Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA

Para servir y llevar: tortas, pasteles y galletas ¿dónde comprarlas en Santiago?

El frío, el inminente invierno y la necesidad de probar delicias dulces se conjugan esta época del año para poner en jaque nuestra fuerza de voluntad. ¿Comemos o no? ¿Nos damos ese gustito? A veces rehuimos, otras no. Como nosotros somos fanáticos de las celebraciones varias y nos gusta sucumbir a las tentaciones, aquí le dejamos nuestras siete pastelerías finas favoritas.

Las Palmas

Con seis sucursales instaladas en la zona oriente de Santiago, pastelería Las Palmas es sinónimo de calidad. La torta de panqueque limón, en cualquiera de sus tamaños, tiene el más sutil de los sabores. Pruébela por favor, me cuenta cómo le va. Ah, por si acaso, el local de Bellavista también funciona como cafetería por lo que puede sentarse y probar alguna maravilla.

Mozart

Aquí hay pasteles para todos los gustos. Su estética remonta a pastelerías de antaño. El local ofrece una amplia variedad de galletas, chocolates y pasteles. Estos últimos hay en todos los tipos: tartaletas, strudel, cheesecake, light, brownies, kuchen, etcétera. También puede encontrar comida para cóctel. ¿Puntos altos? Todos. ¿Recomendación? Brazo de reina de Frambuesa con crema o el trozo de Frissen Torte, un pastel de merengue horneado con almendras fileteadas, crema chantilly y mandarinas.

Foto: Mozart

Foto: Mozart

Presidente Riesco

La conocí por error –uno de los buenos errores-. Acá los sabores, texturas y decoración son delicados, simples. Acá usted encuentra panqueques, merengues y hoja con mezclas infinitas: pistacho, lúcuma, frambuesa, chocolate, almendra y más. Son cuatro sucursales a lo largo de Santiago. Si no teme salirse un poco del presupuesto con las tortas, dele con estas.  ¿Para probar? Panqueque piña; no se olvida nunca más.

Foto: Dulcería Presidente Riesco

Foto: Dulcería Presidente Riesco

Tortas Alico

Ricas, generosas y variadas, así son las tortas aquí. Las puede ir a buscar a la casa matriz o puede hacer los encargos por a través de su página web. Se la llevan a domicilio. Si anda por Maitencillo o Papudo, puede pasar a buscar su encargo a la sucursal instalada en Cachagua. Pituca la sugerencia, pero sobretodo rica. Pruebe el panqueque Chocolate/Frambuesa, no me diga que no le avisé.

Laura R

Las tortas de tres leches están convertidas en un clásico. Son reconocidas por su textura, sabor y suavidad. Difícilmente te vas a hostigar con el sabor – a menos que comas mucho- son ricas y sobre todo frescas. Mi recomendación es dejarlas reposando un buen rato antes de comerlas, están bien húmedas cuando recién las compras. Otra sugerencia: mala idea ir por sorpresa al local, puede que tenga que esperar un rato, mejor haga el pedido por teléfono. Eso sí, si la de tres leches es increíble, pruébela mezclada con frambuesas: es la combinación perfecta de acidez y dulzura. Maravillosa.

Frutillar

Aquí hay variedad de sabores, texturas, bizcochos, mezclas varias. Con dos sucursales en Santiago, acá encontramos de lo más tradicional de pastelería chilena hasta bizcochuelos de amapola. La recomendación aquí es probar la torta que lleva el mismo nombre del local. Probando solo un poco, entenderá por qué.

Strindberg

Ricos pasteles, variedad en sándwich y helados. Precios más módicos que las mencionadas en los puntos anteriores. Su tradición europea se nota en las preparaciones. Probablemente el punto más alto sean los strudel de manzana. Aunque no se queda atrás con el panqueque naranja chocolate: simple, perfecta y a buen precio. Si va a comprar para llevar hasta se puede sentar un rato y probar algunas exquisiteces.

Foto: Strindberg

Foto: Strindberg

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
junio 12, 2015