NOTICIA Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Jugos cargados de sueños y vitamina C

Cada mañana de lunes a sábado, Mariela (19) – limeña residente en Chile – se levanta a las 04:30 de la madrugada y desde su casa en Santiago Centro enfila hasta la comuna de Independencia. Allí la espera a su “patrón”, quien le entrega un carro de supermercado cargado con más de 30 kilos de naranjas, una exprimidora manual, decenas de vasos plásticos y sus respectivas bombillas.

 

Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Foto: Francisco Valdés – CÍVICO

Desde ahí continúa su peregrinar hasta el corazón de Providencia, específicamente Nueva Providencia con Marchant Pereira, a la salida del Metro Pedro de Valdivia para preparar jugos naturales de naranja.

“Es sacrifricado, pero por horario y para mandar dinero a mi padre cada semana me sirve”, asegura Mariela, quien llegó a Chile hace 3 meses buscando nuevas oportunidades laborales. Así fue como llegó a trabajar exprimiendo naranjas en esta comuna.

A las 06:30 comienza sus labores, las que realiza hasta las 10 de la mañana. En ese tiempo vende más de 100 vasos y los clientes se han transformado en habituales. Con este brebaje, dice un cliente que llega en busca de su zumo diario, “prevengo el resfrío. Es vitamina C líquida a la vena“.

Se ve sola trabajando en la calle, pero esta es una “empresa”: ella y 2 mujeres más son las “trabajadoras” de un hombre, peruano igualmente, que las provee de la materia prima. Cuando las contrató les dio indicaciones de los puntos estratégicos para vender: a las salidas del metro y en las intercepciones, especialmente en La Concepción con Providencia. Allí se venden cerca de 200 vasos en la mañana.

En más de una oportunidad han tenidos que escapar de Carabineros porque no tienen permisos para vender: “hemos ido a la municipalidad, pero no están dando (patentes)”. De esta forma si son detenidas pierden las naranjas y las ganancias, y deben pagar una multa de $180 mil. Dinero que debe ser costeada por ellas. Ese es el acuerdo con su “patrón”.

El brebaje cuesta $1.000. Principalmente producen de naranja, pero hay mezclan con granada a petición del público.

author photo
Gonzalo Haristoy
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo de 2015. Me gustan los osos y que me paguen por escribir. No colecciono nada. Soy donante, cáncer, Juanherrerista, leo diarios ajenos en el metro y tripofóbico, esto último lo descubrí por casualidad el verano de 2011. De la izquierda y otras delicias. Lo comi'o y lo baila'o, de aquí en más, a vuestro servicio.
Publicado
mayo 14, 2015