NOTICIA Foto: Edo García

Swingtiago: El movimiento que reivindica el swing en las calles de la capital

A finales de 1920, en Estados Unidos nació el género de música llamado swing, derivado del tradicional jazz. Durante años fue uno de los estilos más preferidos en todo el mundo, pero con el tiempo este pasó a segundo plano, y el rock se fue tomando la escena musical. Y así desapareciendo de a poco.

En Chile, este género pasó de moda hace mucho tiempo y era casi imposible encontrar dónde bailarlo. En Barcelona, España, la escena musical del swing era enorme: con escuelas, academias y discotecas de solo este tipo de música. Y es aquí cuando la cosa se pone interesante.

Laura Bel y Alex Molla son dos españoles que llegaron a Chile en 2012: una a trabajar en producción y el otro como arquitecto. Pero vieron que en Santiago nadie bailaba swing o por lo menos eso era lo que pensaban. Ellos eran dos grandes bailarines en España que habían creado una academia y no estaban dispuestos a dejar de serlo, así que crearon Swintiago. En el camino se les sumaron dos nuevos socios que habían aprendido el swing en otras partes del mundo, Bárbara Sánchez y Víctor Contreras“Con el fin de ofrecer un punto de encuentro entre todos los amantes del swing y, a su vez, difundir nuestra pasión por el baile. Por ese motivo, Swingtiago no solo imparte clases sino, que además, organiza fiestas, exhibiciones y eventos para que los amantes del swing puedan disfrutarlo”, como cuentan en su sitio web.

 

Foto: Swintiago

Foto: Swintiago

 

Hace tan solo unos meses se encuentran en La Casa de los Diez donde está su oficina y las distintas salas de bailes. Son 9 los profesores que imparten las clases y que buscan “recuperar el swing, las ideas de esa época y la cultura”, según cuenta Laura. Tienen cuatro sedes: Casa Central, Santiago Centro, Bellavista y Providencia. En Swintiago son una gran familia, y además de enseñar a bailar, tienen jams (eventos donde se improvisa el swing), festivales, fiestas y clandestinos (bailes en un lugar público).

Actualmente, son más de 200 los alumnos que pasan mensualmente por Swintiago y cientos más a través de los eventos abiertos al público que realizan todos los meses en distintas partes de Santiago.

Foto: Swintiago

Foto: Swintiago

 

En su escuela imparten clases de lindy hop, charleston, blues, balboa y shag con una inscripción mensual que varía según la cantidad de horas semanales: $16.000 (una hora a la semana), $28.000 (dos horas a la semana) y $42.000 (tres horas por semana). Además, tienen un formato low cost de $12.000 que consta de una clase a la semana durante un mes, o puedes pagar $5.000 por clase. Para los más fanáticos y fieles de la academia, hay un Carnet Swingtiago V.I.P que cuesta $45.000 al mes que te da la posibilidad de ir a las clases que desees de todos los estilos y entrar en las jams, sin música en vivo, gratuitamente.

 

Foto: Swintiago

Foto: Swintiago

author photo
Isabel Franzoy
Escribo desde antes de saber cómo, me encanta contar historias e ir descubriendo lugares nuevos de mi lindo Santiago. Paraguaya de corazón, pero chilena de papeles. Encantada con los nuevos desafíos y enamorada de viajar; observo, comento y escribo TODO.
Publicado
enero 20, 2017