Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA
  • Santiago

¡Chuza!: sepa dónde jugar Bowling en la capital

Pedro Picapiedra toma una bola de bowling hecha de piedra que intenta ser redonda. Agarra impulso mientras camina de puntillas hasta el borde de la zona de tiro. Lanza la bola con la fuerza que solo un hombre de las cavernas puede hacerlo. La bola recorre toda la pista y choca contra los palitroques. Cuando estos están en el piso, baja un grupo de simios quienes levantan con sus colas los bolos derribados.

Se trata de la escena de una normal partida de bowling, protagonizada por el prehistórico Pedro Picapiedra, imagen que si bien dista mucho de lo que hoy puede practicarse –especialmente por los simios– tiene la esencia de lo que es actualmente jugar al bowling o boliche: derribar palitroques. 

En Santiago, ser un Picapiedra no es muy difícil. Para practicar este deporte hay un puñado de lugares estratégicamente construidos.

Happyland del Mall Plaza Vespucio

En La Florida está uno de los icónicos espacios para hacer chuza: este lugar fue la sede de este deporte en los juegos Odesur 2014 disputados en Santiago. Sí, en el mismo lugar en que muchas familias pasan la tarde el día domingo, las delegaciones extranjeras compitieron por medallas.

Sus pistas tienen un largo de 19,20 metros y 1,06 de ancho para quien desee jugar sin estar necesariamente federado. Todo el año están abiertas sus instalaciones y el valor fluctúa entre los $5 mil y $10 mil por hora dependiendo del día.

Aventura Center

Esta pista es para creerse Homero Simpson junto a Otto, Apu y Moe. La invitación no solo está extendida para vacaciones de invierno, sino que durante todo el año como excusa pasar un buen momento intentando derribar los ‘obstáculos’.

Veinte pistas para jugar de lunes a domingo en horario extendido. Todo esto se complementará con mesas de pool, carrusel y los infaltables autos chocadores.

Puedes encontrarlos en Mall Alto Las Condes, Mall Florida Center y Portal Ñuñoa y La Dehesa

Bowling en Santigo

Bowling Maipú

En el sector poniente de Santiago también se pueden poner los zapatos especiales de bowling.

En este lugar, el juego de luces dentro de la pista marca la diferencia: pantallas LED y marcador automático, animaciones en pantalla, luces de colores y “Glow in the dark” se tranforman en una experiencia única mientras se lanza la bola

Este centro de entrenamiento ofrece a sus clientes la entretención que solo botar los palitroques puede entregar.

Cosmic Center

En Mall Parque Arauco para derribar la mayor cantidad de clavas se deben pagar $15 mil por hora. Esto permitirá que tú y cinco amigos ingresen a la “cancha”, además incluye los zapatos adecuados para el juego.

La invitación también está hecha para quienes deseen celebrar un cumpleaños, previa reserva de las pistas. $17 mil por hora y además, habrá pizzas y sorpresas para los invitados.

Bowling en Santiago

Club Providencia

Si no sabes jugar a los bolos o si comparándote con tus amistades te das cuenta de que tienes mala técnica, el Club Providencia imparte clases en esta disciplina.

Está abierto de martes a domingo y el tiempo mínimo para jugar es de media hora. Lo pueden jugar niños desde los 6 años hasta adultos mayores, con alma de jugadores de boliche.

También se pueden celebrar cumpleaños, fiestas y eventos de empresas. Todo con la excusa de hacer chuza.

Japimax

Esta empresa especialista en diversión concentra dos alternativas para lanzar bolas a lo largo de la pista: en Grajales, pleno Barrio Universitario y en Puente AltoTienen dos ambientes para creerse Picapiedras: el ambiente normal y el cómic. En ambos casos son 10 pistas y bolas acondicionadas para grandes y chicos.

author photo
Gonzalo Haristoy
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo de 2015. Me gustan los osos y que me paguen por escribir. No colecciono nada. Soy donante, cáncer, Juanherrerista, leo diarios ajenos en el metro y tripofóbico, esto último lo descubrí por casualidad el verano de 2011. De la izquierda y otras delicias. Lo comi'o y lo baila'o, de aquí en más, a vuestro servicio.
Publicado
julio 15, 2016