Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

La reinvención de la paleta de helado

En CÍVICO el helado nos gusta en todas las versiones y épocas del año. Ahora, con la llegada temperaturas más cálidas, muchísimo más. Y es que hoy hay tanta variedad elegir la mejor, podría ser una verdadera hazaña. Todo dependerá del color, la forma y el sabor que lo queramos.

¿Te acuerdas eras niño y los helados de palito parecían la única opción posible? Ese típico chocolito de micro, los centella cuando costaban $100 en la panadería o los que comprabas con el vuelto de la bebida.

Ese mismo formato es el que hoy evolucionó y se volvió absolutamente gourmet. Texturas, frutas, sabores únicos son los que ofrece este clásico que se puede encontrar ‘reversionado’ en varios puntos de Santiago.

Helado

Aquí salimos en búsqueda de ellos y te contamos dónde y porqué probarlos.

La Paletería

Instalados en pleno Galpón Chacareros, los chicos de La Paletería ya se hicieron un nombre en el sector. Paletas 100% naturales, con auténtico sabor a fruta y a sólo mil pecitos. Este carrito es uno de los secretos mejor guardados de La Vega Central y en él te ofrecen opciones naturales de Maracuyá, frutos rojos, higo, melón o piña, entre varios otros.

 

Zenzero

Ya instalada hace un tiempo, esta heladería trabaja con ingredientes importados desde Italia, imitando la fuerza y cremosidad de los sabores de península itálica. Zenzero ofrece además una gran variedad de sabores, versiones orgánicas, sin azúcar y hasta de leche sin lactosa. Aunque a diferencia de las anteriores, el local no ofrece tantas opciones en paleta. La mayoría son clásicas, pero no por eso menos ricas: las ofrecen en dulce de leche, chocolate (ambas cubiertas de chocolate de leche) y vainilla bañada en chocolate amargo a $2.150. También hay dos opciones sin azúcar de tiramisú y de vainilla a $2.600

Il Maestrale

Estos heladeros también tienen a Italia en el corazón. Ubicado en el Patio Bellavista ofrecen distintos sabores dependiendo de la estación del año. Esto porque son ellos mismos quienes procesan la fruta, que tratada de forma artesanal con agua natural crean sus exquisitos sabores.

Tienes su línea de helados de agua y de leche, pero los que destacan son esos sabores únicos que marcan la diferencia: ¿cómo te ves pidiendo un helado de arroz con leche, terremoto, membrillo, huesillo o selva negra?

De ahí que se jacten (y con motivos) de ser los proveedores de helado a restaurantes, hoteles cinco estrellas y banqueteros de Santiago.

 

Emporio La Rosa

Es una de las cadenas de helados chilenos más importantes, eso es innegable. Su helado de rosas, el de naranja/jengibre o el chocolate araucano, entre otros, son opciones ya emblemáticas de la carta de las 15 sucursales que existen a lo largo del país. Son 35 sabores que puedes probar en sus ya característicos espacios instalados en calles y malls de la capital. Esa variedad también es aplicable a las paletas, las cuales están disponibles en todas las heladerías a $2.000

Foto: Emporio la rosa

Foto: Emporio la rosa

Palettas

Son más de 60 opciones de sabor con leche, yogurt, frutas naturales, rellenas y light, a 1.550 pesos cada una. Acá con los sabores de yogurt con maracuyá, cheesecake con amarena o kiwi con naranja son una verdadera maravilla. Si eres de los que gusta la experiencia aún más dulce puedes sumarle un baño de chocolate (normal, amargo o blanco) por pocos pesos más. Consejo: ¿Fanático de Snickers? El local ofrece una paleta de ese tipo. Imperdible.

¿Conoces otra? Coméntanos en CÍVICO para considerarla en una nueva oportunidad. Construyamos la ciudad juntos.

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
noviembre 30, 2015