NOTICIA Foto: Onaciu - Francisco Valdés
  • Santiago

Otras alternativas para bailar en Santiago

Llegado el fin de semana, siempre es necesario salir, quebrar la rutina y despejarse. En CÍVICO te damos algunas opciones para ir a mover las patitas a lugares donde Daddy Yankee o Romeo Santos no caben. ¿Tienes otras opciones?

El Clan

Aunque durante los fines de semana destaca por llenarse hasta el tope, El Clan es uno de los imperdibles de la noche capitalina. Los precios accesibles, la buena atención en barra y especialmente la música, lo convierten en esos espacios memorables para ir a carretear. Lo que sonó en los 70’, 80’ y 90’ y algo de lo que está sonando ahora, es parte de la banda sonora del lugar.  Muchas veces puedes disfrutar de música en vivo.

Club Subterráneo

En las entrañas de Orrego Luco se encuentra este lugar, que tal como dice su nombre, se desenvuelve en un subsuelo de Providencia. La propuesta de este lugar, aunque simple, es efectiva: tragos clásicos, presentaciones en vivo y música hip hop, reggae y r&b, en su mayoría. Está abierto durante la semana, por lo que puede ser un buen panorama post pega. Eso sí, si vas con tu nombre en lista, ponle ojo al horario, que son estrictos en la entrada.

Blondie

A los que no están ni ahí con el reggaetón, la bachata y los ritmos de moda, Blondie da una opción de música alternativa. Uno de los puntos altos del local es su amplitud, pues tiene varios espacios, fuera de la pista central, que lo hacen bastante amable para quienes no sólo quieren bailar. Además, siempre funciona más de un ambiente, lo que ofrece otras variables. Las fiestas temáticas son otra de las características del lugar.

Con sus 22 años de vida el recinto se ha convertido en uno de los íconos de la cultura nocturna de la ciudad. Las presentaciones en vivo acá son un lujo, más que por la acústica, por la cercanía y energía que genera la banda con el público: electrizante e íntima a la vez.

El Túnel

Está convertido en un clásico del barrio Bellas Artes, un lugar donde los ritmos de moda están fuera. El espacio es pequeño, su decoración nos recuerda que alguna vez fue un night club, y se ubica en uno de los subsuelos de Santo Domingo, así que si es claustrofóbico, mejor no vaya. Aquí no hay espacios para fumadores, por lo que la opción es salir a la entrada.

El folk, el rock latino, el pop y  la música ochentera es la que  predomina durante la noche. Por si acaso, también hay happy hour de miércoles a viernes a partir de las 19.30 horas. Además, si se inscribe en su fan page de Facebook puede optar a que lo anoten en las listas diarias, que le permiten acceso gratis.

Bar Loreto

Aquí la música independiente chilena tiene un lugar ganado. Es común toparse con músicos como Gepe, Javiera Mena, Pedropiedra haciendo Dj Set. El bar tiene pasillos largos y un salón pequeño con ambientación moderna y grandes muebles, los que te ayudan a reponerte tras darlo todo en la pista de baile. El lugar está pensado para ir a tomarse un trago y bailar un buen rato sonidos electrónicos y de manufactura nacional. Revista los eventos de este lugar aquí.

Onaciu

En Loreto también se encuentra este local que sirve de escenario para música en vivo. Bandas locales y extranjeras se han presentado en este recinto urbano ubicado en pleno barrio Bellavista. El buen sonido, permite pasar un buen rato con las presentaciones y las posteriores performances se distintos dj nacionales. Si vas temprano la opción de tomarse un trago tranquilo no es mala, porque después la cosa se llena. Aquí los copetes no son los más baratos del barrio, pero  hay buenas preparaciones. También hay tablas para el bajón.

Maestra Vida

Esta es una de las salsotecas más antiguas de Santiago, este año cumple los 27. El local está abierto de martes a domingo, por lo que se convierte en una opción especial para aquellos que no necesariamente tienen libres los fines de semana. El lugar de martes a jueves cuenta con música en vivo, por lo que uno puede disfrutar del espectáculo y luego bailar salsa. Sin embargo no sólo se escucha ese ritmo, también suenan la cumbia, hip hop, ska y reggae, entre otros. El espacio cuenta con una barra y mesas con sillas, lo que permite que los pasivos lo pasen bien sin bailar.

Fonda Permanente

Para los amantes de la música popular. Fiestas donde el pecado no es bailar. Da lo mismo si no lo haces bien, nadie está preocupado de eso. La cosa es el ritmo libre y sabrosón, la cosa es moverse hasta terminar empapado. Actualmente, los eventos de la fonda permanente se están realizando en el Movistar Arena y en el Teatro Caupolican.

Jammin’ Club

Este es un club de reggae en Santiago, por lo que por defecto la música proveniente de Jamaica es la que predomina. Ubicado en pleno barrio Bellavista este lugar ha sido desde siempre un refugio para todo aquel que disfrute de estos sonidos y del buen carrete relajado. También puedes escuchar música en vivo los fines de semana y bailar en una pista llena de buena vibra.

Comercio atlético

Hay todo un mundo tras esa vieja puerta y estrecho pasillo de la calle San Diego, casi llegando Av. Matta. Ese espacio que evoca otros tiempos, donde la bohemia santiaguina tuvo sus años de gloria. El Club es, por lo tanto, un viaje a aquellos años. Aunque no sólo vive de nostalgia. Aquí los malones son con cueca, tango y salsa. Durante la semana el espacio es perfecto para aprender a bailar el ritmo que guste. Pasadita la media noche, durante los fines de semana, es cuando se arma el mambo marginal y usted, junto a quién guste, puede probar las maravillas del baile nacional y la pachanga. Aquí también tiene la opción de escuchar bandas en vivo. Entérate de eventos y de más información de este lugar aquí.

 

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
julio 01, 2016