta, Independencia, San Miguel, Macul, San Joaquín, Lo Prado, Estación Central, La Florida y Maipú, y crezca exponencialmente los hasta ahora 5.800 viajes diarios.

Pero ¿Cómo ser parte de esta red?

A través de internet. la página oficial de Bike Santiago , o en puntos ubicados estratégicamente en la capital, es posible inscribirse: solo se deben pagar $4.990 mensuales, $24.950 al semestre  o $49.990 anuales.

Siendo cliente del Banco Itaú –auspiciador de la iniciativa– se puede sacar una de las bicis por 60 minutos, tiempo tras el cual debe ser devuelta en alguna de las estaciones. El doble del tiempo con el que cuentan los que tienen los usuarios “promedio”, quienes deben estacionar las bicicletas en 30 minutos.

Tras el pago, el usuario se hará acreedor de una tarjeta con que podrá hacer uso del servicio entre las 06:00 y las 23:00 horas.

El desafío es, dependiendo de la estación y por sobretodo del horario, encontrar un móvil disponible para moverse. Pero sin desesperarse: el constante movimiento de los ciclistas proporciona bicicletas disponibles cada ciertos minutos.

En caso de que el transporte anaranjado sea hurtado por descuido del usuario, este deberá compensar su pérdida; sin embargo si la bicicleta es robada en un atraco en que el usuario se vea igualmente violentado, el seguro cubrirá.

La invitación está extendida y la planificación de BikeSantiago por la capital también: habrán más comunas adheridas al proyecto y por consecuencias más estaciones y bicicletas, de esta forma la posibilidad de moverse con mayor libertad y haciendo ejercicio será un hecho.

author photo
Gonzalo Haristoy
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo de 2015. Me gustan los osos y que me paguen por escribir. No colecciono nada. Soy donante, cáncer, Juanherrerista, leo diarios ajenos en el metro y tripofóbico, esto último lo descubrí por casualidad el verano de 2011. De la izquierda y otras delicias. Lo comi'o y lo baila'o, de aquí en más, a vuestro servicio.
Publicado
mayo 13, 2015