Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

¡La mechada está de fiesta! Revisa las clásicas picadas

Es carne deshilachada, condimentada, acompañada de tomate y cebolla. Jugosa, rica y directamente conectada a los recuerdos. A esos en la casa de los abuelos o la morada familiar, a esos sabores que dan forma a nuestra memoria.

La técnica milenaria de la abuela -la mía- dice que la carne –siempre pollo ganso- debía ser mechada con tocino y zanahoria. Le receta canta que en una olla con aceite se debe dorar la carne con ajo y cebolla. Luego incorporar dos tazas de caldo junto con verduras a elección y sal.  Además, me decía que la cocción debía ser a fuego lento durante 45 minutos o hasta que la carne estuviera “tierna”.

Como sea, la mechada se institucionalizó como una de las bellezas culinarias santiaguinas y aquí en CÍVICO te contamos dónde comerla:

Uno de nuestros favoritos es la fuente de soda Martuca donde cada año se celebra el Día Nacional de la Carne Mechada para conmemorar a su más destacada preparación. Acá no nos complicamos con qué pedir, porque cual sea tu elección cargada a la mechada, saldrás ganando. Rico y contundente por donde se le mire.

mechada (1)

Aquí exageraron. No sólo la carne es preparada de manera tan deliciosa, sino también el pollo y el cerdo. En La Mechada Nacional uno puede encontrar el sándwich  en cuatro versiones: luco, chacarero, italiano y a la chilena. Carta simple y bonita, ademas están estrenado su ultima creación la Mechada Italiana servida en una doble marraqueta crujiente, una belleza.

mechada nacional

Otro sangurucho que le pone talento a la mechada es el de Ciudad Vieja. Acá los cabros cocen la carne en tomate casero y le agregan mayonesa, papas hilo, lechuga y champiñón.

En la Fuente Mechada de Estación Central también preparan los sanguruchos y el menú con dedicación. Hay 14 versiones para escoger: hay cargados a las verduras, a las salsas y/o a los condimentos. Como sea esta picada tiene harto sabor y sobretodo, espíritu casero.

Las mechadas de Sabiel en Conchalí también destacan en su preparación sabrosa. Son tan ricas que los complementos como la mayo, tomate, queso o palta están de más. Pídala simplecita no más: rica, rica, rica.

Cualquier ñuñoino que se jacte de tal debió probar alguna vez la mechada chilena de Las Lanzas. Con tomate, palta, mayo casera y cebollita en marraqueta evoca las “onces/comidas” de antaño con las sobras del almuerzo. Increíble recuerdo que puede volver a su mesa si visita la Plaza Ñuñoa.

La sangucheria Pinganilla poco a poco está dando que hablar su excelente mechada es el tema de conversación ya sea luco o cualquier otra de sus variedades dejara tu corazón y paladar lleno de alegría. Carne bien jugosa, marraqueta crujiente y un caldo de aperitivo que con un toque de ají deleita al mas exigente de  los paladares.

Como bonus, otra versión de mechada también sabrosa y buena es en las empanadas de Lo Saldes tipo luco. Son chiquitas y engañosas, pero perfectas al paladar. Rellenas completas de queso y carnecita (iguales en cantidad) la masa, casi con textura de hoja, complementa perfecto. Por favor pruébalas y me cuenta, que yo aún no las olvido.

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
noviembre 03, 2017