Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

¿Cómo combatir la depresión invernal? En CÍVICO te contamos

¿Eres de los que se pone emo cuando el cielo se pone gris? ¿De los que el finde prefiere quedarse acostado y no levantarse hasta el lunes? ¿Te levantas pensando cuándo volverás a acostarte? ¿De los que, como diría nuestro querido Cerati, ‘pone canciones tristes para sentirse mejor’? Bueno, aunque pienses que es lo más normal del mundo –por la fecha, por la estación del año, por el frío, etcétera-, no lo es tanto. De hecho, perteneces al amplio grupo de personas que se deprimen en esta época del año.

No es grave, no te preocupes, pero puedes combatirlo. ¿Cómo? Aquí te cuento.

Según expertos, la principal razón por la cual nos sentimos abatidos, melancólicos, cabizbajos y un poco desanimados durante estas fechas es por la falta de luz, la cual libera serotonina en nuestro cerebro. ¿Qué cosa? La hormona que regula nuestros estados de ánimo. Sí. Como te contamos recién, las temperaturas andan bajas y el sol esquivo, por lo cual la falta de la hormona buena onda nos pone frágiles, cansados e incluso tristes.

Por lo mismo, la principal recomendación es controlar los niveles de vitaminas y tener una adecuada dosis de micronutrientes D y B12 con el fin de reforzar el sistema inmunológico para evitar, de paso, enfermarnos. Hay otras maneras de combatirla también, a través de terapias como la Luminoterapia, que en breve, son lámparas que exponen al paciente a una luz especial que altera el ritmo cicardiano -oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo- y suprime la liberación natural de la melatonina –hormona natural que regula el sueño-. Estos cambios bioquímicos causan en el cerebro la reducción o control de síntomas anímicos alterados por la falta de luz, mala alimentación y temperaturas bajas.

¿Pero cómo se siente esta melancolía invernal? Lo clásico: Ansiedad que se traduce en un aumento de apetito, que a su vez va de la mano con un aumento sostenido de peso; mucho sueño, menos energía y capacidad para concentrarse, perdida de interés en actividades de la vida, torpeza, aislamiento social, irritabilidad y otras parecidas… ¿Te suena? Tranqui, es más común de lo que parece.

¿Cómo puedes combatir la depre invernal diariamente y de manera natural?

1. Aplícate con el sueño. Duérmete tempranito, apaga la tele, duerme [email protected] a la pierna peluda –si es que tienes y quieres- e invoca a Morfeo, que un buen sueño arregla cualquier caracho.
2. Poniéndole bueno a las sopitas de verduras, al té, al juguito natural, al consomé y sin caerse a la sopaipilla o pastelito amigo, que las subidas de peso son consecuencia pura del invierno. ¿Y con kilitos de más y con mal humor? La entrada al bosque es inminente, te cuento.
3. Toma gotas que te ayuden a combatir la agonía diaria. Hay dosis de vitaminas, de fósforo y otros complementos que pueden ayudarte a mantenerte bien y combatir la ausencia de sol – como te mencionamos arriba-.
4. Camina. Si algo bonito tiene la lluvia, es que una vez que pasa podemos respirar profundo, como muy pocas veces en el año. Seguramente hará frío, pero abrígate y dale la cara. En vez de subirte a las micros o metro, aprovecha de caminar y ve cómo la tarde se convierte en noche. Ponte una playlist a gusto y canta a todo chancho. Dale una oportunidad al invierno, no es tan malo. Porque primero aportarás a la dosis de ejercicio diario y segundo porque harás una actividad que te hace feliz.

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
agosto 12, 2015