Btn_open_app Descarga CÍVICO y ten la
ciudad en tu bolsillo
Close_banner
NOTICIA Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Santiaguinos y el sexo: saben qué quieren y compran lubricantes

Vibradores, dildos, juguetes, estimulantes, lubricantes y un sinfín de artículos son los que se encuentran en el mercado establecido cuando de sexo se trata. Sin embargo, el veredicto de los expertos vendedores de este tipo de tiendas es solo uno: los santiaguinos preferimos comprar y usar lubricantes. De igual forma – explican- el comprador (sea hombre o mujer) ya sabe qué es lo que quiere cuando llega a la tienda.

Estas tendencias quedaron de manifiesto en cada uno de los sex shop en Santiago en los que CÍVICO consultó. Y acá incluimos los productos que cada tienda tiene para su público.

Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Foto: Francisco Valdés – CÍVICO

 

Planeta Sex Shop

Las ventas se concentran en “weed”: un aceite a base de semilla de cáñamo que promocionan como su “joyita” para las armas amatorias. Estimula, relaja y permite una penetración más placentera, según dicen quienes lo han probado. Se venden a $7.900 los 50 ml.

De igual forma, si no gusta de lubricar antes de amar, puede hacerse del juego sexual de la temporada: Pan de Vida Erótico. Es muy similar a la versión bíblica, pero en este caso para excitar los momentos con la pareja, pues a diario se deben coger mensajes y pruebas para cumplir. Una buena forma de calentar el ambiente, dicen. La gracia tiene un valor de $4.900.

Muchos santiaguinos llegan a esta tienda con una idea en mente: cambiar lo que han practicado en el sexo y hacerlo más divertido.

 

Japi Jane

Se destacan porque acá los vendedores han probado lo que ofrecen, así que las recomendaciones tienen sustento.

En las ventas los lubricantes tienen la delantera. Según explican los que saben, pueden llevar el que está hecho a base de agua o  de silicona. Este último ayuda cuando de sexo anal se trata.

El más caro asciende a $17.900, y su precio va en relación a su eficiencia: además de lubricar es un estimulante femenino. Dos en uno.

Uno de los atractivos es un collar que a simple vista puede ser cualquier accesorio que usa una mujer, sin embargo “esconde” otra utilidad: es un vibrador portátil de cuatro velocidades que se carga con USB. ¿El precio? $ 79.990.

Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Foto: Francisco Valdés – CÍVICO

 

Sex Max

Cual Trending Topic, los lubricantes se llevan la atención de los santiaguinos. En esta tienda hay de distintos tipos: vaginales o anales;  todos con productos testeados para el contacto con la piel y los precios van desde los $1.500 hasta los $9.000, dependiendo la marca.

Según explica Carmen Gloria Hernández, la dueña del local, los santiaguinos están aprendiendo más y llegan con lo que quieren en mente: saben si se llevarán un lubricante a base de agua o de silicona, o piden que éste no haya sido testeado en animales, por ejemplo.

Los con más carrera en este rubro exigen que tengan extractos, como el de Jojoba, que ayuda a la estimulación femenina. Otros piden con Aloe Vera, pues además de lubricar suaviza la piel. Doble ganancia.

 

Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Foto: Francisco Valdés – CÍVICO

Sex Shop Regálate Placer

En Providencia está el enclave de productos creados y distribuidos pensando en la mujer. Ese es su nicho y le sacan el jugo con lubricantes, pinturas corporales que se comen cuando están en le cuerpo de la pareja, aceites de efecto calor, geles electrizantes, entre otras variedades líquidas que potencian el sexo.

Junto a los lubricantes que no parecen pasar de moda, tienen una línea de productos que contienen feromonas: cremas, brillos y perfumes para potenciar la atracción al otro.

La novedad acá son los “petazetas”. Sí, los mismo de la infancia, solo que esta vez fueron creados para entregar placer a través del sexo oral. 

 

Erotika Sex

Lo más vendido es el aceite para la estimulación. Este puede ser comestible, así que no se preocupe en qué parte del cuerpo cae. Distribúyalo a gusto por todo el cuerpo. Querido lector: ¡juegue!

Entre sus productos estrellas están los vibradores en distintos tamaños y colores, inclusive fosforescentes para los menos “tradicionales”.

De igual forma, el santiaguino sabe lo que quiere: primero adquieren lubricantes y, según explicaron, con más visitas empieza a comprar más productos que faciliten o hagan más entretenidas las artes amatorias.

 

Adán y Eva Intime

El recorrido no estaría completo sin pasar por una de las galerías que alberga la mayor cantidad de sex shop de Santiago: Paseo Las Palmas. Acá, tras los tabúes del sexo, se han levantado en los pisos superiores las tiendas del placer.

Lubricantes, juegos sexuales, velas y feromonas son la predilección de su público. Sin embargo su ganga son los aceites que estimularán sí o sí a quien se transforme en la compañía amatoria.

 

Foto: Francisco Valdés - CÍVICO

Foto: Francisco Valdés – CÍVICO

author photo
Gonzalo Haristoy
Soy periodista de CÍVICO Santiago desde marzo de 2015. Me gustan los osos y que me paguen por escribir. No colecciono nada. Soy donante, cáncer, Juanherrerista, leo diarios ajenos en el metro y tripofóbico, esto último lo descubrí por casualidad el verano de 2011. De la izquierda y otras delicias. Lo comi'o y lo baila'o, de aquí en más, a vuestro servicio.
Publicado
julio 28, 2015