NOTICIA Foto:Chefkeem-Pixabay (CC0)

Los mejores lugares para comer pollo en Santiago

El pollo, esa versátil carne blanca que de tantos apuros nos saca, una alternativa que no puede faltar en ningún refrigerador y en ninguna mesa capitalina. Existen muchas formas de prepararlo, y muchos los lugares donde comerlo. En CÍVICO nos motivamos y elegimos nuestros locales favoritos con nuestras preparaciones predilectas y aquí te dejamos a los seleccionados.

Chiken Story

Este lugar de comida coreana se destaca por preparar un delicioso pollo frito donde las estrellas,  sin duda, son los trutros con salsa agridulce: una generosa porción de pollo en salsa semi-picante, sésamo, acompañados con nabos y papas caceras. Estos platos están pensados para compartir con 2 y hasta 3 personas, así que júntese con amigos y tome rumbo al Barrio Patronato. También pida otra de las maravillas de acá: el pollo frito que de seguro no te defraudara.

Tampoco dejes de probar sus jugos naturales de espinaca, betarraga, pimentón rojo y amarillo, una excelente y original alternativa para acompañar tu pollo frito.

Foto://www.facebook.com/chickenstorychile/photos

Foto: Facebook.com/chickenstorychile

 

El rincón de la mamita

Acá, como el nombre lo dice, te harán sentir como en casa.  La especialidad es el maravilloso pollo al coñac, preparado con una receta ancestral. Este generoso plato se sirve en olla de greda y se puede pedir la mitad o el pollo entero, depende de las personas y el hambre que se tenga, además, te ponen unas tazas pequeñas para que puedas tomarte el caldo que abunda dentro de la olla. Como recomendación te sugerimos que vayas con harta hambre y te dejes encantar en este acogedor sitio, donde serás bien atendido y se nota que todo lo que hacen lo hacen con cariño. Casero.

Foto://www.facebook.com/photo.php?fbid

El Pollo Caballo

Un clásico por donde se le mire. Si no te llevaron a comer al Pollo Caballo cuando niño simplemente no tuviste infancia. Aquí el rey es el pollo a las brasas, del cual no podría explicar si tiene algún aderezo secreto o no, pero de que es delicioso, al punto de estar casi obligado a chupar los huesos, no hay duda. Está bien dorado por fuera y jugoso por dentro. Lo justo y necesario.

La atención es efectiva. El lugar no es para nada ostentoso, pero todo se compensa por la calidad de sus platos. Además del rico pollo tienen una carta bastante abundante que vale hay que explorar más de alguna vez, transformándose en un sabroso panorama para disfrutar en familia.

 

Pollería el Chimbotano

Esta pollería nos entrega lo mejor de la tradicional cocina peruana, y nos sorprende con el magnífico pollo asado con un sabor y aroma que resalta gracias a su increíble marinado. Este lugar entrega servicio de delivery así que es ideal si estas con flojera o la caña te acecha y también es posible comer en el local, aunque la decoración y la inmobiliaria es bien sencilla.

Atención con las promociones pues todas acompañadas de crujientes papas fritas caceras y ensaladas varias que, como dice el poeta, harán de este simple acto una experiencia religiosa.

Foto://www.facebook.com/175370175842023/photos

Los Carritos del Puente la Paz

Otra gran alternativa para comer pollos frito son los carros que se ponen en el el Puente de la Paz. Antiguamente se ponían en el puente de Los Carros, pero desde hace un tiempo que esta cerrado por remodelación, así que están justo enfrente de la Pérgola y el Mercado Central.

Todos los días y a media tarde comienzan a movilizarse los carritos que se instalan a ofrecer su pollo frito. Hay que admitir que este servidor siente una debilidad por esos carritos y para justos con la verdad jamás me he enfermado ni he sentido malestar alguno, así que póngale con confianza, por solo $2 mil puedes disfrutar de este manjar con unas sabrosas papas fritas y una gran variedad de salsas para acompañar tu plato.

author photo
Francisco Valdés Ritz
Soy fotógrafo, de CÍVICO desde marzo del 2015. Tengo 37 años.Soy un callejero y caminador incansable, siempre acompañado por buena música voy componiendo mis propias fotos con absoluta libertad. Así que ojo guardias de seguridad, si me ven alguna vez dentro de sus recintos no llamen a la policía, no estoy en nada malo, solo estoy robando imágenes.
Publicado
mayo 10, 2016