Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

¿Pérdida del patrimonio arquitectónico?

El proyecto denominado VM20, en referencia a la avenida y numeración en que se ubica (Vicuña Mackenna N° 20, Providencia), está en el centro de la polémica por la inminente demolición del edificio que durante décadas albergó a la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile, para allí levantar las nuevas instalaciones universitarias.

Ya se cuentan con los permisos correspondientes para la demolición de la estructura de estilo neoclásico que data del siglo XIX y que en 2018, tras la desaparición, pasará a ser la sede definitiva del Instituto de Asuntos Públicos (Inap), el Instituto de Estudios Internacionales (IEI) y del Centro de Extensión Artística y Cultural (Ceac).

El inmueble, que no está catalogado como Monumento Nacional, será transformado en un complejo de 8 pisos y 5 subterráneos en cerca de 31 mil metros cuadrados con una inversión de 40 millones de dólares.

La Asociación de Barrios Patrimoniales en conjunto con el Colegio de Arquitectos y grupos de ex estudiantes de la Universidad de Chile, manifestaron públicamente su rechazo a la destrucción del centenario edificio.

“Lo grave es que la Universidad de Chile, institución que tiene que velar por la preservación del patrimonio del país, tome esta decisión en una dicotomía: dice que hay una  urgencia con los estudiantes de Administración Pública y como no tienen el espacio, hay que demoler”, sentencia la presidenta de la Asociación de Barrios Patrimoniales, Rosario Carvajal.

En la misma línea, explica que el Colegio de Arquitectos elaboró un proyecto en que se conservaba el edificio completo, no solo la fachada, y se integrarían las reparticiones universitarias que requieren el espacio, sin embargo se aprobó VM20 y la demolición está presupuestada para la próximas semanas

“Estamos en un estado de alerta, porque más allá del edificio, es lo que simboliza”, concluye.

 

author photo
Gonzalo Haristoy
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo de 2015. Me gustan los osos y que me paguen por escribir. No colecciono nada. Soy donante, cáncer, Juanherrerista, leo diarios ajenos en el metro y tripofóbico, esto último lo descubrí por casualidad el verano de 2011. De la izquierda y otras delicias. Lo comi'o y lo baila'o, de aquí en más, a vuestro servicio.
Publicado
mayo 13, 2015