Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

¿Fanático de las papas fritas? Buscando las mejores de Santiago

Estas últimas semanas en CÍVICO andamos particularmente glotones y antojados. No por nada nos fuimos a dar una vuelta por las fuentes de soda de Santiago y recorrimos las picadas más económicas de Providencia. Así que para darle un cierre glorioso a esta trilogía, y es más, a esta forma cruel en que tapamos las arterias, la serie concluirá con, probablemente, uno de los mejores inventos de la humanidad, ese primer amor culinario, esa exquisitez llamada papas fritas.

Y es que las hay de todos los tipos, formas y preparaciones. A algunos les gustan más gourmet, a otros más simples y crujientes, a otros más gruesas, con salsas y sin ellas. En fin, en el recorrido siguiente, se viene una selección de la inmensa variedad que nos ofrecen los locales de Santiago.

 ¿Vamos por unas?

Una de las referencias obligadas en este listado es Chill’ Ote, el primer local de papas fritas de Santiago. Sí, exclusivamente. Es que los cabros acá se aburrieron de que el tubérculo favorito sea tratado como un mero acompañamiento. No. Aquí son protagonistas, sabrosas, en distintos cortes y preparaciones. Desde los $2950 puedes probar las versión Chilote –con salsa gravy, merkén y mozzarella-, pero también tiene otras 6 opciones de preparaciones, con distintas mezclas. Me han contado que una muy rica mezcla de sabores son las papas del huerto, que reúnen las deliciosas/crujientes/para nada grasosas papas con mozzarella, aceitunas, tomate cherry, crema ácida y albahaca. A $3.500.

En general, la gastronomía peruana nos tiene acostumbrados a piezas culinarias de excepción; en el caso de las papas fritas, siguen fieles a su consigna. La cosa es que en restaurantes como el Ají Seco, Mendo’s, Tanta, Machu Picchu, entre otros varios las ofrecen como buenos acompañamientos. En el caso de las sangucherías peruanas también. La Gloria, Donde Guido e incluso el extinto local de Constitución, Miss Lucy, le rinden honores. Con cáscara y sin ella, se nota su preparación casera, algunas ofrecen la opción con merkén, que le dan el picor suficiente y aportan sin duda al sabor.

french-fries-250641_1280

En la esquina de Román Díaz con Eliodoro Yáñez, se encuentra La Antojería, lugar de sándwich y hamburguesas, que acompaña sus platos con fantásticas papas. También sirven platos con Fish & chips de merluza que marcan la diferencia. Crujientes, tostaditas y sencillas. Menos es más, dicen.

Mención aparte para las papas del Uncle Fletch. En jarrito, tamaño justo, sal suficiente y con cáscara, las papas de acá se posicionan como las primeras en el listado imaginario de las mejores del mundo. Siempre las dan junto a los sándwich del local, pero también las puedes pedir con el nombre Poutine from Canada: papas, salsa de carne, chorizo, champiñones y queso mozzarella.

En el caso del Flannery’s, pídelas simples, las que llevan el nombre del local. No necesitas acompañarlas con nada, pues guardan su propio secreto. Asegurando que son las auténticas papas fritas irlandesas, ese local las sirve con un toque especial que no develan por más que uno pregunte. Aunque si eres de los que prefiere con más sabores, también ofrece opciones con carne, tocino y salsas.

No me puedo olvidar de las papas fritas que sirven en El Barrio, el local del chef Christopher Carpentier, pues aquí también son festín al paladar. Y no exagero. Las fríen con aceite de trufa, lo que les da un sabor único en relación a su competencia.

french-fries-367515_1280

¿Prefieres hacerlas en casa?, en CÍVICO te damos diez consejos para hacerlas bacanes.

1.  Escoje las más duritas, pues blandas o verdes no terminan de evaporar el agua y en vez de quedar firmes y crocantes se convierten en todo lo contrario.

2. Los secos de las papas fritas del mundo contaron uno de los secretos: el tamaño importa y el ideal es de entre 6 y 7 mm de ancho. Ese grosor asegura una buena cocción en el aceite.

3. ¡Enjuágalas! Antes de cocinar las papas, conviene lavarlas con agua fría para remover el exceso de almidón.

4. Dale tiempo al aceite. El punto de equilibrio está en el aceite filtrado que fue utilizado unas dos o tres veces antes.

5. Para hacer ricas papas fritas, se necesita una buena cantidad de aceite. Una cocción pareja está garantizada cuando las papas están completamente sumergidas. Sin miedo.

6. Dale una pre-cocción a las papas en agua hirviendo, fría durante unos minutos y congela, antes de darles una segunda cocción.

7.  Si las congelas salen más ricas.

8. Si el aceite está demasiado caliente, se quemarán las papas. Así que ojo: la temperatura ideal es de entre 120°C y 150°C, para la primera cocción, y de 175°C para la segunda. Para saber la temperatura justa, tira un pedazo de pan al sartén.

9. Haz las papas fritas en varias tandas. Si pones mucha cantidad, se enfría el aceite y las papas le quedarán blandas y pálidas. Paciencia no más.

10. Pon la sal una vez que salgan del sartén. Esto ayuda a que se absorba el excedente de aceite y queden bien crocantes.

 

 

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
agosto 21, 2015