Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA
  • Santiago

Picarones, calzones rotos y sopaipillas: dónde comer los manjares invernales

Caen las primeras gotas de lluvia y el deseo es inmediato: Sopaipillas (pasadas y no), picarones y/o calzones rotos, las masas tradicionales en esta fría época del año. Con chancaca, dulce de leche, azúcar flor y caramelo o listas para freír en casa. En CÍVICO le dejamos estas ricas opciones para que te prepares para comer estos manjares.

El Naturista

Debemos agradecer al Virreinato del Perú la llegada de esta ya tradicional masa a nuestro país, una pequeña y única maravilla de los dioses. Si estás tentado de probar y te da lata preparar, un buen lugar es El Naturista, que tiene una receta infalible con chancaca. Picarones pasados perfectos para las tardes de invierno, los que puedes acompañar de los nuevos jugos prensados en frío, que conservan todos los nutrientes y el sabor intenso de las frutas y verduras. Puedes encontrar sus locales en Huérfanos, Rosario Norte y Moneda. Mira la carta aquí y prepárate para disfrutar del más rico sabor de El Naturista.

Pipeño

La postal es icónica: Una mujer sirve masas fritas en la época de la Colonia. Plena Plaza de Armas y una ventisca hace estragos en la señora y su falda: deja al descubierto la precaria ropa interior de la vendedora, la que es llamada, a partir de ese momento, “la señora de los calzones rotos”.

Si le interesa probarlos, el Pipeño entrega una propuesta tentadora: Calzones rotos con salsa de arándanos y helado de frutos del bosque. Perfecto para combinar sabores. ¿Quiere comer sopaipillas pasadas?, acá también puede. Con prestigio casero, helado de chocolate amargo y churros; un pecado para compartir. No lo dudes y haz tus reservas aquí 

José Ramón 277

En los pasillos del barrio Lastarria de ladrillos descubiertos, maderas antiguas, latas de zinc, cielo industrial y un moderno mural, puedes encontrar este restaurante. Es el lugar indicado si quieres probar las más ricas sopaipillas pasadas. Jamás livianas, pero lo suficientemente ricas para obviar calorías. La también sanguchería, ofrece esta preparación con vainilla, canela y naranja en modalidad de desayuno, junto a un vaso de leche con plátano. Revisa la carta y haz tus reservas aquí. 

Foto: Romina Salas

Foto: Romina Salas

 

Para picar:

Restaurante Don Peyo y Del Beto también ofrecen sopaipillas para los regalones. Siempre para picar antes de los platos de fondo y acompañadas de un sabroso pebre. Aunque aclaro: no van dentro de sus cartas.

Para llevar:

Si le da lata ir a un local y ponerse a amasar no es una opción, siempre es una alternativa comprar la masa y prepararlas en la casa. Los Gansos, fábrica de masas, vende sopaipillas listas para tirar a la sartén. Vende por mayor y unidad en tamaño normal y también cocktail.

Bueno y si de frío y invierno se trata, pronto podrás observar en las calles de Santiago nuestros queridos, adorables y tradicionales puestos de sopaipillas, que con $100 pesos con mostaza, pebre, ají, ketchup o lo que desees, te ayudarán a pasar, sin duda, un invierno mucho más agradable.

sopaipilla

author photo
Valentina Collao
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo del 2015. Primero que todo, transparentemos: Emmanuel es más grande que tu problema. Dicho esto, le cuento que provengo de las tierras del gran Gary Medel y del hombre con la lágrima en la garganta. También me gustan las canciones cumas. De hecho, si me ve por ahí, dedíqueme una: nunca le han achuntado. Mi abuela me enseñó a comer toda la comida.
Publicado
julio 13, 2015