NOTICIA

El pasado nos condena: las peores modas de las santiaguinas

Al leer esta nota, quizás se preguntarán que qué me creo, y probablemente tengan razón. Porque aquí no trabaja ni una fashion blogger, ni Vesta Lugg, ni ninguna otra dictadora de tendencias, ni la voz que diga cómo se deberían de vestir las personas. Bajo esa premisa, aclaro que en el siguiente recuento no hay mala onda, es más, hay un mea culpa. Cosas que sí, lamentablemente, yo también usé. Y es que nadie me supo asesorar en ese momento.

Comienza así el repaso –siempre en el marco del respeto, aclaro- de aquellas tenidas y accesorios que pasaron por nuestra vida y que nadie nos advirtió de lo mal que se veían. Esas que quedaron patentadas en la posteridad en fotos de amigos y familiares. Esas piezas dignas de museo que formaron parte de nuestro closet y que regresan a nuestra memoria como una cachetada de mal gusto.

Bienvenidos todos.

Zapatos

En cuanto a zapatos y zapatillas, no sé en qué estaba pensando uno cuando le pusimos a nuestros pies las mitad llantas/mitad zapatillas Donors. ¿Cuál era la idea de darle color al zapato ortopédico? Prendas de calzado que definitivamente causaron daño a nuestros pies. Una caída desde ahí podía significar esguince, por lo bajo.

3443616172_54265548f4_o (1)

Aunque ya no existen en nuestro mercado, la idea del terraplén caló hondo y hoy perseveran en nuestras vitrinas con estampados animal print, cueros sintéticos e incluso tornasol. Amigas: fueron zapatillas feas antes, son zapatillas feas ahora y muy probablemente, sigan siendo zapatillas feas en el futuro. Basta, déjelas partir.

zapatos

Con estas me declaro culpable. Las tuve, estoy arrepentida, pero nada qué hacer. Hay que asumir la autonomía que nos entregan nuestros padres cuando dejan de vestirnos y debemos tomar decisiones por nuestra cuenta. Yo la tomé, a los 10 años, cuando me compraron mis primeras Sketchers. ¿Las tuviste? Dime que sí y así no me siento tan mal.  Las encontraba bacanes, eran negras, tenían cordones plateados y eran súper cómodas. Hubo suertudas de la época que las adquirieron con ruedas ¿qué mejor?

4wheelers-after

Otro desastre que aterrizó en nuestras calles fue la Chala-bota. En serio, ¿a quién se le puede ocurrir? No abrigan, no son frescas ¿Cuál es la idea? El que me dé razones y las defienda en este sitio le doy un premio.

6447149595_ccf56ccba2_b

Accesorios

Aquí hay montones y de todos los tipos: pinches, bolsos, bufandas y joyas. El plástico es sin duda el gran culpable de este ítem.

3005_19_91

¿Se acuerda de las mochilas trasparentes? ¿Los pinches de flor que usaba Francisca Lewin en “16”? ¿Los pinches de mariposa de colores? ¿Eres de las que usó gorros de jeans con flores? ¿Poleras y vestidos con caritas felices? ¿Eres de las que tuvo un lapsus con las bufandas/vestido peludas? ¿Usaste esos brazaletes de alambre? ¿Collares de plástico bordado de colores? ¿Visera? ¿Anillos que cambian de color según el estado de ánimo?

2015-font-b-collares-b-font-Vintage-font-b-Stretch-b-font-Tattoo-Choker-Necklace-Punk

El que no acepte al menos una de las anteriores definitivamente no tuvo adolescencia. El mal gusto siempre ha calado hondo en nuestras calles, queridas mías.

4

Ropa

Modas son modas. Eso todo lo sabemos. Un día nos compramos algo que al otro nos parece un crimen. En este punto entran los pantalones ‘pata de elefante’ con telas floreadas bordadas; una excentricidad que sin duda desfiló en nuestros cajones. También están los fluor a la cintura que vendía Zara e imitaban los looks de Claudia Conserva en Extra Jóvenes.

º1968-levi-jeans-mostly-ot-hippie-jeans

¿Petos? Sí, esas prendas tan de moda hoy por hoy antes eran parte de las vitrinas santiaguinas y vestían a nuestras mujeres que bien las lucían con jardineras y/o jeans a la cintura. Los que sembraron este germen de la moda fueron las protagonistas de la teleserie “Adrenalina”  -con Francisca Merino, Luciano Cruz – Coke y Alejandra Herrera-, y poco más tarde nuestra querida Britney Spears que en “Baby one more Time” lució su esbelta guata y todas creímos que nos íbamos a ver igual. Lindas.

Baby-One-More-Time-Record-Signing-1999-britney-spears-16538319-309-431

¿Fuiste de las que usó poleras y vestidos con caritas felices?, ¿de las que tuvo bufandas/vestido, poleras arrugadas y más tarde, esos desafortunadísimos pantalones con teñido de cloro? Hazte cargo.

13315032060477_f

Pero tranquila, fue terrible, pero ya pasó. La cosa es salir adelante, saber que existió y entender que uno no puede volver a eso. Que en los tiempos en donde todo se registra hay que ser sigilosos con la última chupada del mate que nos ofrece la moda local.

 

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
agosto 24, 2015