NOTICIA Foto: Dulcería Violeta

Postres imperdibles: La ruta de los "gordos lechones"

Hay quienes prefieren los picoteos, otros las ensaladas o el plato principal. Pero hay un selecto grupo que podría obviar todo lo anteriorimente mencionado e ir directamente al corazón de lo rico de una buena comida: el adorable y exquisito postre. Por favor, leer con precaución y responsabilidad porque esta nota no es apta para diabéticos. He aquí un acotado grupo de lugares que brillan solo por el hecho de existir, que alegran a miles de famélicos golosos y que pueden dejar en un dulce coma a cualquiera que no consuma estos “manjares” con moderación.

Hace más de 10 años llegó la dueña de la única pastelería peruana en La Vega, Norma Mallma. Con sus tradicionales postres peruanos y tortas, la Pastelería Normita es reconocida en el sector y en varias comunas, pues a su local llega gente de todos lados a comprar. Entre sus especialidades está el cheesecake de maracuyá, el más delicioso sabor tropical del maracuyá en este clásico en base a queso crema y leche condensada. Por $23.500 podrás llevarte uno de estos ejemplares para 24 personas.La combinación perfecta entre lo dulce y el inigualable sabor ácido de esta fruta tropical.  Y para los golosos, tiene un segundo local en Ñuñoa.

Un concepto nuevo en locales de postre es La Postrería, un emprendimiento familiar realizado por tres hermanos con experiencia en el mercado de la gastronomía que buscan desafiar el paladar de sus consumidores con sus exquisitas creaciones hechas artesanalmente. El suspiro limeño y el dulce de leche con lúcuma está dentro de los destacados de este lugar que busca revolucionar la industria de lo dulce en una marca que combina todo lo bueno del postre en ingeniosas creaciones.

 

Foto: La Postrería

Foto: La Postrería

 

Desde la comuna de Ñuñoa, Daniel’s Bakery se abre paso como una reconocida pastelería dentro del sector. Sus muffins ($1.500), scones (entre $1.200 y $1.500) y cinnamon rolls ($1.500) son los preferidos por los clientes que ya conocen su exquisita preparación. También es una cafetería, con un grato ambiente donde podrás disfrutar de tu “chancheo” al aire libre y en tranquilidad.

Las Tortas Tulipán es una empresa que solo funciona con productos a pedido. Con su eslogan “Comparte un momento inolvidable con tus seres queridos”, la chef a cargo de la producción de estos manjares es María José de la Maza, pastelera graduada de la prestigiosa Escuela Culinaria Francesa, Ecole. Este lugar se destaca por el uso de tradicionales chocolates en sus tortas que se han convertido en las favoritas de su clientela fiel. Alguna son: Tipo Ferrero Rocher (30 porciones aprox.) $36.000, Tipo Toblerone (30 porciones aprox.) $36.000 y Tipo After Eight (16 porciones aprox.) $35.000. Para contactarte y más información ingresa a su página web.

Foto: Tortas Tulipán

Foto: Tortas Tulipán

 

Ubicado en el Patio Bellavista, Casa Dulce es una pastelería artesanal de herencia familiar con materiales seleccionados de primera calidad. Sus deliciosos empolvados, chilenitos, alfajores, palitas y los inevitables merengues que son la delicia de niños y también de los más grandes, junto a las mejores tortas de panqueques y de mil hojas con variados ingredientes le permitirán descubrir una insospechada riqueza de los diferentes sabores de la repostería criolla. La torta mil hojas manjar lúcuma es un imperdible y tiene un costo de $$23.000 para 20 personas.

Flor de Canella tiene un nombre misterioso para el que no la conoce y no sabe de este templo del azúcar. Con sus maravillosas preparaciones, este lugar ubicado en Vitacura, tiene productos desde brownies, trufas y alfajores. De los favoritos y que de solo describirlo se te hará agua a la boca son los guargüeros: masitas rellenas de manjar blanco y cubiertas con azúcar flor. ¡Imperdibles!

 

Foto: Flor de Canella

Foto: Flor de Canella

Las Mil Maravillas como bien lo dice su nombre, es un lugar de adicción para cualquier “dulcero” y un paraíso para los “gordos lechones”. Con tres sucursales –Vicente Pérez Rosales (Ñuñoa), Roberto del Río (Providencia) y Amapolas (Providencia)- este local es una panadería, pastelería y café que en sus comienzos fue un pequeño negocio familiar en La Reina. Entre sus productos más codiciados está la tartaleta de chocolate blanco y la de leche condensada nuez, entre muchos más que te deslumbrarán. 

Con 50 años de trayectoria en la fabricación de tortas, dulces caseros y artesanales, la Dulcería Violeta  dispone de un exquisito manjar y el tradicional y antiguo huevomol. Su clientela la reconoce por tener un amplio menú con ingredientes naturales y de calidad que hacen que sus productos sean un imperdible a la hora de antojarse con un postrecito. Ahora lo sabes, anda y prueba los dulces chilenos o las bolitas de nueces, esa es mi recomendación.

Foto: Dulcería Violeta

Foto: Dulcería Violeta

Para el “gordo Lechón” un poquito más cómodo, una de las maravillas de este local es que puedes hacer tus pedidos online. Porque en la Pastelería La Celeste saben nuestros gustos y como dar en el clavo cuando de cosas dulces se trata. Tortas, pasteles, miniaturas: para todos los gustos. Sus pequeños pastelitos, galletas y cupackes son la sensación de la clientela y puedes pedirlos en distintos sabores y cantidades. Para una tarde en familia, un almuerzo dominguero o simplemente para darte un gusto personal. No te puedes perder este exquisito lugar.

Pastelería de la Barra, viene a cubrir un campo no explorado de tortas, petits fours,  tartas y otros elegantes productos, inspiradas en la pastelería clásica y contemporánea francesa. En las tartaletas podrás degustar ricos sabores, acompañados de suaves, relajantes y cremosas texturas. Los productos destacados de este lugar para los comensales son las mini tartaletas de frutas y la tartaleta de chirimoya-frambuesa.

Foto: Pastelería De la Barra

Foto: Pastelería De la Barra

Dentro de los bonus track de los postres, está la torta de guinda ácida para los veganos en la tetería Leerté, que con un pedazo generoso y contundente y de sabor entre lo dulce y lo ácido te maravillará. En la comuna de Ñuñoa, el Bar Italia tiene un producto especial para los celíacos: el cheesecake de futos del bosque. Por otro lado, y en un restaurante de comida italiana, encontrarás al tradicional (a estas altura) e infaltable para los glotones del dulce: el volcán de chocolateLa Fabbrica te espera con este maravilloso postre. Y para los amantes de la comida india pero que no pueden dejar pasar un buen plato final, el Pad Thai tiene en su carta el Pumpkin Cheeese, un cheesecake de zapallo horneado sobre bizcocho acompañado de helado de avellana y crocantes de frutilla.

Esta es nuestra selección, ¿se te ocurre algún otro lugar de postres nivel Dios?

author photo
Isabel Franzoy
Escribo desde antes de saber cómo, me encanta contar historias e ir descubriendo lugares nuevos de mi lindo Santiago. Paraguaya de corazón, pero chilena de papeles. Encantada con los nuevos desafíos y enamorada de viajar; observo, comento y escribo TODO.
Publicado
mayo 13, 2016